Plegarias sin responder

En una sociedad en la que al menos 9 de cada 10 personas se identifican como creyentes en un Ser Supremo, es natural que las personas oren por lo que quieren e identifiquen buenos resultados como la respuesta afirmativa de Dios. Esto es especialmente cierto en situaciones en las que lo que está en juego es la vida o la muerte.

Y así, cuando un avión se estrella o un barco se hunde, es común que los sobrevivientes atribuyan su buena suerte a la respuesta de Dios sus oraciones. De manera similar, cuando una persona enfrenta una enfermedad que pone en peligro su vida, es rutina solicitar las oraciones de otros para su recuperación. Si bien hay poca evidencia experimental de que tales súplicas para la intervención divina sean efectivas, en la medida en que tales creencias afecten positivamente la actitud de la persona enferma, puede haber alguna contribución a la curación.

Aquí está el problema Si uno le da crédito a Dios por salvar a una persona, ¿qué se puede decir de aquellos que no sobrevivieron? ¿Eran menos merecedores o la pregunta carecía de sentido ya que los caminos de Dios están simplemente más allá de nuestros limitados poderes de comprensión? Estas son las preguntas centrales detrás del misterio de las oraciones sin respuesta.

Este tema me fue revelado en una conversación reciente con un padre cuyo hijo prematuro sobrevivió a varias catástrofes de salud de una manera que le pareció "milagrosa". Como muchos en su situación, atribuyó las muchas oraciones que él y otros habían ofrecido en su en nombre de la hija. Esto fue un consuelo para él, una afirmación del poder de su fe y una garantía de la presencia y accesibilidad benigna de Dios.

Soy un padre en duelo. Como mi hijo de 6 años, aquejado de leucemia, luchó por su vida a través de la quimioterapia y, finalmente, un trasplante de médula ósea, se le ofrecieron muchas oraciones en su nombre. Estos vinieron de mí y de todos los que lo amaban, la mayoría de los cuales tenían una relación mucho más segura con Dios que yo. ¿Fue su muerte un comentario sobre mi escepticismo? ¿Era él, en su inocencia, de alguna manera menos merecedor de la vida? No puedo, por supuesto, responder estas preguntas. Todo lo que puedo decir es que me resulta difícil tener a aquellos cuyos hijos tuvieron un resultado más feliz regocijarse en su buena fortuna al dar a entender que sus oraciones eran más agradables a Dios que las mías.

"Dios nos da solo lo que podemos soportar" y "Lo que no nos mata nos hace más fuertes" son declaraciones populares de consuelo basadas en la fe para los deudos (junto con el siempre popular, "Él está en un lugar mejor"). ¿estos bromuros no son consola? ¿Por qué nuestro vacío y sensación de amputación siguen siendo abrumadores? ¿Y qué hacemos cuando la siguiente persona atribuye la supervivencia de su hijo al poder de su fe?

Hay algo satisfecho de sí mismo al imaginar que uno es salvo o bendecido únicamente por sus creencias particulares. Vivimos en un mundo en el que la evidencia de resultados aleatorios nos rodea. Aceptamos que una pulgada o una fracción de segundo puede ser la diferencia entre vivir y morir. ¿Por qué el tornado destruye una casa y todo dentro mientras deja la casa de al lado intacta? ¿Por qué el conductor ebrio virar en un automóvil y no el que está adelante o detrás? Nos sentimos incómodos por estos sucesos aparentemente indiscriminados, por lo que es natural que intentemos imaginar algún orden divino que los explique. Si solo podemos creer en algo, cualquier cosa que explique los caprichos del azar, entonces podremos continuar con la expectativa de que todo se nos explique en la próxima vida.

Porque es la propia muerte la que nos desconcierta y asusta. ¿Cómo podemos enfrentar la pérdida inevitable de nosotros mismos y de todo lo que amamos sin quedar paralizados por el temor? La forma más fácil de evitar esto es creer en algún diseño divino que nos garantice la inmortalidad a cambio de alabanza y adoración. Con este tipo de incentivo no es sorprendente que elijamos algún sistema de creencias que nos brinde un sentido de control a través de la fe y la oración junto con la promesa de la salvación eterna. Que podamos ser un poco autosatisfechos en el proceso es natural. La implicación es bastante clara: estamos entre los elegidos

Pero si el proceso de ser salvado nos lleva a creer que merecemos más la intervención de Dios en nuestro nombre que aquellos con una visión diferente de la causalidad, piense en lo que significa para los demás no tan afortunados. Si usted (o su hijo) sobrevive mientras que otro no lo hizo, considere el impacto en ellos de su certeza de que sus oraciones fueron respondidas.

Porque es la propia muerte la que nos desconcierta y asusta. ¿Cómo podemos enfrentar la pérdida inevitable de nosotros mismos y de todo lo que amamos sin quedar paralizados por el temor? La forma más fácil de evitar esto es creer en algún diseño divino que nos garantice la inmortalidad a cambio de alabanza y adoración. Con este tipo de incentivo no es sorprendente que elijamos algún sistema de creencias que nos brinde un sentido de control a través de la fe y la oración junto con la promesa de la salvación eterna. Que podamos ser un poco autosatisfechos en el proceso es natural. La implicación es bastante clara: estamos entre los elegidos.

Pero si el proceso de ser salvado nos lleva a creer que merecemos más la intervención de Dios en nuestro nombre que aquellos con una visión diferente de la causalidad, piense en lo que significa para los demás no tan afortunados. Si usted (o su hijo) sobrevive mientras que otro no lo hizo, considere el impacto en ellos de su certeza de que sus oraciones fueron respondidas.

Related of "Plegarias sin responder"