¿Puede sentirse inseguro predecir la obesidad?

¿Puede la calidad de nuestras relaciones desempeñar un papel en la obesidad? Un nuevo estudio metaanalítico sugiere que puede (al menos para adultos).

Desde hace mucho tiempo, se ha reconocido a la obesidad como un importante problema de salud en todo el mundo, con un porcentaje general de niños y adultos clasificados como obesos o con sobrepeso que se ha disparado de forma espectacular en los últimos treinta años. Según un estudio de 2012, el porcentaje estimado de personas con sobrepeso en los Estados Unidos es del 68 por ciento y las personas obesas (definidas como un IMC mayor de 35) tienen un 38 por ciento. Esto convierte a Estados Unidos en el país con el índice de masa corporal (IMC) promedio más alto de todos los países de altos ingresos. No solo se ha relacionado la obesidad con una amplia gama de afecciones médicas graves, incluidas enfermedades cardíacas, cáncer y mortalidad reducida, sino que los costos económicos asociados con las necesidades de atención de la salud y la pérdida de productividad laboral son profundos y seguramente aumentarán en los próximos años. .

Mientras los investigadores continúan explorando las complejas causas de la obesidad, incluidos los factores genéticos, las raíces psicológicas de la obesidad apenas comienzan a ser entendidas. Los estudios que analizan la obesidad en niños y adultos han descubierto que las personas propensas a comer relacionadas con la emoción y el estrés son especialmente vulnerables a la obesidad y también tienen más dificultades para perder peso. Esto se relaciona con investigaciones adicionales que sugieren que la inseguridad del apego está fuertemente relacionada con muchas enfermedades físicas, incluida la obesidad.

De acuerdo con la teoría del apego, nuestras relaciones están formadas por creencias y expectativas sobre el comportamiento que primero formamos en la primera infancia y el tipo de relación que tenemos con nuestro cuidador principal. Investigadores como Mary Ainsworth y John Bowlby se refieren a estas expectativas y creencias como representaciones de apego que influyen en cuán cómodos nos sentimos acerca de la intimidad con los demás y cómo manejamos el rechazo y el abandono.

Mientras que los adultos bien adaptados con alta seguridad de apego son más adaptables y capaces de usar múltiples estrategias de afrontamiento para lidiar con el estrés, las personas con alta ansiedad de apego son más propensas a la angustia y tienden a ser "pegadizas" con los demás como una forma de afrontamiento. Y luego están las personas que tienen un alto grado de evitación del apego que prefieren distanciarse de los demás y reprimir cualquier emoción negativa que puedan estar experimentando.

Las personas que están apegadas de forma insegura, ya sea que tengan un alto grado de ansiedad o evitación de apego (y a veces ambas), son propensas a problemas de salud relacionados con el estrés debido a su incapacidad para enfrentar el estrés de manera efectiva. Junto con otras estrategias de afrontamiento negativas, las personas inseguras también pueden tener más probabilidades de participar en la alimentación relacionada con la emoción y el estrés, lo que a su vez puede provocar obesidad.

Para examinar más a fondo este posible vínculo, un equipo de investigadores internacionales analizó diferentes estudios que miden la relación entre la calidad de apego y la obesidad en niños y adultos. Dirigido por Marc J. Diener en la Universidad de Long Island, el estudio, que fue publicado recientemente en el Canadian Journal of Behavioral Science, identificó siete estudios con adultos y cinco estudios con niños. Los estudios de adultos tuvieron un total de 2,135 participantes, mientras que los estudios de niños tuvieron casi 9,000 participantes. Con base en estos estudios, los investigadores llevaron a cabo dos metanálisis separados para niños y adultos.

Aunque sus resultados mostraron una relación negativa entre la calidad de la relación y el IMC tanto en niños como en adultos, los resultados fueron solo significativos para el análisis de adultos. Por otro lado, no parece haber ninguna diferencia significativa con respecto al sexo, la edad o el tipo de medida de inserción utilizada. Sin embargo, incluso para el análisis de adultos, el tamaño del efecto global fue más pequeño de lo que se informó en estudios previos.

Como señalan Diener y sus colegas investigadores, la obesidad tiene muchas causas potenciales diferentes y las diferencias en el tipo de vínculos formados por adultos y niños pueden ayudar a explicar por qué los hallazgos fueron solo significativos para los adultos. Sin embargo, incluso para los adultos, establecer un vínculo entre la calidad del apego y la obesidad puede ser importante ya que pone de relieve cómo el apego inseguro puede socavar la buena salud.

Entre las posibles explicaciones para este enlace que exploran en su artículo están:

  • el rol general que la calidad de apego puede jugar en el manejo del estrés – investigaciones previas han demostrado que la ansiedad de apego puede conducir a la hiperactividad del eje hipotalámico-pituitario-adrenal (HPA) y la liberación de cortisol y otros glucocorticoides. Esta hiperactividad también puede causar depósitos de grasa que pueden conducir a la resistencia a la insulina y cambios en el metabolismo del cuerpo. Las hormonas estimulantes del hambre, como la grelina y la leptina, también pueden liberarse, lo que lleva a una mayor ingesta de alimentos ricos en calorías para reducir los síntomas del estrés.
  • la calidad de apego también puede afectar la forma en que regulamos la emoción: las personas con apegos seguros suelen lidiar con el estrés buscando la comodidad de otras personas significativas. Las personas con apego inseguro pueden comer en exceso como una forma de "automedicación" para controlar su ansiedad.

Más investigación es definitivamente necesaria, especialmente en términos de cómo este vínculo entre la calidad de apego y la obesidad puede cambiar con el tiempo. ¿Es posible predecir si las personas se volverán obesas como adultos por el tipo de patrones de apego que muestran en la primera infancia? La adolescencia ya ha sido reconocida como una etapa crítica de la vida para el desarrollo de la obesidad, especialmente para las niñas. Los programas de pérdida de peso dirigidos a niños y adolescentes también podrían hacerse más efectivos al proporcionar orientación para los jóvenes que también abordan los apegos inseguros.

Una vez más, aunque la calidad del apego es solo uno de los muchos factores que deben tenerse en cuenta para comprender la obesidad y cómo ayudar a las personas a perder peso, todavía es algo que hasta ahora se ha descuidado. Ayudar a las personas a superar el tipo de problemas emocionales que pueden surgir con apego inseguro también puede ser la clave para una vida más larga y saludable.

Related of "¿Puede sentirse inseguro predecir la obesidad?"