¿Por qué consultar a un psicólogo clínico? (Parte 2)

En la Parte 1 de esta publicación, discutimos por qué alguien podría buscar una consulta con un psicólogo clínico y lo que ocurre antes de esa consulta inicial. Ahora, en la Parte 2, describiré, con cierto detalle, lo que generalmente sucede cuando un nuevo paciente y un psicólogo clínico como yo finalmente se encuentran cara a cara, o, como en algunos casos actualmente, a través de Skype o de preferencia alguna otra plataforma de video más segura. Mis propias consultas iniciales, que ocurren solo después de una revisión cuidadosa pero muy breve (y gratuita), ya sea en persona o de forma remota, generalmente toman de 75 a 90 minutos.

Stephen A. Diamond, Ph.D.
Fuente: Stephen A. Diamond, Ph.D.

Al igual que con todos los servicios de atención médica actuales, lo primero que debe hacer la persona que busca una consulta es completar el papeleo, incluida la lectura y la firma del llamado formulario HIPAA, informarle por escrito sobre privacidad y confidencialidad, etc. Una vez que los formularios han sido Completada y firmada, la persona es llevada desde el área de espera a mi sala de consulta en la planta baja de un edificio de ladrillo rojo antiguo de dos niveles ubicado incongruentemente entre los relucientes edificios de oficinas de acero y cristal que bordean el ajetreado Bulevar Wilshire de Los Ángeles. : un lugar cómodo y privado, una especie de sanctum sanctorum comparativamente tranquilo que contiene un sofá de estilo victoriano de terciopelo azul extragrande, una moderna silla de cuero color caramelo italiano acolchada y, para mí, otro escritorio contemporáneo de cuero negro y cromo de respaldo alto silla con ruedas, todo sentado sobre una colorida alfombra de estilo persa, estantes de madera incorporados con cientos de libros y diarios, una chimenea falsa con manto y los expansores Todavía, sin embargo, escritorio abarrotado en el que trabajo. Justo encima del sofá hay una gran ventana multipantalla a través de la cual solo entra la luz solar indirecta y las hojas verdes de los árboles, crujiendo contra el vidrio cuando hace viento, son visibles. A veces se pueden escuchar pájaros, como bluejays y colibríes, y algunas veces ardillas, y se los puede ver jugando en el frondoso follaje. La iluminación es deliberadamente baja, proporcionada por numerosas lámparas de diferentes estilos y tamaños. Hay algo de arte colgado en las paredes barnizadas con paneles de madera y, en una sección encima de las estanterías, una exhibición de diplomas enmarcados y mi licencia profesional. Obviamente, no todas las salas de consulta de un psicólogo clínico se parecen a las mías, dependiendo de la ubicación, el estilo, el sexo, el tipo de práctica, el tamaño y otros factores. Algunos pueden ser más espartanos o estériles, y otros más elegantes y lujosos. Pero casi todos tendrán al menos lo básico: dos o más sillas cómodas, un escritorio, un archivador y algunos adornos o diplomas / licencias en las paredes.

Durante las consultas iniciales, lo primero que hago después de presentarme es permitir que el paciente elija sentarse (no acostarse, al menos ahora y, en la mayoría de mis casos, nunca) en el sofá o la silla de cuero de gran tamaño. . Algunas veces él o ella pueden probar cada una de ellas antes de establecerse, o de vez en cuando pasar de una a la otra mitad de la sesión. A continuación, y antes de plantear cualquier otra cuestión, inmediatamente aclaro cualquier pregunta sobre el formulario HIPAA y muy brevemente reviso verbalmente la información de privacidad, recordando a los pacientes que esta es una relación confidencial médico-paciente en la que su privacidad está legalmente protegida, pero que hay límites a esta confidencialidad: si me dijeran sobre un plan para hacerse daño en el futuro inminente, tendría que tratar de evitar tal acción, incluso si eso significaba romper la confidencialidad. Si amenazan seriamente con dañar a otra persona o destruir la propiedad de alguien, tendría que notificar a las autoridades y tratar de advertir a las víctimas previstas si es identificable. Si tuvieran la sospecha razonable de que el abuso o negligencia infantil se ha producido o está teniendo lugar, se me exige legalmente, como "informante obligatorio", notificar al Departamento de Servicios para Niños y Familias. Lo mismo es cierto si tengo motivos para sospechar un abuso de adultos mayores o adultos dependientes, que requiera un informe a Servicios de Protección para Adultos. Además, los nuevos pacientes deben saber, antes de hacer cualquier revelación confidencial en mi presencia, que los psicólogos deben mantener registros escritos, y que esos registros pueden estar sujetos a citación en ciertos casos civiles o penales. Los psicólogos clínicos llaman al acto de proporcionar esta información "consentimiento informado". Una vez que se completa este proceso, tanto por escrito como verbalmente, que, cuando se realiza de manera eficiente, no requiere más que los primeros cinco minutos de la sesión, la consulta puede continuar; siempre y cuando el posible paciente entienda y acepte estas condiciones. Si no, la consulta finaliza antes de que realmente comience y no puede continuar, un evento muy raro. Pero, por lo general, ahora estamos listos para comenzar a hablar sobre los problemas, problemas, inquietudes y síntomas que han provocado que la persona busque la consulta en primer lugar. ¿Cómo sucede eso realmente?

