Por qué elige peleas con su pareja y cómo detenerse

5 maneras de poner fin a la lucha con tu pareja.

Dmytro Zinkevych/Shutterstock

Fuente: Dmytro Zinkevych / Shutterstock

“Te amo. Entonces, ¿por qué peleamos tanto? ” Este dilema es el que enfrentan la mayoría de las parejas, lo que las lleva a cuestionar todo, desde su realidad hasta su relación con la racionalidad del amor en sí. Después de todo, ¿no es normal cierta discusión? Una encuesta reciente encontró que las parejas argumentan un promedio de aproximadamente siete veces al día. Sin embargo, solo porque la lucha puede ser común no significa que sea inevitable. Tener interacciones hostiles repetidas con la persona que supuestamente amamos crea sufrimiento y angustia emocional para ambas partes. Hay mucho que podemos aprender que explica por qué caemos en un ciclo innecesario de peleas y cinco maneras importantes en que podemos romper este ciclo.

Podemos empezar por tener un poco de autocompasión. Muchos de nosotros somos más abiertos y vulnerables con nuestra pareja que con cualquier otra persona, así que tiene sentido que seamos más reactivos con ellos y más afectados por sus respuestas. Sin embargo, a lo que reaccionamos a menudo es más profundo que lo que sucede en la superficie. Todos tenemos experiencias impactantes e historias de apego únicas que dan forma a nuestro comportamiento, así como nuestras expectativas sobre cómo funcionan las relaciones. Debido a esto, no venimos exactamente a nuestras relaciones adultas con una pizarra limpia. De hecho, los estudios han demostrado que cuando nos activamos con una pareja romántica, se liberan los mismos neuroquímicos que cuando éramos niños los activaban nuestros padres. Rara vez nos damos cuenta, pero a menudo estamos reaccionando a nuestro compañero en base a emociones agitadas de nuestro pasado.

Gran parte de nuestra ira proviene de nuestro pasado.

Como niños, formamos defensas y adaptaciones para hacer frente a nuestro entorno. El problema es que llevamos estos patrones con nosotros a situaciones y relaciones en las que ya no nos sirven. Cerrarnos y mantenernos a nosotros mismos puede haber sido una buena forma de sobrevivir en nuestra familia, pero puede causar problemas cuando intentamos comunicarnos abiertamente con nuestra pareja. Ser terco y defendernos a nosotros mismos puede haber sido una defensa necesaria contra un padre enojado o castigador, pero esta respuesta puede ser inapropiada para una pareja que simplemente ofrece comentarios.

Todos nosotros tenemos una “voz interior crítica” que se forma a partir de actitudes e interacciones negativas en nuestro desarrollo. Esta “voz” es como un cruel entrenador interno que interpreta el mundo que nos rodea, y puede ser mucho más fuerte cuando nos activamos emocionalmente. También es particularmente activo cuando se trata de nuestras relaciones más cercanas. Puede exacerbar y exagerar las situaciones, lo que intensifica nuestras respuestas y conduce a más conflictos. Por ejemplo, un pequeño comentario de nuestra pareja puede traducirse en una crítica general cuando lo escuchamos a través de nuestra crítica interna (es decir, “Esa es la segunda vez que me recordó nuestros planes el viernes por la noche. ¿Cree que soy una idiota?”) . Una acción insignificante puede verse como un gran gesto (es decir, “No me invitó a esa fiesta de trabajo. Está avergonzado por mí”).

Tomando medidas para romper tus peleas.

Es posible interrumpir el patrón de lucha en el que caen muchas parejas. Tomar las siguientes acciones lo ayudará a usted y a su pareja a relacionarse de manera respetuosa, sensible y compasiva, al tiempo que aborda los problemas difíciles que inevitablemente surgirán entre usted.

1. Centrarse en lo positivo. Como seres humanos, estamos diseñados para buscar el peligro. Como resultado, cuando experimentamos rupturas en nuestras relaciones tempranas, nos mantenemos en alerta máxima por otras conductas negativas. Nuestra voz interior crítica nos mantiene alerta al advertirnos que nuestra pareja nos va a lastimar o decepcionar nuevamente.

Podemos contrarrestar nuestras expectativas negativas y nuestros temores en torno a la intimidad cambiando nuestro enfoque de lo que nuestro socio hace mal a lo que hace bien. Podemos lograr esto haciendo hincapié en lo que estamos agradecidos en nuestra pareja y expresando nuestra gratitud hacia ellos. Puede parecer que es difícil dejar ir las cosas, pero puede ignorar las “voces” que están señalando “pero él dijo esto” y “pero ella hizo eso”. Rechace la visión negativa de su pareja que pone su voz interior crítica adelante.

