Primeros Auxilios Psicológicos Avanzados (PFA)

Más técnicas para ayudarlo a asistir a familiares, amigos y otras personas en dificultades.

CCO/Pixabay

Fuente: CCO / Pixabay

Este es el segundo de una serie de tres discusiones sobre primeros auxilios psicológicos (PFA). Anteriormente (ver Primeros auxilios psicológicos, 9 de octubre de 2018), presenté a los lectores el concepto de primeros auxilios psicológicos (PFA) como un medio para ayudar a amigos, familiares, compañeros de trabajo e incluso a extraños que podrían estar en una situación aguda. Estado de angustia o crisis. También se puede considerar como un medio para fomentar la resiliencia en otros. Para repasar, la PFA puede definirse simplemente como una presencia compasiva y de apoyo diseñada para hacer tres cosas: 1) estabilizar (evitar que el estrés empeore) 2) mitigar (reducir y amortiguar) la angustia aguda 3) facilitar el acceso a la atención de apoyo continua , si necesario. El Instituto de Medicina escribió: “En la última década, ha habido un movimiento creciente en el mundo para desarrollar un concepto similar a los primeros auxilios físicos para hacer frente a eventos estresantes y traumáticos en la vida. Esta estrategia ha sido conocida por varios nombres, pero es más comúnmente conocida como primeros auxilios psicológicos (PFA) ”(IOM, 2003, p.4). De manera similar, según uno de los primeros escritores en el campo de la intervención de crisis psicológicas, “un poco de ayuda, dirigida racionalmente y enfocada a propósito en un momento estratégico, es más efectiva que la ayuda extensa brindada en un período de menor accesibilidad emocional” (Rapoport 1965 , p. 30).

La buena noticia es que un amigo, compañero de trabajo, maestro, entrenador, supervisor o miembro de la familia puede brindar ayuda de manera efectiva, especialmente un padre, si se siguen ciertas pautas simples de “primeros auxilios”. En la discusión inicial, revisé los “conceptos básicos” de PFA y me centré en el primer objetivo del proceso de PFA, la “estabilización” (evitando que el estrés empeore) al abordar tres formas en que la conversación de ayuda podría iniciarse y describirse más detalladamente 15 “Qué hacer y qué no hacer” específicos. Estas recomendaciones se basaron en gran medida en el modelo de primeros auxilios psicológicos de Johns Hopkins denominado RAPID PFA (Everly & Lating, 2017). Si todo lo que hace es seguir las pautas simples descritas anteriormente, creemos que sus esfuerzos serán de ayuda en la mayoría de las situaciones de crisis. Dicho esto, me gustaría continuar con la discusión al revisar la PFA “avanzada”, más específicamente, cómo podría ser aún más efectivo al enfocarse en el segundo objetivo de la PFA: mitigar (reducir y atenuar) la angustia aguda.

geralt/Pixabay

Fuente: geralt / Pixabay

Desescalamiento (mitigación) de una reacción de estrés

Entonces, ¿cómo reducir realmente la angustia aguda en el momento? La mayoría de los modelos existentes de PFA se basan en la conexión interpersonal como el “ingrediente activo” en el proceso de primeros auxilios psicológicos. Una característica distintiva del enfoque de Johns Hopkins para la AFP es la inclusión de intervenciones más activas diseñadas para lograr el objetivo de mitigar el estrés, además del objetivo inicial de estabilizar la reacción al estrés de la persona. Las investigaciones han demostrado que, si bien puede ser útil conectarse con una presencia compasiva y permitir que una persona en crisis se “ventile” voluntariamente, parece haber un beneficio adicional a una intervención que emplea “ingredientes activos” diseñados para reducir rápidamente la excitación y la angustia aguda como las que se enumeran a continuación (consulte Everly & Lating, 2018, para una revisión).

10 cosas que puedes hacer para reducir la angustia aguda en otra persona

Serena Wong/Pixabay

Fuente: Serena Wong / Pixabay

A continuación se enumeran 10 intervenciones que han demostrado su efectividad a través de la investigación o que han sido catalogadas como potencialmente útiles por una variedad de fuentes confiables. Es importante tener en cuenta que todas estas intervenciones se basan primero en establecer una presencia compasiva y de apoyo, de lo contrario, es probable que se consideren despectivas, agresivas o contraproducentes y, en segundo lugar, preguntan si hay algo específico que pueda hacer. En ese momento para ayudar.

1. La toma de perspectiva, es decir, intentar ver el mundo a través de los ojos de la otra persona, puede ser útil para establecer esa conexión inicial y fomentar la ventilación. Incluso se puede enseñar a los niños (ver Everly, Brelesky y Everly, 2018).

Keith/Pixabay

Fuente: Keith / Pixabay

2. Proyectar una sensación de calma. Si eres capaz de proyectar una sensación de calma y seguridad razonable, es probable que resulte en un estado de excitación disminuido en la otra persona. De manera similar, sirve para tranquilizar a la otra persona de que las cosas no son tan malas como pueden parecer.

3. Normalice, si corresponde, las reacciones que experimenta la persona en peligro. La angustia psicológica y el sentirse fuera de control pueden ser muy atemorizantes. Ese temor solo puede crear un estado de crisis y alimentar aún más la crisis aguda. Es “normal” sentir el vacío después de una pérdida. Es “normal” tener miedo a lo desconocido después de un divorcio, la pérdida del empleo o un diagnóstico médico amenazador. A veces solo escuchar eso ayuda.