Stephen A. Diamond, Ph.D.
Fuente: Stephen A. Diamond, Ph.D.

Aunque algunos médicos pueden preferir sentarse detrás de su escritorio durante la consulta, recomiendo encarecidamente no hacerlo, ya que tiende a colocar demasiada distancia, obstrucción física y formalidad entre el terapeuta y el paciente. (Por esta misma razón, muchos psicólogos hoy aquí en California eligen vestirse informalmente y comenzar con los nombres de los pacientes, aunque yo no soy uno de ellos. La formalidad, para mí, todavía tiene su lugar y su función útil en las relaciones humanas , y no debe ser totalmente abandonado o descartado prematuramente. De hecho, hay una cierta formalidad beneficiosa que define, delinea y distingue la relación terapéutica única de la amistad y otras relaciones interpersonales íntimas). Me siento en la silla frente al paciente, en una una distancia de tal vez 4 a 5 pies, preparada con portapapeles y papel en blanco y pluma en mano, lista para tomar notas, explicando que durante la consulta lo haré, aunque esta no es mi práctica durante las sesiones de psicoterapia. Escribir mientras habla con alguien, especialmente con una persona con la que se está reuniendo por primera vez, puede ser una distracción y perjudicial para establecer una buena relación gracias a la falta de contacto visual y atención consistentes. Pero, debido a la naturaleza intensiva de recopilación de información de la consulta inicial, creo que es esencial, y también descubro que cuando los pacientes comprenden su necesidad y se limitan en gran medida a la consulta inicial solamente, están de acuerdo. Por supuesto, dado que el contacto visual puede ser un elemento vital para establecer la relación -junto con lo que los terapeutas existenciales llaman presencia, así como la práctica de la "escucha activa" (la parafraseación y la repetición aproximadas de lo que escucha el terapeuta) -la capacidad tomar notas sin disminuir el cultivo de una alianza terapéutica es un arte en sí mismo.

Hay, en este momento de la consulta, a veces un silencio breve, quizás tenso. En lugar de precipitarme rápidamente para romper este silencio, me siento callada y receptivamente, esperando pacientemente, preparándome para ver lo que surge y, hasta cierto punto, entrar en el mundo subjetivo de la persona. En este momento de embarazo, trato de dedicar toda mi atención a estar con y escuchar atentamente al paciente, escuchando no solo el contenido de lo que se dice, sino también la forma en que se expresa o no se expresa. . Al mismo tiempo, "escucho" con mis ojos (y otros sentidos), mirando el lenguaje corporal de la persona, las expresiones faciales, el estilo de vestir, etc. Y, naturalmente, la persona que está sentada frente a mí hace observaciones y juicios similares: Sería de confianza? Confiado en? ¿Dependido? ¿Soy competente? ¿Profesional? ¿Cuidando? Empático? ¿Compasivo? ¿Fuerte? ¿Estable? Algunos pacientes están preparados y con ganas de compartir lo que los psicólogos llamamos sus "problemas de presentación" sin previo aviso, y proceden a hacerlo. Otros son reticentes, tímidos, avergonzados o no tienen idea de por dónde empezar. Pero generalmente preguntaré qué es lo que específicamente lo lleva a verme, y por qué en este momento en particular, en lugar de, digamos, hace un año. Ahora la verdadera conversación y encuentro terapéutico realmente comienza.

Continuará…. en la Parte 3.

Related of "¿Por qué consultar a un psicólogo clínico? (Parte 2)"