Escribir mejor leyendo mejores libros

Mientras que los medios informativos parecen informar cada vez más incidentes de violencia infantil y adolescente, con mucha mayor frecuencia, los niños y adolescentes que tienen dificultades con la ira pueden exhibir intimidación, bajo rendimiento, abuso de sustancias, culpa excesiva o vergüenza, o ansiedad intensa relacionada con enojo mal administrado. Y la investigación continúa enfatizando que la ira que culmina en estas dificultades y la violencia ocurre más a menudo cuando los niños y adolescentes carecen de una conexión empática en sus relaciones: con los demás y consigo mismos.

Mientras que algunos niños y adolescentes pueden lograr esta conexión con sus compañeros y otros, es la conexión entre padres e hijos la que puede tener un mayor impacto en cómo manejan la tensión, el conflicto y la ira. Por conexión, me refiero a una relación que activa y abiertamente nutre su capacidad para explorar, compartir y discutir su paisaje interno. Esto incluye apoyar la autorreflexión con respecto a sus pensamientos y sentimientos, especialmente sus miedos y sus pasiones.

Tal conexión ofrece empatía y, a través del modelado, enseña a un niño a ser empático. La empatía implica escuchar sin juicio y dejar que su hijo sepa que puede comprender su experiencia. Tal empatía valida los sentimientos de su hijo y lo ayuda a ayudar a su hijo a explorar sus pensamientos y sentimientos de manera más libre y completa, en lugar de actuar en consecuencia. Esta conexión fomenta la capacidad de detenerse para reflexionar, en lugar de reaccionar ante la ira. Ser empático no significa aceptar o tolerar lo que ves como un comportamiento inapropiado. Tal conexión ayuda a su hijo a honrar sus pensamientos y sentimientos.

Además, la conexión empática le ofrece apoyo para conocerse a sí mismo y liberar energía que, de otro modo, podría desperdiciarse al minimizar, esconderse o negar partes de sí mismo. Como tal, es un antídoto para la supresión y la negación que puede hacer que sea más propenso a la ira.

El desafío para cada padre es tener en cuenta fomentar y apoyar este tipo de conexión. Comprensiblemente, incluso el padre más comprensivo y bien intencionado puede no estar constantemente disponible para conectarse realmente con su hijo. Es un desafío que a menudo compite con las demandas de tiempo, las demandas de una carrera e intenta proporcionar lo básico. Del mismo modo, las presiones de ser un padre soltero pueden competir con el fomento de dicha conexión.

Quizás la influencia más importante en la conexión que se forma con su hijo es su historia personal al recibir empatía y ser empático. Su propia autorreflexión y la comodidad con sus pensamientos y sentimientos influirán mucho en su conexión con su hijo y su conexión consigo mismo.

Las siguientes pautas identifican áreas clave de preocupación si desea formar una conexión más significativa y de apoyo con su hijo. Al hacerlo, lo ayudará a ser más resistente frente a los sentimientos negativos y la reactividad que hace que uno sea propenso a la ira.

123rfStock/Ines Bazdar
Fuente: 123rfStock / Ines Bazdar

Trabaja para ser empático contigo mismo

Validar nuestros propios sentimientos y necesidades nos ayuda a ser empáticos con los demás, incluidos nuestros hijos. Hacerlo nos ayuda a sentirnos más humanos. Y al hacerlo, nos recuerda que nuestros sentimientos nos proporcionan información valiosa, si nos tomamos el tiempo para escucharlos. El aumento de nuestra inteligencia emocional es fundamental para ayudar a nuestros hijos a cultivar una ira saludable. Tres de las habilidades de la inteligencia emocional son: 1- Ser capaz de identificar y distinguir mejor nuestros sentimientos, 2- Ser capaz de tranquilizarnos y regular nuestros sentimientos negativos y 3. Ser capaz de reconocer los sentimientos de los demás.

Al hablar sobre sus sentimientos con su hijo, da ejemplo y le da permiso a su hijo para compartir sus sentimientos. No estoy sugiriendo que comparta sus sentimientos de manera inapropiada, como relacionarse con su hijo como un confidente o cargarlos con sus necesidades. Y recuerde, compartir demasiado su propio dolor puede hacer que su hijo sea "demasiado" empático, demasiado rápido para sentirse abrumado por los sentimientos de los demás. Por el contrario, discutir sus sentimientos sobre el trabajo, una película, las noticias o, lo que es más importante, los sentimientos hacia él, contribuyen a una mayor libertad para la aceptación emocional.

Enfatice que la autorreflexión es constructiva para un desarrollo emocional saludable

Cuanto más cómodos estemos mirando hacia adentro, más valorará nuestro hijo la autorreflexión. La autorreflexión no implica autoabsorción ni implica una reflexión obsesiva. Más bien, enfatiza una búsqueda para comprendernos más a nosotros mismos: nuestros pensamientos, emociones y comportamiento. Nos ayuda a tomar decisiones con más claridad y a comportarnos de manera que reflejen nuestros valores y en quiénes deseamos llegar a ser.