4. Informar o explicar lo mejor que pueda por qué existen ciertas situaciones o por qué ocurren ciertas reacciones. Si corresponde, sugiera que la persona acceda a una autoridad superior en asuntos relacionados con la crisis. Los profesionales de la salud, los abogados, los expertos financieros, el clero u otros expertos en la materia pueden ser útiles para aliviar la angustia aguda. Incluso la sola sugerencia de llegar a tales expertos puede ayudar a la crisis inmediata, ya que indica un sentido de esperanza.

5. Educar o explicar, según corresponda, cosas que la persona podría anticipar en el futuro con respecto a la crisis inmediata. Pasteur dijo una vez: “El azar favorece a la mente preparada”.

6. No dude en corregir cualquier malentendido o información falsa a la que la persona en crisis pueda estar reaccionando.

7. Si existen técnicas simples para el manejo del estrés que crees que podrían ser útiles en el momento o más adelante, se pueden sugerir. Lo más importante es que sabemos que la respiración controlada puede ayudar a las personas en peligro a reducir la posibilidad de un ataque de pánico y recuperar la sensación de control. Las recomendaciones sobre el uso de la cafeína, la higiene del sueño y el ejercicio pueden ser relevantes en ciertas situaciones. Es importante que se familiarice con tales técnicas antes de hacer tales sugerencias.

8. “Replantear” el problema y / o la reacción al problema. La investigación ha demostrado que esta es una intervención potencialmente poderosa. Sin tratar de “arreglar” el problema o ser despectivo, determine si hay alguna otra forma de a) reinterpretar el problema, b) reinterpretar o difundir la responsabilidad por el problema, o c) reinterpretar las reacciones al problema. Muchos problemas realmente crean nuevas oportunidades que son difíciles de ver a través de una lente de angustia. Las personas consumidas con culpa generalmente no consideran una gran cantidad de factores contribuyentes y aceptan la responsabilidad total por las cosas de las que rara vez son completamente responsables. Esta técnica se llama planteando dudas razonables. Y recuerde, la reacción al estrés en sí prepara al cuerpo mejor para enfrentar un desafío, siempre que pueda aprovecharse de manera constructiva.

9. La mayoría de las autoridades están de acuerdo en que una de las intervenciones más importantes en una crisis es establecer una orientación futura y un sentido de esperanza. Las reacciones de depresión, ansiedad, suicidio e incluso homicidas a menudo se basan en la falta de esperanza en el futuro.

10. Cuando todo lo demás falla cuando intenta reducir la intensidad de una reacción de estrés agudo, sugiera retrasar cualquier acción impulsiva o que cambie su vida. Los remedios impulsivos rara vez terminan constructivamente. Con el tiempo, la luz del día y la ecuanimidad, la gravedad de los problemas y su consiguiente sufrimiento disminuyen.

© 2019, George S. Everly., Jr., PhD

Referencias

Everly, GS, Jr., Brelesky, G., y Everly, AN (2018). Rodney hace un amigo. Severna Park, MD: RSI

Everly, GS, Jr., y Lating, JM (2017). Johns Hopkins guía de primeros auxilios psicológicos. Baltimore: Johns Hopkins Press.

Instituto de Medicina. (2003). Prepararse para las consecuencias psicológicas del terrorismo: una estrategia de salud pública. Washington, DC: Academia Nacional de Ciencias.

Rapoport, L. (1965). El estado de crisis. En H. Parad (Ed.), Intervención de crisis: Lecturas seleccionadas (pp. 30-38). Nueva York, NY: Family Service Association of America.

  • Cómo pensar sobre el terrorismo
  • Lo que necesita saber cuando los clientes se desvinculan - Parte 2
  • Trauma y resistencia después del mortal tornado de Alabama
  • Nueva esperanza para los sobrevivientes de lesiones cerebrales traumáticas
  • Cuando las interacciones negativas desencadenan traumas pasados
  • Los ejecutores de prisiones se enfrentan a un trauma relacionado con el trabajo
  • Realidad virtual graduada terapia de exposición para la ansiedad
  • 4 maneras en que tu niño interior te prepara para la edad adulta
  • Reflexionando sobre la memoria y el beneficio inesperado de olvidar
  • Mi experiencia con la amnesia global transitoria (TGA)
  • Cómo un pequeño grupo de células cerebrales profundas impulsa la evitación
  • La desaparición de delincuentes criminales
  • El drama del Niño Dotado: Parte 2
  • Cómo los perros conducen el bienestar emocional
  • Mi experiencia con la amnesia global transitoria (TGA)
  • Cómo cuidarse cuando cuida a otros
  • Depresión entre los hombres: es hora de borrar el estigma
  • 31 Caballeros de Halloween: "Aliens"
  • Prodependencia: ir más allá de la codependencia
  • Entonces, ¿necesitas salud mental o rehabilitación de drogas?
  • Lesiones traumáticas del cerebro y TDAH
  • La separación de los niños de los padres puede dejar efectos duraderos
  • Cómo los autoritarios lo enferman
  • Factores que aumentan o suprimen la ansiedad ante la muerte
  • Nueva esperanza para los sobrevivientes de lesiones cerebrales traumáticas
  • Cuando nuestros líderes nos fallan
  • Neuroimagen, cannabis y rendimiento y función cerebral
  • Lo menos que ves: cómo podemos reducir inconscientemente el miedo
  • Transformando el paradigma del trauma
  • The Fantasy Bond o Primary Defense
  • Debate sobre las pautas de tratamiento de TEPT
  • CTE: síndrome misterioso o lesión cerebral sin tratamiento?
  • Suicidio: una causa célebre que va más allá de las celebridades
  • Dejando atrás los conflictos tóxicos
  • Tratar con un trauma no resuelto
  • Cómo elegir un terapeuta