¿Puede el placer estético ser un antídoto para la adicción?

Placer estético vs. deseo apetitivo.

Sandro Botticelli [Public domain], via Wikimedia Commons

Fuente: Sandro Botticelli [dominio público], a través de Wikimedia Commons

¿Es el placer estético que obtenemos del arte y la música es diferente del placer que obtenemos al comer chocolate, drogas o sexo? Si es así, ¿pueden ser sustitutos? La estética se centra en las propiedades de los objetos y nuestras reacciones emocionales a esas propiedades (Leddy, 2012). Los objetos bellos simplemente descansan en los ojos de los espectadores. ¿En qué se diferencia el placer provocado por el arte del placer inducido por la comida, el sexo o las drogas?

1. La adicción conduce a una mala toma de decisiones. Se sabe que el placer es un poderoso motivador del comportamiento humano. Las actividades orientadas al placer (por ejemplo, comidas sabrosas, bebidas y juegos) nos animan a repetirlos para obtener recompensas. Pero, en exceso, tales actividades podrían tener efectos negativos en nuestro bienestar. El uso crónico conduce a la toma de decisiones problemática. Perdemos la libertad de elección y nos convertimos en prisioneros de nuestro propio cerebro, al igual que en el cerebro adicto.

2. Placer por el placer. El placer “por placer” es el sello distintivo de un comportamiento problemático en la adicción a las drogas. La persona no tiene en cuenta las implicaciones a largo plazo de su comportamiento y haría cualquier cosa para obtener el siguiente placer. Un ejemplo es cuando el consumo de alimentos se basa únicamente en la motivación para experimentar placer, independientemente de su contenido nutricional. La consecuencia a largo plazo de una dieta desequilibrada puede ser trastornos de la alimentación, obesidad y diabetes tipo 2.

3. El placer de la anticipación. Hay un deleite especial en las recompensas que no esperamos. La dopamina se libera cuando hay una gran diferencia entre las recompensas que esperamos y las que realmente obtenemos. Más dopamina se libera a recompensas inesperadas. Los eventos impredecibles (por ejemplo, recibir un mensaje de texto, ver algo que nos gusta en las redes sociales o ganar una apuesta) causan escalofríos placenteros.

4. Gustar sin querer. El arte nos da alegría y el chocolate nos da placer. La alegría ocurre sin el impulso de poseer o consumir el objeto. Anhelar en la adicción es un doloroso estado de deseo, similar al hambre. El anhelo priva al individuo de su fuerza de voluntad para resistir.

5. El placer apetito es efímero . El placer estético difiere de los placeres físicos (bebidas, pornografía o juegos). Nos cansamos menos de las obras de arte de una sola vez que de la mayoría de los placeres que consumimos físicamente. Las calorías o el sexo, especialmente los insalubres, te dejan con la mayor parte del vacío, mientras que una obra de arte puede abrir una perspectiva totalmente nueva de ver las cosas.

6. Experiencia auto-trascendente. Las recompensas emocionales de las experiencias estéticas van mucho más allá de los placeres simples de nuestros apetitos básicos. El arte no solo nos brinda placer estético, sino también algo más: una mayor comprensión del mundo exterior a nosotros mismos. El arte y la música provocan la contemplación y la reflexión sobre el significado. Estamos profundamente conmovidos por el genio de la escritura y la precisión de la música increíble. La maravilla trascendente que experimentamos en presencia de la belleza es fundamentalmente diferente del breve placer que obtenemos al consumir una barra de chocolate.

7. La experiencia del flujo . Dominar o comprender una obra de arte es una experiencia placentera, que involucra mecanismos cerebrales similares a los “momentos ajenos” raros cuando resolvemos un problema repentinamente. Este momento de comprensión es similar al concepto de ‘flujo’. El concepto de flujo se describe como una situación o estado mental en el que estamos conectados de manera óptima con la actividad y donde las habilidades personales y la dificultad de la tarea están en perfecto equilibrio.

8. Hay que aprender a ver el arte. La educación y la cultura influyen profundamente en nuestra experiencia artística. No hay módulo de arte en el cerebro (Chaterjee, 2014). Sin embargo, nuestra sensibilidad (gusto) por el arte podría ser alimentada con una cuidadosa observación y educación. En contraste, estamos genéticamente programados para desear grasa, sal, azúcar, etc.

