Por qué el orgullo no es nada de lo que estar orgulloso

Flickr image by Mike Kalasnik
Fuente: imagen de Flickr de Mike Kalasnik

"Estoy orgulloso de mí mismo por haberme graduado de la universidad y por mis logros en la vida. Me enorgullezco de ser puntual y de tener fuertes valores morales. Estoy orgulloso de mi hermosa casa y jardín ".

Estas son algunas de las cosas que podrían llenarnos de orgullo. Pero, ¿qué es exactamente el orgullo? Nos sirve o nos atrapa? ¿Cómo difiere de la dignidad?

Orgullo se deriva de la palabra francesa "prud", que es una palabra tardía del inglés antiguo que se traduce como "excelente, espléndido, arrogante, altivo". Se cree que "tener una alta opinión de uno mismo" podría reflejar la opinión anglosajona de Caballeros normandos que se autodenominaban "orgullosos".

El diccionario Merriam-Webster ofrece múltiples definiciones de "orgullo". Uno positivo es "Un sentimiento de que te respetas a ti mismo y mereces ser respetado por otros". Esto parece ser un aspecto saludable de orgullo. Pero luego está: "Un sentimiento de que eres más importante o mejor que otras personas" y "autoestima desmedida". Esto parece ser una presunción común, no tan saludable, que se refleja en declaraciones como: "Tenía demasiado orgullo de pedir ayuda "o" su orgullo le impidió admitir que estaba equivocada ".

Como el "orgullo" tiene definiciones contradictorias, puede ser aconsejable usar una palabra diferente para afirmar nuestro valor y valor.

Del orgullo a la dignidad

Podríamos creer que una autoestima saludable significa enorgullecerse de nuestros logros. Pero si el valor está vinculado a nuestros logros o autoimagen, se basa en una base frágil.

No hay nada de malo en sentir satisfacción cuando alcanzamos algún objetivo, como obtener un ascenso o comprar un automóvil nuevo. Pero si permitimos que estas cosas definan quiénes somos, nos preparamos para la miseria. Según la psicología budista, el sufrimiento se genera cuando nos aferramos demasiado a cosas que inevitablemente pasarán.

Una autoestima más genuina y estable se basa en validar, afirmar y valorarnos tal como somos. La autoestima es una función de vivir con dignidad, que existe aparte de cualquier logro. Los logros son efímeros y pueden convertirse en una trampa. Si dedicamos demasiada atención a lograr cosas más grandes y mejores para sentirnos bien, nos volvemos adictos a las fuentes externas de gratificación.

Por el contrario, la dignidad puede vivir dentro de nosotros independientemente de nuestros éxitos y fracasos. No tenemos que demostrar nada a nadie, ni siquiera a nosotros mismos. Si una empresa falla, esto no significa que seamos un fracaso. Si un intento de comunicar nuestros sentimientos a nuestro compañero fracasa, podemos sentirnos tristes, pero podemos sentirnos bien sabiendo que hicimos nuestro mejor esfuerzo. Podemos experimentar la dignidad de haber llamado para conectar o reparar una lesión en la relación. Podemos experimentar la dignidad de vivir con integridad, independientemente del resultado.

El orgullo es vergonzoso

Quizás haya una buena razón por la cual el orgullo ha sido considerado uno de los siete pecados capitales. Todos hemos sido repelidos por personas que tienen una visión inflada de su sabiduría o habilidades. Hablan excesivamente de sí mismos y raramente extienden su interés genuino hacia los demás. Se bombean y se ven como snob. Exudan una actitud que provoca la incomodidad de ser juzgado.

Tal exceso de confianza y arrogancia nos aleja. En lugar de relacionarnos como iguales, muestran una superioridad desagradable que nos hace sentir pequeños. Tienen la habilidad de hacernos sentir la vergüenza que se niegan a enfrentar dentro de sí mismos. Este contagio de vergüenza puede impulsarnos a competir con ellos o correr hacia otro lado.

El orgullo a menudo es impulsado por una pobre autoestima y vergüenza. Nos sentimos tan mal por nosotros mismos que lo compensamos sintiéndonos superiores. Buscamos los defectos de los demás como una forma de ocultar nuestras propias limitaciones. No somos tímidos para criticar a los demás como una defensa contra el reconocimiento de nuestras propias deficiencias.

El orgullo nos impide reconocer nuestras vulnerabilidades humanas. La vergüenza que impulsa el orgullo nos hace sentir incómodos al decir: "Lo siento, estaba equivocado, cometí un error". Cuando domina el orgullo, creemos que siempre tenemos la razón, lo que dificulta mantener relaciones íntimas. A nadie le gusta estar con un sabelotodo.

A medida que la luz de nuestra dignidad brilla más, nos damos cuenta de que no tenemos que ser perfectos. Mostrar vulnerabilidad y humildad invita a las personas hacia nosotros. Nos volvemos más accesibles que intimidantes. No nos vemos a nosotros mismos como mejores o peores que otros. Reconocemos que todos somos parte de la condición humana, con fortalezas y debilidades.

Es libre para mantenernos con la dignidad que proviene de ser simplemente humano. No necesitamos alcanzar la "grandeza" para tener valor y valor. Somos geniales tal como somos. Podríamos inclinarnos a buscar la excelencia porque se siente significativa, vivificante y conectada, no porque defina quiénes somos como persona.

Cuando el orgullo sustituye nuestra necesidad de mantenernos con dignidad, nos desconecta. Al afirmar nuestra dignidad humana y permitirles a los demás su dignidad, nos volvemos más disponibles para saborear nuestras vidas y disfrutar conectando con los demás como iguales. El orgullo es una carga que no necesitamos. Vivir con dignidad nos permite movernos más ligera y libremente a través de la vida.

Por favor, considere darle me gusta a mi página de Facebook y haga clic en "recibir notificaciones" (en "Me gusta") para recibir futuras publicaciones. Si te gusta este artículo, puedes apreciar mi último libro, Dancing with Fire.

John Amodeo, Ph.D., MFT, es autor de Dancing with Fire: una forma consciente de amar las relaciones, que ganó el premio Silver Independent Publisher Book 2014 en la categoría de relación. Sus otros libros incluyen The Authentic Heart y Love & Betrayal: Broken Trust in Intimate Relationships. Ha sido terapeuta matrimonial y familiar licenciado durante 35 años en el área de la Bahía de San Francisco y ha realizado talleres internacionales sobre relaciones y terapia de pareja.

Imagen de Flickr por Mike Kalasnik

© John Amodeo

Related of "Por qué el orgullo no es nada de lo que estar orgulloso"