¿Por qué pensamos que está bien burlarse de las personas con sobrepeso?

Para bien o para mal, dependiendo de su punto de vista, nuestra sociedad se ha vuelto más políticamente correcta. Al menos en entornos públicos, ya no se considera apropiado ni recomendable burlarse de alguien por motivos de raza, sexo, orientación sexual y origen étnico. El tamaño corporal y la edad, sin embargo, continúan siendo temas aceptables para que los comics los exploten.

Lo que distingue a la discriminación por edad del exceso de peso es que si vivimos lo suficiente, todos podemos ser víctimas de nuestros propios prejuicios. Esto le da a la discriminación por edad una cualidad un tanto contraproducente porque inevitablemente significa que comenzaremos a menospreciarnos a nosotros mismos y a nuestros compañeros de la misma edad con el paso del tiempo. Aun así, aquellos que viven lo suficiente como para convertirse en sus propios objetivos de alguna manera parecen capaces, en general, de evitar sentir el aguijón de las púas de la discriminación por edad (Whitbourne & Sneed, 2002).

Para el sobrepeso, el problema es de naturaleza diferente porque aquellos que los discriminan ven su tamaño corporal como una opción. La gente no elige envejecer (excepto vivir mucho tiempo), pero nuestra cultura obsesionada con el peso culpa al sobrepeso por elegir ser como son.

Para empeorar las cosas, el gobierno de los EE. UU. Publica regularmente pautas para un índice de masa corporal (IMC) saludable basado en el principio de que las enfermedades crónicas asociadas con el sobrepeso contribuyen a altos costos de atención médica. El gobierno conspira perpetuando la idea de que las enfermedades se pueden prevenir si solo los obesos dejan de comer tanto y se vuelven más activos. El elemento de elección, entonces, es un factor significativo para algunos, en la percepción de que las personas con sobrepeso merecen cualquier tratamiento negativo que reciban.

Sin embargo, el sobrepeso es un estado en el que las personas no necesariamente eligen o incluso desean cambiar, y al igual que la edad, las personas pueden convertirse en el blanco de su propia discriminación. Cuando lo hacen, están en la misma situación que los adultos mayores, excepto que ahora es por algo que otros creen que hicieron en lugar de porque simplemente existieron en el planeta por más años que otros.

Las actitudes negativas hacia las personas cuyo índice de masa corporal es alto se convierten en un motivo de preocupación para las personas que encajan en esta descripción, así como para las personas que encajan en la caracterización muy opuesta. La preocupación por tener un tipo de cuerpo ideal, que en nuestra sociedad es delgado para las mujeres y musculoso para los hombres, en casos extremos puede llevar a las personas a desarrollar un trastorno alimentario o convertirse en "adictas al ejercicio" que no pueden dejar de entrenar.

Es interesante reflexionar sobre la cuestión de por qué la forma y el tamaño de nuestro cuerpo tienen tanto significado social, pero parece ser una característica inevitable de la condición humana. Si no fuera así, no habría ninguna explicación de por qué gastamos tanto y trabajamos tan duro para mantener nuestra apariencia. Cualquiera que sea la causa, el hecho de que la apariencia externa se vuelva tan importante para influir en nuestra autoestima nos hace altamente vulnerables al tratamiento que menosprecia nuestra apariencia.

Que ellos "elijan" pesar más de lo que "deberían" es un elemento de la discriminación contra el sobrepeso. El suero que comen demasiado se convierte en otro elemento crucial. Su falta de control sobre los hábitos alimenticios que producen su gran forma se vincula con la creencia social de que son moralmente deficientes, presa del pecado mortal de la gula.

Las bromas "gordas" todavía pueden estar presentes, porque sus objetivos parecen ser un juego limpio. Sin embargo, no todos dicen esas bromas o las encuentran divertidas. De acuerdo con la teoría de la disposición del humor (Zillmann & Cantor, 1972), las personas encuentran que es más probable que se rían de las bromas sobre un grupo hacia el cual discriminan. Además de esto, la teoría de la comparación social descendente sugiere que podemos hacernos sentir mejor al compararnos con alguien de un estatus inferior. En nuestra sociedad obsesionada con el peso, esto hace que despreciemos el sobrepeso.

Los psicólogos sociales Jacob Burmeister y Robert Carels, de Bowling Green State University (2015) creen que las influencias de las actitudes antinaturas al ver las bromas pesadas como divertidas son similares a las influencias sexistas en las bromas sobre las mujeres. Cuando pones el género junto con el peso, las bromas pueden volverse aún más viciosas porque combinan estas dos potentes fuentes de discriminación.