2. Relacionarse con su pareja en el presente. Debido a que nuestras relaciones más cercanas provocan emociones de nuestro pasado, es muy probable que proyectemos esas emociones en nuestra pareja. Por ejemplo, podemos sentirnos criticados o controlados fácilmente, porque así es como alguien se relacionaba con nosotros cuando éramos niños. Un pequeño comentario puede hacer que nos sintamos atacados, porque aprovecha los viejos ataques contra nosotros mismos, y luego respondemos de manera mucho más defensiva o combativa de lo que lo haríamos de otra manera.

Cuando reconocemos esta dinámica, podemos desafiar las distorsiones de nuestro pasado y relacionarnos con nuestro compañero en nuestra vida actual. Podemos llegar a conocer las imágenes familiares de nuestra historia o las formas en que alguna vez nos vieron. Podemos cuestionar las “voces” que continúan advirtiéndonos (es decir, “¡Mira, esto es lo que sucede cada vez que te acercas!”; “Siempre fuiste desagradable”; etc.). Podemos estar abiertos a la idea de que es posible que no estemos viendo a nuestro socio con precisión y nos acerquemos a él con curiosidad e interés. Podemos tratar de ver las cosas desde el punto de vista de nuestro compañero y comprender cómo se sienten.

Una mujer dio el ejemplo de que cuando su esposo se ofreció a cuidar a sus hijos para que pudiera hacer ejercicio, lo escuchó diciendo: “No te ves bien. Deberías entrenar ”. Ella respondió bromeando:“ Oh, ¿eso es un indicio? ”. A su vez, su esposo escuchó su propia voz interior crítica y dijo:“ ¿Ves? Ni siquiera puedes hacer una cosa buena sin que ella salte por tu garganta. Ella es tan egocéntrica “. Antes de que lo supieran, estaban discutiendo sobre lo que de otra manera podría haber sido una interacción amable y simple.

Cuando hablaron de ello más tarde, la mujer reconoció que era demasiado sensible a cualquier comentario sobre su cuerpo, ya que había sido criticada por su apariencia. Su esposo se sentía particularmente sensible a ser mal entendido basándose en su propia historia de tener una madre que a menudo se sentía fácilmente criticada. En este caso, dar sentido a sus historias únicas ayudó a ambos socios a separarlo de su experiencia en tiempo real. Esto los llevó a una comprensión más profunda que iba más allá de su interacción pequeña.

3. Tomar pausa en lugar de reaccionar. Como he mencionado, nuestra interpretación de nuestra interacción con nuestro compañero a menudo se basa en viejas actitudes o sentimientos, pero antes de que podamos cuestionar o dar sentido a la intensidad de nuestra reacción, nos dirigimos a las razas y luchamos. Las parejas pueden resolver conflictos si pueden tomarse el tiempo para examinar lo que realmente está sucediendo. A menudo, las parejas reaccionan con una emoción instintiva que luego desencadena a la otra persona. Si podemos tomarnos un momento para hacer una pausa y reflexionar, podemos evitar gran parte de la maldad que surge en una pelea. En lugar de ser reactivos, podemos ser curiosos. ¿Qué nos puso en marcha? ¿Es nuestra ira similar a la ira que sentimos como un niño? ¿Cuáles son las “voces” que nos están entrenando y alimentando nuestra ira? ¿Por qué nuestra pareja reacciona como es? ¿Qué pasa con ellos?

4. Invitar a una comunicación abierta y honesta. Podemos hacer un esfuerzo para mantener abiertos los canales de comunicación resistiendo la reacción instintiva de defendernos cuando nos sentimos atacados. Podemos intimidar o silenciar a nuestro compañero al estar a la defensiva, cuando nuestro objetivo debe ser invitar a comentarios. Nuestras reacciones defensivas son impulsadas por las “voces” que nos llevan a malinterpretar o malinterpretar a nuestra pareja debido a nuestras propias ideas incrustadas y nuestra mayor sensibilidad (es decir, “Él está diciendo que eres estúpido”; “Ella piensa que eres un perdedor”) .

Podemos ignorar estas “voces” y permanecer indefensos y comprometidos mientras hablamos y escuchamos a nuestro compañero. Cuando estamos abiertos, podemos aprender formas reales de lastimarnos y afectarnos mutuamente, y conocemos mejor a la otra persona. Esto no significa que siempre tengamos que estar de acuerdo con nuestro socio, pero estar abiertos a ellos y con ellos invita a un nivel de vulnerabilidad que nos permite sentirnos unos a otros y acercarnos más.

