Por qué nuestros cubículos nos hacen miserables

bikeriderlondon/Shutterstock
Fuente: bikeriderlondon / Shutterstock

Pregúntele al CEO medio cómo optimizar un espacio de trabajo, y puede sugerirle que consulte con un diseñador de interiores. Haga la misma pregunta a un psicólogo evolutivo y lo dirigirá a un conjunto muy diferente de expertos: nuestros ancestros ancestrales.

Los psicólogos evolutivos argumentan que muchas de nuestras preferencias de diseño actuales se remontan a nuestra historia compartida en la sabana. Nos atraen, argumentan, los entornos que promovieron nuestra supervivencia como cazadores-recolectores, y nos sentimos incómodos en situaciones que hubieran puesto en riesgo a nuestros antepasados. Tales preferencias son en gran parte inconscientes; simplemente experimentamos entornos seguros tan placenteros y peligrosos como repelentes, sin poder identificar exactamente por qué.

Un ejemplo: la mayoría de nosotros instintivamente disfrutamos sentados en lugares protegidos que tienen vistas a áreas extensas como parques y océanos. Piensa en la propiedad frente al mar (o apartamentos con vista a Central Park). En el pasado, el deseo de entornos que ofrecieran seguridad y una vista de nuestro entorno nos mantuvo con vida y bien posicionados para encontrar nuestra próxima comida. Las ubicaciones que ofrecen perspectivas y refugio son intrínsecamente agradables, mientras que las áreas que nos niegan refugio o una vista tienden a generar incomodidad .

Ya no necesitamos estas características para poder sobrevivir, pero no podemos evitar preferirlas.

La investigación de imágenes cerebrales demuestra la naturaleza profundamente arraigada de estas preferencias: nuestro deseo de prospecto y refugio es tan fuerte que incluso afecta nuestra percepción del arte. Un estudio de 2006 descubrió que los centros de placer del cerebro constantemente se iluminan cuando vemos paisajes, especialmente cuando su punto de vista es de refugio.

Nuestro deseo de ubicaciones seguras también explica por qué sentarse con la espalda expuesta puede hacernos sentir tensos. No nos gusta que otros se nos acerquen furtivamente y busquen minimizar las posibles amenazas. Como señala la psicóloga ambiental Sally Augustin, esta es una de las razones por las que los puestos de los restaurantes se llenan más rápidamente que las mesas independientes. El folclore de la mafia dice que es mejor sentarse de espaldas a la pared. Parece que nuestros antiguos antepasados ​​sintieron lo mismo.

Otra visión evolutiva: somos más felices cuando estamos cerca del aire libre. Como cazadores-recolectores, estar afuera era esencial para nuestra supervivencia. Significaba proximidad a comida, agua y otras personas. Y un extenso cuerpo de trabajo revela que la naturaleza es esencial para el funcionamiento psicológico. Un estudio de 1984, por ejemplo, encontró que los pacientes requieren menos analgésicos y menos días para recuperarse de la cirugía cuando se los asigna a una habitación con vista a los árboles. Según los investigadores, las escenas de la naturaleza reducen nuestra ansiedad y disminuyen la tensión muscular, lo que ayuda a nuestros cuerpos a sanar.

Tener una vista del aire libre también ha demostrado promover el rendimiento en el lugar de trabajo. Los empleados que se sientan cerca de una ventana son mejores para concentrarse en la tarea, mostrar mayor interés en su trabajo e informar más lealtad a su empresa. Un estudio de 2003 descubrió que cuando los empleados del centro de llamadas -que a menudo rotan los asientos- se colocan cerca de una ventana, generan una productividad adicional de $ 3,000 por año. La investigación incluso sugiere que la cantidad de luz solar directa que ingresa a una oficina puede predecir confiablemente el nivel de satisfacción del empleado en el lugar de trabajo.

¿De qué se trata el acceso a la naturaleza que nos hace sentir mejor?

