Perdonar a tu compañero

En cada relación, es muy probable que haya ocasiones en que nuestro compañero nos haga cosas que consideramos ofensivas, insensibles a nuestros sentimientos o simplemente tontas. Cuando eso sucede, nuestra respuesta es predecible. No es raro sentirse insultado, herido, enojado o tener otras reacciones similares a este daño percibido. Usamos el término que percibimos aquí porque queremos enfatizar la naturaleza personal de cómo interpretamos las situaciones. No todos interpretarán las mismas palabras o hechos como hirientes o molestos; algunos son de piel más gruesa o no tomarán algunas ofensas personal o seriamente. Tampoco interpretaremos siempre las palabras y los hechos de la misma manera; puede depender del contexto. Por ejemplo, un comentario improvisado de nuestro compañero, como una broma a nuestro cargo, puede ser ignorado o incluso tomado como gracioso en algunas situaciones, pero considerado como un insulto importante en otros.

Cuando elegimos la última interpretación (y tenemos una opción), la mayoría de nosotros confrontaremos a nuestro compañero para hacerles saber que lo que dijo o hizo es inaceptable. En las relaciones saludables, las discusiones se enfocarán específicamente en el tema en cuestión y no se desviarán en otras direcciones, y entonces tendrán una buena oportunidad de llegar a una resolución. Pero incluso si el problema se resuelve y se resuelve, los socios ofendidos a veces pueden continuar manteniendo la cosa que les molesta en la cabeza. Los sentimientos negativos que la acompañan pueden afectar la forma en que pensamos y tratamos a nuestra pareja, y pueden formar la base para guardar rencor, y eso nunca es bueno para una relación.

Los códigos éticos y la mayoría de las doctrinas religiosas nos dicen que debemos perdonar a quienes nos hacen daño. Este consejo ciertamente tiene sus cualidades socialmente redentoras, pero también es sólido desde una perspectiva psicológica. Cuando guardamos rencor y nos rehusamos a perdonar, nos exponemos al peligro de reflexionar sobre el evento, y eso es especialmente probable si el daño proviene de alguien que consideramos importante para nosotros, como nuestro cónyuge. A medida que repitamos en nuestras mentes el episodio que nos enfada, experimentamos todas las emociones negativas, y tal vez algunos estallidos de comportamiento. Sin embargo, el dolor permanece porque el evento no puede ser retirado.

Mantener rencores es un gran desperdicio de trabajo y destructivo para nuestro bienestar personal, sin mencionar nuestra relación. Más específicamente, tal comportamiento en realidad va en contra de nuestros propios intereses personales: cuando guardamos rencor, damos poder a aquellos a quienes creemos que nos perjudicaron. Podemos sentir menos el control de nuestras vidas porque nos estamos centrando internamente en el dolor y no externamente en nuestras propias vidas. En otras palabras, nos permitimos ser gobernados por emociones negativas que surgen de eventos pasados. Y como es probable que los rencores alimenten nuestra ira, hay una buena posibilidad de que nos empeñemos en exacerbar el problema tomando venganza, lo cual siempre es una mala idea. Se ha sugerido que tomar venganza es como beber una taza de veneno y esperar que la otra persona muera.

En artículos anteriores hemos hablado acerca de cómo todos nosotros tenemos creencias irracionales, y esas creencias pueden impedirnos enfrentarnos efectivamente en nuestro mundo. Ruminating tiene sus raíces en creencias irracionales. Rumiar es irracional porque las injusticias pasadas no pueden cambiarse, ni podemos aliviar lo desagradable que las rodea. Podríamos estar pensando, ¿Cómo pudo esta persona haberme hecho esto? ¿Qué pasa con él o ella? ¿Que pasa conmigo? Esto se traduce fácilmente en que esta persona no debería haber hecho esto y, si lo hicieron, deben ser malos o yo debo ser malo. Además, el rumiar tiende a alimentarse porque los pensamientos y las emociones negativas comienzan una reacción en cadena de negatividad. Estas emociones negativas guían cómo tratamos a nuestro compañero, y a veces también a otros. Sin embargo, no hemos resuelto nada; el dolor permanece porque lo que se hace a menudo no puede derogarse. Lo mejor que podemos hacer con los errores del pasado, los nuestros y los de nuestro compañero, es aprender de ellos y tratar de evitar hacer los mismos otra vez.

Al tratar de perdonar una fechoría, hay algunos pasos que puede considerar. Primero, reconoce tu dolor y habla con otros sobre eso. No niegues ni te disculpes por tus pensamientos y emociones. Luego intente apelar a su lado racional y no permita que las creencias irracionales o las emociones no adaptativas se interpongan en su camino. Tenga en cuenta que perdonar es algo que está haciendo por usted mismo. Te sentirás mejor y tendrás más control sobre tu vida cuando abandones la ira y ya no seas gobernado por emociones no adaptativas.

De nuevo, como la mayoría de los cambios, esto puede requerir un esfuerzo real y mucha repetición. Sin embargo, las ventajas para su salud psicológica y una relación saludable superan con creces los costos. Perdonar a nuestro compañero por un acto pernicioso percibido no significa que tengamos que continuar nuestra relación con él o ella. Algunos actos como hacer trampa pueden señalar el final de una relación. Perdonar significa que intentaremos que este evento tenga cada vez menos efecto en nuestros propios procesos de pensamiento presentes y futuros, no en los de nuestro compañero.

Entonces, por el bien de sus propios intereses, está mucho mejor si lucha contra la tentación de detenerse en lo negativo y dejar los eventos pasados ​​en el pasado. Intente apelar a su lado racional y no permita que las creencias irracionales o las emociones no adaptativas se interpongan en su camino. Lo más importante que debemos recordar sobre el perdón es que es algo que hacemos por nosotros mismos, no solo por nuestro compañero. Puede que hayamos sido justificados en nuestra ira, pero ¿cómo justificamos sentirnos mal dos veces? Eso es lo que sucede cuando decidimos no perdonar, te sientes mal por lo que pasó y te sientes mal cuando te aferras a la ira. Todos nos sentimos mejor cuando no tenemos pensamientos negativos nublando nuestros cerebros.

Perdonar puede ser mucho más fácil si tenemos en cuenta que todos cometemos errores. Cuando nos enfadamos con nuestra pareja por los errores que cometieron, nos resulta difícil aceptar sus disculpas. También podemos encontrar difícil mantener sentimientos positivos sobre ellos y eso interferirá con nuestra capacidad de disfrutar nuestras relaciones. Por otro lado, cuando realmente aceptamos la idea de que los errores suceden, es mucho más fácil dejar de lado las emociones negativas. También le damos a nuestro cerebro la oportunidad de trabajar en solucionar el problema porque no está lleno de negatividad. Por supuesto, si estamos continuamente decepcionados por lo que percibimos como las cosas que nuestro compañero hace mal, tendremos que admitir que nuestras expectativas son demasiado altas, o creemos que hay algo terriblemente mal con nuestro compañero. De cualquier manera, estas son cosas que pueden requerir algunos ajustes dramáticos en nuestros sistemas de creencias si la relación va a prosperar.

Nuestro libro sobre las emociones

Nuestro libro sobre el matrimonio

Related of "Perdonar a tu compañero"