¿Pueden los antidepresivos ayudar a prevenir la enfermedad de Alzheimer?

En un artículo reciente publicado en la revista Science Translational Medicine , Yvette Sheline y sus colegas informaron que un antidepresivo tipo ISRS típico, citalopram, disminuye la formación de beta amiloide, una sustancia que está críticamente involucrada en la enfermedad de Alzheimer. Este resultado tiene implicaciones potencialmente importantes para los esfuerzos dirigidos a prevenir la aparición de la enfermedad de Alzheimer clínica.

Comencemos con una breve revisión: se han encontrado dos sustancias que se acumulan anormalmente en el cerebro de personas con la enfermedad de Alzheimer. Una sustancia se llama beta amiloide y la otra es tau hiperfosforilada (esto significa que la proteína tau tiene una cantidad excesiva de grupos fosfato unidos a ella). Investigaciones recientes han demostrado que el beta amiloide comienza a acumularse en el cerebro humano unos 20 años antes de que aparezcan NINGÚN síntoma clínico de la enfermedad de Alzheimer. Tau comienza a acumularse en el cerebro de 5 a 10 años antes de los síntomas. La acumulación de estas dos sustancias es mala para el cerebro; el papel exacto que cada uno desempeña en el desarrollo de síntomas está bajo investigación activa.

Muchas de las estrategias actuales para prevenir o tratar la enfermedad de Alzheimer actualmente bajo investigación implican la disminución de la acumulación de beta amiloide. Por ejemplo, varios estudios importantes ahora están examinando el efecto de un anticuerpo que ataca al amiloide y reduce los niveles de amiloide en el cerebro.

Una herramienta importante en la investigación de la enfermedad de Alzheimer es la capacidad de generar ratones transgénicos que exhiben cambios cerebrales observados en la enfermedad humana. Estos ratones tienen mutaciones en los genes que están asociados con la enfermedad de Alzheimer en los seres humanos, y demuestran una disminución de las capacidades cognitivas a medida que envejecen. Si bien sigue siendo una pregunta abierta qué tan bien estos modelos de ratón imitan el desorden humano, la capacidad de estudiar estos modelos ha llevado a importantes conocimientos sobre cómo se procesa y desregula el amiloide en el cerebro.

El estudio de Sheline y sus colegas es único en el examen de los efectos de los antidepresivos ISRS sobre los niveles de beta-amiloide en ratones y humanos. Se cree que los ISRS, incluido el citalopram, ejercen sus efectos antidepresivos al inhibir la recaptación del neurotransmisor serotonina en las células presinápticas, aumentando así la cantidad de serotonina disponible para los receptores de serotonina postsinápticos. Investigaciones anteriores han demostrado que la señalización de serotonina puede reducir los niveles de beta amiloide.

En el estudio actual, Sheline y sus colegas mostraron que el citalopram disminuyó la producción de amiloide en más del 75 por ciento en un modelo de ratón con enfermedad de Alzheimer. Curiosamente, el citalopram no eliminó el amiloide ya presente en el cerebro; más bien, disminuyó fuertemente la producción de nuevo amiloide.

Entonces, ¿el citalopram afecta la producción de amiloide en humanos? Las técnicas recientemente desarrolladas permiten a los investigadores medir la producción de amiloide cerebral en humanos. El grupo de Sheline usó estas técnicas para determinar si la producción de beta amiloide alterada por citalopram en voluntarios sanos de entre 21 y 50 años de edad. Los voluntarios recibieron 60 mg de citalopram (administrado por vía oral en dos dosis de 30 mg, con dos horas de diferencia) o un placebo. La dosis diaria habitual de citalopram en el tratamiento de la depresión es de 20 a 40 mg por día. La dosis algo más alta en este estudio se basó en la información obtenida de los estudios con ratones.

Citalopram produjo una caída de alrededor del 38 por ciento en la producción de beta amiloide en humanos en comparación con el grupo tratado con placebo. Este grado de reducción, si se mantiene a lo largo del tiempo, puede ser clínicamente relevante. Curiosamente, los efectos del citalopram en la producción de amiloide se produjeron pocas horas después de la administración, en contraste con los efectos antidepresivos del citalopram que requieren semanas de tratamiento.

Todavía no se sabe si la disminución de la producción de beta amiloide ralentiza el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer en humanos. Los ensayos en curso que usan anticuerpos están diseñados para examinar los efectos de la disminución de los niveles de amiloide durante el período de 5 a 10 años antes de la aparición de los síntomas clínicos predichos.

Los resultados de este documento son importantes porque sugieren que un medicamento de uso común puede disminuir los niveles de beta amiloide. Si este efecto del citalopram se mantendría con la dosificación crónica y, de ser así, si esto retrasaría la aparición de la enfermedad de Alzheimer esperará más investigación clínica. Sería sorprendente que un medicamento común y de bajo costo utilizado para tratar a personas con depresión y ansiedad también pudiera retrasar la aparición de la enfermedad de Alzheimer.

Esta columna fue escrita por Eugene Rubin MD, PhD y Charles Zorumski MD.

Related of "¿Pueden los antidepresivos ayudar a prevenir la enfermedad de Alzheimer?"