9. ¿Pueden ser sustitutos? ¿Puede el placer estético ser un antídoto para el placer adictivo? Cada vez hay más pruebas de que el placer estético del arte y la música no tiene un origen y una función diferentes del placer inducido por la comida, las drogas y el sexo (Nadal y Skov, 2013). El arte invoca el mismo placer que la comida o el sexo. Por ejemplo, escuchar música altamente placentera puede inducir la liberación de dopamina en la misma parte del cerebro que las drogas de abuso (Walter, 2015). Si el placer del arte no es diferente del placer de las drogas, entonces uno puede sustituir uno por otro (Christensen, 2017). Si lo alto es lo mismo, entonces obtenerlo de una fuente más segura y refinada debería ser aún más obvio. La investigación sobre el papel de la apreciación estética en la recuperación de la adicción es una vía prometedora porque tiene el potencial de brindar una opción de tratamiento menos costosa.

Referencias

Chatterjee Anjan (2014) El cerebro estético: cómo evolucionamos para desear la belleza y disfrutar del arte. Prensa de la Universidad de Oxford,

Christensen Julia (2017), ¡Todos los adictos al placer! Por qué importa y por qué ‘las artes’ podrían ser la respuesta: una perspectiva biopsicológica, Actas de la Royal Society B Biological Sciences, 17; 284 (1854).

Leddy, Thomas (2012), The Extraordinary in the Ordinary: The Aesthetics of Everyday Life, Peterborough: Broadview Press.

Mathis, W (2015), La base neurocientífica para la preferencia estética como una intervención para el deseo de drogas asociado con la adicción, J Addict Res Ther, 6: 1.

Nadal, M., y Skov, M. (2013). Introducción al número especial: Hacia una neuroestética interdisciplinaria. Psicología de la estética, la creatividad y las artes, 7, 1–12.

  • Raising Body Confident Kids
  • ¿Qué está comiendo nuestros veteranos?
  • Estamos fallando en el tratamiento de trastornos de la alimentación en minorías
  • Una nueva pandemia: ¿Fobia a las grasas?
  • Cruzando la brecha: trastorno alimentario en plena recuperación
  • ¿Eres resistente? Tu cerebro puede tener la respuesta
  • ¿Los músculos hacen al hombre?
  • ¿El tiempo de pantalla perjudica a los niños? ¿Cuánto es demasiado?
  • Cómo ser alegre cuando las finanzas son inseguras
  • La anorexia nerviosa es un trastorno obsesivo-compulsivo moderno
  • ¿Es la drunkorexia una cosa real?
  • El secreto para obtener A? Obteniendo más Z's
  • El secreto para obtener A? Obteniendo más Z's
  • 13 Beneficios de la teleterapia para terapeutas
  • 20 signos sutiles de trastorno de la alimentación
  • ¿El tiempo de pantalla perjudica a los niños? ¿Cuánto es demasiado?
  • ¿Eres resistente? Tu cerebro puede tener la respuesta
  • Fitness sin vergüenza: una resolución respaldada por la ciencia
  • ¿Debe hacer ejercicio durante la recuperación de la anorexia? Parte 2
  • Cuando la alimentación saludable es un trastorno alimentario disfrazado
  • 6 razones por las que la escritura puede promover la recuperación del trastorno alimentario
  • Los temores de los hombres a la dependencia en las relaciones
  • Raising Body Confident Kids
  • Cómo ser alegre cuando las finanzas son inseguras
  • Los doce gatillos de la navidad
  • Imagen corporal positiva en hombres
  • Usted no es su gen: la menstruación en la anorexia y la recuperación
  • ¿Cuándo la dieta y el ejercicio no son saludables?
  • 6 consejos para la prevención de recaídas del trastorno alimentario
  • Trastornos de la alimentación y quién sufre de ellos
  • Raising Body Confident Kids
  • ¿Eres resistente? Tu cerebro puede tener la respuesta
  • ¿Debe hacer ejercicio durante la recuperación de la anorexia? Parte 2
  • Salud y peso
  • ¡Déjalos comer pastel!
  • Los temores de los hombres a la dependencia en las relaciones