5. Habla sobre tus sentimientos. Cuando nos resistimos a admitir lo que sentimos o a pedir lo que queremos, estos sentimientos se acumulan. Podemos guardar silencio sobre estas cosas, pero esperamos que nuestra pareja sepa de manera intuitiva lo que necesitamos, lo que nos hace sentirnos victimizados y decepcionados crónicamente. Cuando nos enfrentamos a nuestro compañero, puede provenir de un lugar irracional en el que tienen problemas para envolver su cabeza. Podemos desafiar las “voces” que nos recomiendan mantener nuestros sentimientos en secreto (es decir, “No molestes a nadie con lo que quieres”; “¡A nadie le importa cómo te sientes!”). En lugar de cerrar o explotar, podemos buscar mantener un flujo constante de comunicación honesta y vulnerable sobre lo que sentimos y lo que queremos. Este tipo de comunicación a menudo suaviza a nuestro socio y nos mantiene en la misma página.

Tanto la forma en que percibimos a nuestro compañero como la forma en que respondemos a ellos se filtran a través de las expectativas y experiencias de nuestro pasado. Desafortunadamente, cuanto más agitados estamos en un nivel primario, más reactivos tendemos a ser en el momento. Es por eso que, cuando se trata de pelear con nuestro compañero, es tan valioso entender nuestros factores desencadenantes y separar lo que está sucediendo de lo que está sucediendo dentro de nosotros. Cuando hacemos una pausa y cuestionamos nuestra reacción, podemos ordenar lo que realmente pensamos, sentimos y queremos, en lugar de sumergirnos ciegamente en una discusión que puede dañar nuestra relación.

Al desafiar nuestras tendencias que llevan a más peleas y menos cercanía, podemos cambiar la dinámica en nuestra relación. Podemos echar un vistazo honesto a nuestros patrones y entender sus raíces, lo que nos ayudará a comenzar a liberarnos del ciclo ya dejar de pelear en nuestra relación romántica. Puede ser un desafío cambiar las defensas fundamentales que una vez nos protegieron, pero cuando valoramos y en última instancia amamos a nuestra pareja, ciertamente vale la pena luchar por crear una relación amable y compasiva.

Únase a la Dra. Lisa Firestone para el seminario web, “Cómo ser más amoroso”.

  • Autocompasión en la enfermedad crónica
  • ¿Es la persecución de la felicidad lo más inteligente que se debe hacer?
  • ¿El Internet rompió el amor?
  • Charla con uno mismo
  • 3 preguntas que pueden cambiar la forma en que te sientes sobre el sexo
  • El poder magnético del narcisista puede atraerlo fácilmente
  • ¿Puede un mayor control en tu vida significar felicidad?
  • Lo que piensas, y dices, es crucial para la vida de tu hijo
  • 5 Mitos de depresión que debemos cerrar hoy
  • Cinco libros para ayudarte a anclarte en tiempos inciertos
  • Una solución rápida para el narcisismo y la depresión también
  • Es la universidad necesaria?
  • 3 Cosas que decir cuando hablas contigo mismo
  • ¿Por qué su socio narcisista siempre le culpa?
  • ¿Qué es auténtico para usted en una decisión médica?
  • ¿Puede un mayor control en tu vida significar felicidad?
  • Silencio negativo de auto-conversación en solo 5 minutos al día
  • Empoderarte para conquistar una adicción
  • Cómo hacer una lluvia de ideas con tus hijos para una diversión familiar fresca
  • Una solución rápida para el narcisismo y la depresión también
  • ¿Qué está arruinando tu vida sexual?
  • El enfoque científico para mantener las resoluciones de año nuevo
  • Dejar el juego de la culpa
  • 4 formas de elegir un socio mejor
  • Cómo dejar de reaccionar exageradamente a tu pareja
  • De Mindless Din a Deep Mindfulness
  • ¿Eres fiel a ti mismo?
  • Siete estrategias innovadoras para alcanzar tus metas
  • ¿Es la persecución de la felicidad lo más inteligente que se debe hacer?
  • 5 maneras de sentirse más cerca de su pareja
  • Cómo enamorarse de tu pareja
  • Enseñando el autocontrol de los niños
  • Charla con uno mismo
  • 3 Cosas que decir cuando hablas contigo mismo
  • El enfoque científico para mantener las resoluciones de año nuevo
  • Cómo dejar de comer compulsivamente en tres pasos inusuales