Por qué la dignidad importa

Por qué la dignidad importa

Cuando le digo a la gente que he escrito un libro sobre la dignidad, la respuesta es siempre la misma: hacen una pausa por un momento y dicen "eso es muy importante". Cuando les pido que me digan por qué creen que es importante, el más común La respuesta es que "todos queremos ese sentimiento de autoestima". Si bien es cierto, mi experiencia es que a pesar de su atractivo universal, es un tema que rara vez se discute. Puede que no tengamos palabras para describirlo, pero todos tenemos una experiencia interna de ello.

Sabemos lo bueno que es ser visto, escuchado y reconocido por lo que somos y tratados como si importáramos. ¿Quién no disfruta el elogio de ser reconocido por hacer un buen trabajo o ser honrado por ir más allá del cumplimiento del deber? También sabemos lo que se siente ser tratado como inferior, discriminado, ignorado, incomprendido, criticado y excluido. No hay nada peor que estar en una situación en la que se te trata injustamente y no puedes hacer nada al respecto, o ser excluido de algo que significa mucho para ti. Todos somos muy conscientes de los sentimientos que acompañan estas violaciones de nuestra dignidad. Lo que no es común es sacarlos a discusión. A menudo es demasiado vergonzoso admitir que hemos sido tratados tan mal. Es por eso que decidí enfocar mi atención en asuntos de dignidad y darnos un lenguaje para sacar estos temas a la superficie para que podamos legitimar el sufrimiento que acompaña estas dolorosas experiencias humanas y hacer algo al respecto. No tenemos que vivir solo con ellos. El modelo de dignidad tiene formas de abordarlos.

Los asuntos de dignidad están en el corazón de cada interacción que tenemos a diario y ha llegado el momento de que les prestemos atención y les demos voz. Aparecen en el lugar de trabajo, en las escuelas, en el hogar, en las relaciones íntimas, en todas partes donde los seres humanos entran en contacto unos con otros. Aunque la mayor parte de mi carrera se ha dedicado a la reparación de relaciones a nivel internacional -entre partes en conflicto en todo el mundo donde abundan las violaciones de la dignidad- recientemente he pasado mucho tiempo en el mundo corporativo donde tampoco faltan indignidades . Uno de los principales problemas que he descubierto en el lugar de trabajo es que los empleados a menudo sienten que no se los trata bien, pero no tienen forma de "hablar" por temor a represalias. Me dicen que sería un suicidio profesional ir a ver a sus jefes y decirles que han violado su dignidad. El resultado final es que hay mucho resentimiento por parte de los empleados y poco deseo de extenderse más allá de lo que su trabajo requiere. Es exasperante para ellos que están siendo maltratados y que no hay forma de darle voz. Los conflictos por la dignidad son una experiencia cotidiana, pero muy pocas personas se sienten capacitadas para manejarlos. Llegan al núcleo de nuestra humanidad, dañando a esa parte de nosotros que no quiere nada más que ser valorada y vista como significativa.

Es por eso que he centrado mi atención en asuntos de dignidad. Ha llegado el momento de arrojar luz sobre algo que quizás no tengamos la valentía o el lenguaje para debatir. La vergüenza que acompaña al ser maltratados nos impide hacer lo que necesitamos para recuperarnos de las violaciones de nuestra dignidad: sacarlos a la luz pública, validarlos y brindarles la atención que merecen. No lo pensamos dos veces antes de obtener ayuda cuando tenemos una lesión física. Cuando tenemos una herida en nuestra dignidad, no hay a dónde ir; sin llamada al 911, sin sala de emergencias. Sacar el tema a la luz puede ayudarnos a todos a sanar de las muchas formas sutiles y no tan sutiles en que la indignidad ha encontrado su camino en nuestras vidas. Todos los días me recuerdo que "podemos hacerlo mejor y podemos hacerlo con dignidad".

Related of "Por qué la dignidad importa"