¿Preferirías viajar al pasado o al futuro?

Hace unos nueve años, en una fría noche de octubre, Ichiro Suzuki alcanzó su hit número 258 del año. Al hacerlo, rompió el récord de número de hits en una temporada que estableció George Sisler en 1920. Mientras todo el equipo sale corriendo del dugout para celebrar con Ichiro, la cámara se dirige a la tercera línea de base, donde vemos a una mujer mayor con una chaqueta de color crema y una sonrisa reservada. Es la hija octogenaria de Sisler.

En uno de los momentos más clásicos de la historia del béisbol, Ichiro deja a sus compañeros de equipo, corre hacia ella y se inclina. Las lágrimas que ya estaban en sus ojos se derraman un poco más y ella gentilmente le agradece por reconocerla, así como a su ahora difunto padre. Fue imposible en ese momento no solo recordar el momento en que Sisler estableció el récord por primera vez, sino también el futuro, cuando inevitablemente alguien logrará el mejor logro de Ichiro. Esta es una de las cosas que amo del béisbol: es tanto un deporte eterno como uno que hace que el viaje mental en el tiempo sea relativamente fácil.

Todo esto me vino a la mente hace unas semanas cuando vi a David Ortiz golpear un grand slam para poner a los Medias Rojas por delante de los Tigres en uno de los juegos de postemporada. Me sorprendí preguntándome acerca de los momentos dramáticos similares en los playoffs del pasado (como el jonrón de walk-off '75 de Carlton Fisk), y los que ocurrirían en los años venideros. No estoy seguro de si el Grand Slam provocó que TBS comenzara a reproducir metraje clásico de béisbol o si acababa de beber demasiada cerveza de calabaza, pero pensé: preferiría viajar al pasado para presenciar uno de estos momentos increíbles o acercarse al futuro para ver lo que podría ocurrir aún?

Resulta que no soy el único que se pregunta cuál es la mejor dirección para viajar en el tiempo. Esta pregunta fue presentada a un grupo de varios cientos de participantes en la investigación en un nuevo documento de Florence Ettlin y Ralph Hertwig. Los autores simplemente se preguntaban qué dirección elegirían las personas, y cómo sus respuestas se relacionarían con otros aspectos de sus vidas. En un análisis como este, en realidad hay un sinnúmero de factores a los que podría corresponder esa variable (es decir, la preferencia de viaje en el tiempo). Pero los autores optaron por mirar unos pocos: edad, actitudes de riesgo y conservadurismo / liberalismo. ¿Cómo podría cada mapa asignarle preferencia al viaje en el tiempo?

Años

. A medida que prolifera la tecnología más nueva, se hace cada vez más difícil mantenerse al día con los últimos avances. Viajar al futuro podría ser aún más agotador para las capacidades cognitivas, por lo que las personas mayores (en comparación con sus contrapartes más jóvenes) podrían vacilar en viajar al futuro porque simplemente podría ser demasiado abrumador. Por otro lado, lo opuesto puede ser cierto. Ettlin y Hertwig sugieren que, "conscientes de su tiempo limitado y estimulados por el deseo de trascender las barreras biológicas invevitables para experimentar el futuro, es más probable que las personas mayores quieran viajar al futuro que las personas más jóvenes".

Riesgo Hay una asimetría fundamental entre el pasado y el futuro: el pasado representa una colección de eventos definitivos, mientras que el futuro es impredecible, desconocido y no fijo. Los autores razonaron que las personas que buscan riesgos de forma más activa en sus vidas diarias también tendrían más probabilidades de querer viajar al "futuro menos conocido y predecible, en relación con el pasado más familiar y predecible".

Conservadurismo / Liberalismo . En investigaciones previas, el conservadurismo se ha relacionado con la aceptación de la desigualdad y el miedo al cambio. El liberalismo, por el contrario, se ha asociado con un respaldo al cambio social y las actitudes igualitarias. De acuerdo con esta lógica, las personas conservadoras -en comparación con las que tienen un bajo nivel de conservadurismo- podrían preferir viajar al pasado, a los "buenos viejos tiempos".

Para poner a prueba estas ideas, Ettlin y Hertwig primero preguntaron a sus participantes en la investigación si preferirían viajar al pasado o al futuro como observadores (para que ellos tampoco puedan tener la oportunidad de cambiar el curso de la historia). Luego, los participantes en la investigación completaron medidas estándar de valentía autopercibida y propensión al riesgo, así como una escala que mide el conservadurismo político.

En primer lugar, no hubo diferencias estadísticas en cuanto a la preferencia general de viaje en el tiempo: el 47% de la muestra deseaba viajar al pasado en comparación con el 53% que deseaba avanzar hacia el futuro. En segundo lugar, al examinar todos los factores a la vez, los autores encontraron que había una tendencia tal que la edad estaba relacionada con un deseo de viajar al futuro en lugar de al pasado, como lo fue la valentía autopercibida. Sorprendentemente, el conservadurismo político también se asoció con una preferencia por viajes futuros, al menos débilmente. Los investigadores también analizaron las razones detrás de la preferencia de viaje en el tiempo y encontraron que el 11% quería revivir un episodio en particular del pasado, el 29% quería viajar al pasado para obtener información estratégica que podría usarse en el presente, el 5% quería aprenden sobre el futuro de sus hijos o nietos, y el 41% deseaba experimentar grandes eventos culturales o religiosos en el pasado o en el futuro, y un 14% de respuestas adicionales no eran clasificables.

Este examen inicial de las preferencias de viaje en el tiempo fue obviamente exploratorio, y por lo tanto los resultados deben interpretarse con cautela hasta que se repliquen en entornos experimentales. No obstante, proporcionan una visión fascinante de la psicología del viaje en el tiempo, así como de las preferencias de los adultos mayores: en lugar de estar atrapados en el pasado, los participantes mayores preferían ver el futuro con anticipación. Los hallazgos también abren la puerta a muchas otras posibilidades: ¿aquellos que desean viajar al futuro también son los que más temen a la muerte? ¿Podría provocar un futuro viaje mental en el tiempo mitigar tales preocupaciones? En líneas similares, ¿la preferencia por el viaje en el tiempo pasado se correlaciona con un anhelo de recuperar grandes momentos en el tiempo? ¿Podría alentar los viajes en el tiempo pasado a aliviar los anhelos nostálgicos, o podría intensificarlos?

Related of "¿Preferirías viajar al pasado o al futuro?"