Posibles nuevos usos terapéuticos para drogas recreativas

Un estudio reciente sugiere que el "éxtasis", una droga psicodélica que se consume con frecuencia, puede ayudar a los pacientes con trastorno de estrés postraumático (TEPT) crónico. Otra investigación sugiere que la ketamina (una droga anestésica con similitudes al polvo de ángel o PCP) puede ayudar a los pacientes con depresión resistente al tratamiento. ¿Que esta pasando aqui? ¿Volvemos a la década de 1960 y al apogeo del movimiento psicodélico?

En primer lugar, es importante darse cuenta de que muchas drogas terapéuticas pueden ser mal utilizadas como drogas recreativas. Dos ejemplos son las anfetaminas (que se usan para tratar el TDAH grave) y los opiáceos (que se usan para tratar el dolor). Las drogas que influyen en el cerebro pueden ser beneficiosas (pero no necesariamente sin riesgos) cuando se usan para las condiciones médicas apropiadas, pero pueden ser peligrosas si se abusan o se usan de manera recreativa. Además, la misma droga puede tener efectos muy diferentes dependiendo de cómo se administre. Ciertos medicamentos orales similares a las anfetaminas pueden ser útiles para el TDAH, pero cuando el mismo medicamento se disuelve e inyecta, tiene un enorme potencial para la adicción y los efectos adversos. Se pueden hacer declaraciones similares sobre varios analgésicos opiáceos. Dependiendo del medicamento, puede ser difícil determinar si el beneficio general del uso terapéutico supera los efectos perjudiciales del uso recreativo.

¿Por qué hay interés en los usos terapéuticos de drogas como el éxtasis y la ketamina? Durante la última década, no ha habido mucho progreso en el desarrollo de nuevos enfoques farmacológicos para las enfermedades psiquiátricas. Las compañías farmacéuticas se han concentrado principalmente en el desarrollo de medicamentos que funcionan de manera similar a los medicamentos actualmente disponibles. Por lo tanto, la mayoría de los medicamentos "nuevos" son solo ligeramente diferentes de los medicamentos más antiguos. Además, invertir dinero en nuevas ideas es arriesgado y las empresas pueden no estar dispuestas a destinar recursos importantes a empresas arriesgadas, especialmente aquellas que no proporcionarían ingresos significativos durante una década o más.

Con base en la investigación con animales, los científicos de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) han estado examinando si las drogas que alteran los efectos del glutamato, un neurotransmisor cerebral común e importante, tienen efectos beneficiosos en los trastornos psiquiátricos. Los esfuerzos recientes se han centrado en los efectos de la ketamina, un fármaco que actúa bloqueando los efectos del glutamato sobre un tipo particular de receptor (llamado receptor NMDA). En un estudio pequeño, estos investigadores encontraron que la ketamina puede aliviar los síntomas de la depresión temporalmente en pacientes resistentes al tratamiento. Este estudio ha despertado un interés considerable y estudios más rigurosos en curso. Además, un informe reciente sugiere que la ketamina puede disminuir temporalmente los síntomas de la depresión bipolar.

Recientemente, otro grupo de investigadores, algunos de los cuales están afiliados a una organización sin fines de lucro llamada Asociación Multidisciplinaria de Estudios Psicodélicos (MAPS), demostró que la MDMA (3,4-metilendioximetanfetamina, éxtasis) puede tener efectos beneficiosos clínicamente significativos en el alivio de los síntomas de PTSD cuando se usa junto con psicoterapia. MAPS financió este estudio publicado. Los participantes de la investigación fueron en su mayoría mujeres que sufrieron de trastorno de estrés postraumático que se desarrolló después de que fueron víctimas de crímenes violentos. Alrededor del 40% de los participantes voluntarios tuvieron exposición previa al éxtasis.

¿Qué es el éxtasis? Se trata de una droga ilícita, de abuso recreativo, que se dice que aumenta la energía, aumenta la empatía y disminuye la actitud defensiva y la agresividad. La investigación sugiere que influye en el sistema de serotonina del cerebro y en el sistema de oxitocina del cerebro. La oxitocina es una hormona que influye en varios comportamientos, incluida la vinculación social. Existen pocos o ningún estudio riguroso de los riesgos a largo plazo del éxtasis; la mayoría de los datos son anecdóticos o se basan en un pequeño número de sujetos.

Entonces, ¿debería la comunidad científica descartar este informe del uso potencial del éxtasis en el TEPT porque el éxtasis es una droga callejera, o porque una de las misiones del patrocinador del estudio es desarrollar drogas psicodélicas para uso clínico, o porque el diseño del estudio tiene Debilidades? ¿O debería la comunidad científica considerar la posibilidad de que drogas como el éxtasis puedan tener un potencial terapéutico? ¿Hay suficiente señal de este estudio para argumentar a favor de un estudio más amplio y bien diseñado realizado por investigadores clínicos que no están afiliados a MAPS? Estamos en medio de una explosión de veteranos que regresan de varios frentes de batalla con trastorno de estrés postraumático severo. Muchas de estas personas también están luchando contra la depresión y el abuso de sustancias. A pesar de que este estudio piloto involucró el TEPT vinculado a crímenes violentos y no a traumas relacionados con la guerra, ¿valdría la pena diseñar un estudio cuidadoso que involucre a los veteranos de guerra? ¿Podría ser financiado por el VA o por los Institutos Nacionales de Salud? Si es terapéuticamente útil, ¿cuáles son los riesgos a largo plazo de este agente?

¿Cómo jugará la política en tal discusión? Aunque existe la posibilidad de que el éxtasis beneficie a las personas con TEPT crónico, ¿cuál sería la consecuencia política de que se gasten los dólares federales en investigación para probar una droga de abuso recreativo en veteranos que sufren de trastorno de estrés postraumático grave?

La investigación adicional sobre el éxtasis está siendo apoyada por MAPS. ¿En qué punto deberían los resultados de este trabajo desencadenar los intereses de otros científicos y cómo obtendrían fondos para estudiar la posibilidad de que los medicamentos que influyen tanto en la serotonina como en la oxitocina puedan ayudar a las personas con TEPT grave? ¿Sería útil un estudio de oxitocina en el tratamiento del PTSD? ¿Cuántas repercusiones políticas se producirían si el gobierno decidiera financiar estudios de éxtasis? Estas son preguntas interesantes sin respuestas fáciles.

Esta columna fue coescrita por Eugene Rubin MD, PhD y Charles Zorumski MD.

Related of "Posibles nuevos usos terapéuticos para drogas recreativas"