La televisión y las películas se dirigen desproporcionadamente a adultos con sobrepeso, según la revisión de los estudios realizada por Burmeister y Carels. Incluso los videos de YouTube, apuntan, comúnmente apuntan a la sobrepeso, al igual que los comentarios hechos por los espectadores a estos videos. Para determinar qué factores influyen en las percepciones de los chistes relacionados con el peso, los psicólogos de Bowling Green midieron si las personas con actitudes antigrasa encontrarían tal humor más divertido. También probaron la reacción opuesta de estar disgustados u ofendidos por tales chistes.

Una muestra en línea de 501 adultos (promedio de edad de 31 años, 62% de mujeres) vio 7 videoclips tomados de programas de televisión populares y películas que mostraban a los personajes con sobrepeso como adecuados a los estereotipos comunes de ser vagos, poco atractivos y poco inteligentes. Después de ver cada uno, los participantes los calificaron en varias dimensiones, tales como la diversión, ofensiva y perjudicial. También calificaron cómo el clip les hizo sentir (por ejemplo, feliz o molesto). Para medir las actitudes contra la grasa, Burmeister y Carels pidieron a los participantes que se calificaran a sí mismos en los ítems que caían en las dimensiones de aversión, falta de fuerza de voluntad y miedo a engordar. Finalmente, los participantes declararon su grado de creencia en los estereotipos sobre las personas con sobrepeso (por ejemplo, glotón e inseguridad). Además de obtener información sobre edad y sexo, el equipo de investigación también solicitó a los participantes que informaran sus IMC.

Los hallazgos, en primer lugar, respaldaron la teoría de la disposición del humor de que las personas con actitudes antigrasas encontrarían más graciosos los videos que retratan a las personas con sobrepeso. Sin embargo, cuanto mayor es su IMC, menos gracioso encuentran las bromas (aunque no más ofensivas). Creer que la incapacidad de controlar su alimentación es la causa de su alto peso corporal se asoció, además, con sentirse menos ofendido por el humor que se les dirige. En otras palabras, si lo trajiste a ti mismo, entonces "mereces" ser ridiculizado. Por extraño que parezca, programas como "The Biggest Loser" podrían reforzar la creencia de que las personas pueden controlar completamente su peso y, por lo tanto, es más fácil discriminar a aquellos que, al parecer, no pueden.

No es divertido ser el blanco de las bromas groseras de nadie, y aunque el estudio de Burlmeister y Carels no midió las reacciones a las burlas del peso, podemos suponer que hace la vida mucho más difícil para un grupo de personas que ya saben que re estigmatizado por su cultura.

Puede que siga riendo en el futuro con chistes basados ​​en grasa, pero tal vez lo piense dos veces antes de hacer uno usted mismo. El humor desagradable solo perpetúa los estereotipos negativos y puede tener la desafortunada consecuencia de hacer que las mismas personas que son blanco de los ataques adopten hábitos de salud más pobres que mejores.

Para su propia realización, y la de las personas que conoce, independientemente del peso de cualquier persona, considere adoptar un enfoque menos crítico y más abierto de mente. El humor puede ser una excelente forma de comunicarse, especialmente cuando se usa para alcanzar objetivos positivos.

Sígueme en Twitter @swhitbo para obtener actualizaciones diarias sobre psicología, salud y envejecimiento. Siéntase libre de unirse a mi grupo de Facebook, "Cumplimiento a cualquier edad", para analizar el blog de hoy o para hacer más preguntas sobre esta publicación.

Copyright Susan Krauss Whitbourne 2015

Referencias

Burmeister, JM, & Carels, RA (2015). Humor relacionado con el peso en los medios: Aprecio, disgusto y actitudes antigas. Estigma y salud, 1 (S), 92-107. doi: 10.1037 / 2376-6972.1.S.92

Whitbourne, SK, y Sneed, JR (2002). La paradoja del bienestar, los procesos de identidad y la amenaza del estereotipo: el envejecimiento y sus posibles relaciones con el yo en la vida posterior. En TD Nelson (Ed.), Ageism: estereotipos y prejuicios contra las personas mayores. (pp. 247-273): The MIT Press.

Zillmann, D., y Cantor, JR (1972). Direccionalidad del dominio transitorio como una variable de comunicación que afecta la apreciación del humor. Revista de Personalidad y Psicología Social, 24, 191-198. http://dx.doi.org/10.1037/h0033384

Related of "¿Por qué pensamos que está bien burlarse de las personas con sobrepeso?"