Aprenda a discutir cómodamente el conflicto con su hijo o adolescente.

Ser capaz de ayudar a su hijo a manejar la ira depende en gran medida de su capacidad para sentarse con la incomodidad del conflicto. Esto puede involucrar su autorreflexión para reconocer las expectativas poco realistas que tiene con respecto a su hijo. O puede consistir en una identificación más clara de cómo se siente amenazado por dicho conflicto.

Tenga en cuenta cómo su sensibilidad al conflicto puede interferir con su capacidad de escuchar a su hijo y establecer límites donde se indique. Su preocupación por decepcionarlo o por ser el blanco de su ira solo puede socavar su capacidad de discutir un conflicto, pero solo establece límites a su comportamiento cuando así lo indique.

Haz un compromiso para ser empático

Ser empático no siempre es fácil, especialmente cuando se te presenta el desafío de sentarte y escuchar a un niño que expresa pensamientos y sentimientos que pueden ser opuestos a los tuyos, desafía tus valores, parece totalmente irreal o te hace sentir incómodo. Este es un momento para recordarse que los sentimientos están separados del comportamiento.

Ser empático puede ser especialmente desafiante para ti si tienes heridas pasadas que no se han llorado por completo. Esto puede llevarlo a minimizar su necesidad de empatía y, posteriormente, a estar menos disponible para brindarla. Además, es posible que haya tenido un historial que minimizó su necesidad de empatía y lo llevó a concluir que la empatía y la compasión reflejan debilidad.

Esfuércese por ser consistente

Esto no significa que siempre serás empático. Más bien, requiere que seas consciente de cultivar una conexión empática. Y, cuando fallas en ser empático, es importante recordar que siempre puedes reconocer esto más adelante. A pesar de pensar que el momento ha pasado, puede ser extremadamente valioso compartir tu intención y, a veces, tu fracaso para ser empático.

Esté abierto a aprender sobre usted

La autorreflexión y el autoconocimiento mejoran su conexión consigo mismo y con su capacidad para desarrollar una conexión más rica y satisfactoria con su hijo. Y, en consecuencia, ayuda a su hijo a fomentar una auto-conexión más sana también. La autorreflexión es esencial para el manejo saludable de la ira y es la base sobre la cual podemos elegir más libremente cómo deseamos vivir nuestras vidas.

Busque activamente actividades para ayudar a su hijo a fomentar la empatía

En los últimos años, se ha identificado una amplia variedad de estrategias que ayudan a los niños a fomentar la empatía hacia los demás y hacia ellos mismos. Por ejemplo, algunos enfoques clave para ayudar a los niños a fomentar la empatía se pueden encontrar en los recursos enumerados al final de este artículo.

Enfrentar nuestra propia ira como padre y la de nuestro hijo es una tarea especialmente desafiante. Requiere que fomentemos una conexión más empática con nosotros mismos y con nuestros hijos. Y a través de tales conexiones, ofrecemos a nuestros niños una base sobre la cual cultivar una ira saludable.

  • Aplicar Mindfulness en la prevención de recaídas
  • Del auto juicio a la compasión
  • El regalo que sigue dando: lidiar con la culpa de los padres
  • Comprender el comportamiento agresivo pasivo
  • Una fórmula a prueba de tontos para decir no
  • El conflicto del orgullo
  • Cuando los niños comienzan a hablar
  • Tomando la 'X' de Navidad: la xenofobia y la regla de oro
  • 12 trampas de obsequiar regalos con un narcisista
  • Las relaciones son como el surf
  • ¿Cuál es el plan?
  • La vergüenza indica desordenes de ansiedad en niños
  • El divorcio perjudica a los niños, incluso a los adultos
  • 7 maneras de apoyar a las víctimas de acoso adolescente
  • Por qué una triste verdad es mejor que una mentira feliz
  • Querer privacidad versus estar avergonzado
  • El antídoto contra el resentimiento
  • ¿Cómo los secretos familiares permiten la enfermedad?
  • Contagio de confianza social
  • 8 maneras de recuperarse después de una decepción
  • Deje ir a su crítico interior, un invitado de vacaciones no deseado
  • Actitudes religiosas hacia el poliamor
  • Trumping Trump y ganar la mano (superior)
  • ¿Te sientes perdido? Parte 2
  • Un mes de lapsos de memoria: Registro de la semana 3
  • Qué significan los padres y los niños adultos por "independiente" es diferente
  • ¿Aprender a moverse, ir a aprender?
  • Perdido en América
  • Comprométete con una visión y otras habilidades de liderazgo
  • Lo que el doctor ordenó
  • Batallas por la tarea: consejos para padres
  • El éxtasis que viene con equilibrio
  • ¿Esperas demasiado de ti mismo?
  • ¿Puedes ser secular y aún amar a Jesús?
  • "Todo sucede por una razón": la frase simple abre gusano-lata de maravilla
  • La vida interna del consejero por Robert J. Wicks