¿Por qué los estudiantes universitarios de hoy son tan emocionalmente frágiles?

Goggle images labeled for reuse
Fuente: imágenes de Goggle etiquetadas para su reutilización

Los años universitarios han sido tradicionalmente un tiempo para que los jóvenes sean desafiados por nuevas ideas, aprendan a pensar críticamente y asuman una mayor responsabilidad por sus vidas, ya que asumen su papel como ciudadanos adultos. Desafortunadamente, los últimos años han sido testigos de altos niveles de dependencia emocional, ansiedad y depresión entre los estudiantes universitarios estadounidenses (American College Health Association, 2008; Michael et al, 2006; Twenge, 2000; Twenge, Zhang, y Im, 2004).

Los libros recientes han identificado una razón para estos problemas: el daño psicológico causado por el exceso de control de los padres. La maestra de escuela secundaria Jessica Lahey y Julie Lythcott-Haims, ex decana de asesoría de pregrado en Stanford, describen los efectos adversos de los padres que controlan. El editor de psicología Today , Hara Estroff Marano, escribió que esa crianza "es probablemente el factor más importante que contribuye al fuerte aumento de los problemas de salud mental entre los jóvenes y la propensión de los niños de hoy a permanecer atrapados en la adolescencia interminable" (2008, p. 3).

Los padres que sobrepasan el control aman a sus hijos y quieren protegerlos de lo que ven como un mundo cada vez más peligroso. Así que los empaquetan frenéticamente para tener éxito, protegiendo a sus hijos del fracaso mientras los presionan para sobresalir, hacer su tarea, tomar sus decisiones y administrar sus vidas. Sin embargo, estos padres pueden estar privando a sus hijos del desarrollo esencial del cerebro, saboteando su capacidad para pensar por sí mismos y desarrollar las habilidades cognitivas que necesitan para tener éxito en la vida.

Los años universitarios coinciden con un período sensible de desarrollo cerebral (Casey, Jones y Hare, 2008). Desde finales de la adolescencia hasta principios de los años veinte, nuestros cerebros desarrollan sus conexiones adultas. Las vías neuronales activas se fortalecen mientras que las que no se usan se eliminan. Un alto grado de control personal activa la corteza prefrontal, (Shapiro et al, 1995), mientras que el bajo control personal activa las áreas límbicas subcorticales, lo que lleva a una mayor ansiedad y aumenta los niveles de cortisol (Mineka, Gunnar y Champoux, 1986; Sapolsky, 1989). Los niveles altos de cortisol afectan la corteza prefrontal y el hipocampo, comprometiendo las redes neuronales esenciales para la motivación, la atención enfocada, la memoria de trabajo, la regulación de la respuesta, la flexibilidad conductual y el aprendizaje dirigido por objetivos (Cerneria et al., 2007; Numan, 1978) .

Los estudiantes criados por padres que controlan en exceso tienen dificultades para enfrentar los desafíos de la vida universitaria porque se les ha negado la oportunidad de desarrollar una función cognitiva apropiada para su edad. Inseguros, confundidos y emocionalmente frágiles, experimentan alta ansiedad y estrés crónico, lo que debilita aún más su capacidad cognitiva. Como ha demostrado la investigación en mi laboratorio, carecen de optimismo y esperanza: la capacidad de establecer objetivos, hacer planes y cumplir (Dreher, Feldman y Numan, 2014). Experimentan mayores dificultades de angustia y de adaptación, y exigen abrumadoramente a los centros de asesoramiento universitario. Y su inmadurez emocional es una causa importante de preocupación, no solo por su salud y bienestar futuros, sino también por el futuro de este país.

¿Cómo podemos revertir esta tendencia insalubre? Permitiendo que nuestros niños aprendan, apoyando su desarrollo cerebral con agencia y autonomía apropiadas para su edad. Marano (2008) ofrece consejos estratégicos en su libro, que incluyen:

  • Juego sin estructura
  • Cenas familiares al menos cinco noches a la semana
  • Honesto elogio y honesta crítica
  • Animar a los niños a resolver problemas y enfrentar los desafíos
  • Dándoles una mayor responsabilidad.

Referencias

American College Health Association. (2008) Informe de datos del grupo de referencia de la American College Health Association-National College Health Assessment Spring 2007 (abreviado). (ACHA-NCHA). Journal of American College Health, 56 , 469-480.

Arnsten, AFT (2009). Vías de señalización de estrés que deterioran la estructura y la función de la corteza prefrontal. Nature Reviews Neuroscience, 10, 410-422.

Casey, BJ, Jones, RM & Hare, TA (2008). El cerebro adolescente Anales de la Academia de Ciencias de Nueva York, 1124, 111-126.

Cerqueira, JJ, Mailliet, F., Almeida, OFX, Jay, TM, y Sousa, N. (2007). La corteza prefrontal como un objetivo clave de la respuesta desadaptativa al estrés. The Journal of Neuroscience, 27, 2781-2787.

Dreher, DE, Feldman, DB, y Numan, R. (2014). Controlar la encuesta de padres: medir la influencia del control parental en el desarrollo personal de los estudiantes universitarios. College Student Affairs Journal, 32 , 97-111.

Lahey, J. (2015). El regalo del fracaso: cómo los mejores padres aprenden a soltar para que sus hijos puedan tener éxito. Nueva York, Nueva York: HarperCollins.

Lythcott-Haims, J. (2015). Cómo criar a un adulto: Libérese de la trampa de la sobrepaternidad y prepare a su hijo para el éxito. Nueva York, NY: Henry Holt & Company.

Numan, R. (1978). Mecanismos límbico-corticales y control de respuesta: una revisión teórica. Fisiological Psychology, 6, 445-470.

Marano, HE (2008). Una nación de wimps. Nueva York, NY: Broadway Books.

Michael, KD, Huelsman, TJ, Gerard, C., Gilligan, T. M, y Gustafson, MR (2006). Depresión entre estudiantes universitarios: tendencias en la prevalencia y búsqueda de tratamiento. Counselling and Clinical Psychology Journal, 3, 60-70.

Mineka, S., Gunnar, M., y Champoux, M. (1986). Control y desarrollo socioemocional temprano: monos rhesus infantiles criados en entornos controlables versus incontrolables. Child Development, 57, 1241-1256.

Sapolsky, RM (1989). El hipercortisolismo entre los mandriles salvajes socialmente subordinados se origina en el nivel CNS. Archives of General Psychiatry, 46, 1047-1051.

Shapiro, DH, Wu, J., Buchsbaum, M., Hong, C., Elderkin-Thompson, V., y Hillard, D. (1995). Explorando la relación entre tener control y perder el control de la neuroanatomía funcional dentro del estado de sueño. Psychologia, 38 , 133-145.

Twenge, JM (2000). La edad de la ansiedad? Cambio de cohorte de nacimiento en ansiedad y neuroticismo, 1952-1993. Revista de Personalidad y Psicología Social, 79, 1007-1021.

Twenge, JM, Zhang, L., y Im, C. (2004). Está fuera de mi control: un metanálisis temporal de aumento de la externalidad en el locus de control, 1960-2002. Personality and Social Psychology Review, 8, 308-319.

***********************************

Diane Dreher es autora de best-sellers, coach de psicología positiva y profesora de la Universidad de Santa Clara. Su último libro es Your Personal Renaissance: 12 pasos para encontrar la verdadera llamada de tu vida.

Visite su sitio web en www.dianedreher.com

Related of "¿Por qué los estudiantes universitarios de hoy son tan emocionalmente frágiles?"