Algunos expertos creen que la exposición a la luz solar natural juega un papel importante. La luz del día regula nuestros ritmos circadianos, afectando el funcionamiento de nuestros cuerpos. Privados de la luz solar, experimentamos un desequilibrio en la serotonina y la melatonina, lo que altera nuestra capacidad para dormir bien y comprometer nuestro sistema inmunológico. A saber, un estudio de 2013 encontró que los empleados cuyas oficinas tienen ventanas duermen un promedio de 46 minutos más por noche que los que trabajan en habitaciones sin ventanas. Otro estudio del mismo año descubrió que después de que los rayos del sol golpean nuestra piel, nuestros cuerpos liberan óxido nítrico, un compuesto que dilata los vasos sanguíneos y disminuye nuestra presión arterial.

Otros creen que los beneficios se extienden más allá de lo fisiológico. Varios investigadores argumentan que los entornos naturales son cognitivamente rejuvenecedores y nos ayudan a restaurar nuestros recursos mentales. A diferencia de la abrumadora estimulación que a menudo encontramos en el trabajo, en la que con frecuencia nos inundan llamadas, correos electrónicos y mensajes de texto durante horas y horas, los escenarios naturales atraen nuestro interés pero exigen muy poca atención. Tenemos la libertad de dejar vagar nuestras mentes, dándonos cuenta tanto o tan poco como nos gusta, entrando en un estado que los psicólogos llaman "fascinación suave". El resultado es una elevación en el estado de ánimo y una energía mental renovada que mejora nuestra memoria y mejora creatividad.

Los estudios demuestran que la mera presencia de plantas también puede proporcionar beneficios sorprendentemente grandes. Los empleados de oficina informan que se sienten más saludables y con más energía cuando su lugar de trabajo presenta plantas vivas y flores frescas. Un estudio de 2011 descubrió que la asignación aleatoria de participantes a salas con plantas de interior llevó a un rendimiento significativamente mejor en tareas que requieren atención y concentración sostenida.

Cuando las vistas y las plantas no están disponibles, incluso los recordatorios de la naturaleza parecen ayudar. La investigación sugiere que el acceso a acuarios y chimeneas nos tranquiliza y nos abre a conectarnos con los demás. Fotos de paisajes nos hacen menos ansiosos. Una breve exposición al azul y al verde, colores siempre presentes en ambientes fértiles ricos en vegetación, agua y alimento, nos hacen sentir seguros y mejorar nuestra producción creativa.

No es difícil para el psicólogo evolutivo ver por qué tantas oficinas no logran involucrar a sus empleados. Privar a la gente de la luz del sol, restringir sus puntos de vista y sentarlos con la espalda descubierta no es una receta para el éxito; es una receta para la ansiedad crónica. Para el caso, también lo es colocar a los trabajadores en habitaciones amplias, inundarlos de estimulación y no proporcionarles un área de refugio donde puedan recuperarse de la fatiga de la atención.

Tendemos a suponer que la participación de los empleados se trata del trabajo , siempre que proporcionemos a las personas con talento tareas desafiantes y las herramientas para sobresalir, serán felices. Pero esa fórmula es incompleta. Nuestra mente responde a las señales en nuestro entorno. Y cuanto menos cómodos nos sentimos mientras hacemos nuestro trabajo, menos recursos cognitivos tenemos disponibles.

Esta es la razón por la cual el diseño finalmente importa. Es porque involucrar a los empleados se trata de crear un entorno que coloque a las personas a hacer su mejor trabajo. El paleolítico puede haber desaparecido hace mucho tiempo, pero aún puede enseñarnos algunas cosas cuando se trata de diseñar un mejor lugar de trabajo.

The Best Place to Work
Fuente: El mejor lugar para trabajar

Este es un extracto de The Best Place to Work: El arte y la ciencia de crear un lugar de trabajo extraordinario (Penguin Random House / Perigee) por Ron Friedman, Ph.D., disponible en Amazon y Barnes and Noble.

Conéctese con Ron Friedman, Ph.D. en Twitter @ronfriedman.

Para recibir un correo electrónico la próxima vez que publique, haga clic aquí.

Related of "Por qué nuestros cubículos nos hacen miserables"