Padres, abandonen sus teléfonos inteligentes

Una nueva investigación muestra los efectos negativos del uso de teléfonos inteligentes frente a los niños

Casi todo el mundo, incluido yo, está preocupado por los adolescentes y la tecnología. Hay mucho de qué preocuparse y qué pensar. Pero alejemos el centro de atención de los desventurados nativos digitales por un segundo, y enfóquese en nosotros mismos.

¿Cómo somos los adultos que usamos la tecnología digital en el contexto de nuestras relaciones con nuestros hijos? ¿Tiene un impacto directo en ellos?

Estas son preguntas con las que hemos luchado durante un tiempo, preguntas que se hicieron más urgentes con el nacimiento del teléfono inteligente hace unos 10 años. Con los teléfonos inteligentes, ahora es fácil insertar tecnología digital en cada interacción, en cada situación, y hacerlo sobre la marcha.

Intuitivamente, sabemos que los teléfonos inteligentes nos sacan del momento con nuestros hijos y familias. Estamos sintonizados, absortos, retirados. Hemos escapado a la máquina, aunque sea por un momento.

¿Pero esto es tan malo? No podemos prestarle atención a nuestros hijos las 24 horas, los 7 días de la semana, tampoco deberíamos hacerlo. Tal vez hay beneficios en términos de independencia. Pero nos queda la sensación de que también hay costos.

En un estudio publicado el año pasado, dirigido por la Dra. Sarah Myruski, mi equipo de investigación dio un paso más allá de la intuición y estudió cómo el uso de los teléfonos inteligentes de los padres podría influir directamente en los niños en el nivel socioemocional.

Adaptamos una tarea experimental clásica en psicología del desarrollo llamada Still Face Paradigm, desarrollada por el Dr. Ed Tronick. En esta tarea, los padres reciben instrucciones de interactuar con su bebé o niño pequeño, pero luego, durante un minuto, para mantener la cara y el cuerpo inmóviles, volviéndose completamente insensibles. Cuando el padre deja de ser receptivo, los niños lo encuentran confuso y, en última instancia, angustiante. Intentan involucrar a los padres de nuevo, y cuando eso falla, muestran malestar, abatimiento o ansiedad. Después de que el minuto termina, hay un período de recuperación en el cual el padre vuelve a ser receptivo nuevamente. La mayoría de los niños, con alivio, continúan donde lo dejaron y comienzan a interactuar libre y felizmente de nuevo.

El fundamento de Still Face es que los niños pequeños a esta edad son muy sensibles a las emociones y acciones de sus padres. Tanto el padre como el hijo, naturalmente, trabajan para sintonizar entre sí y coordinar, como una conversación, cada expresión, gesto y mirada. Estas interacciones son típicamente positivas y mutuamente gratificantes. The Still Face, como una interrupción de esta sintonía esperada, se ha utilizado para comprender mejor lo que podría suceder cuando los padres se retiran y no responden a sus hijos a largo plazo, debido a condiciones como la depresión.

Estos patrones en la tarea Aún Rostro se corresponden con lo que sucede cuando los padres usan teléfonos inteligentes. Pensamos que, al igual que el Still Face, cuando los padres usan dispositivos frente a sus hijos, se vuelven insensibles y retraídos por un período de tiempo. Por lo tanto, creamos la tarea “Mantener la cara con el dispositivo” (en realidad, no tiene un anillo desagradable) en la que usamos los mismos métodos que la cara fija tradicional, pero ahora, en lugar de indicarle al padre que no responda, le preguntamos padres para responder algunas preguntas en sus dispositivos por un minuto.

¿Funcionó la cara fija con el dispositivo como el original?

Descubrimos que sí. En comparación con un período de referencia, cuando los padres usaban dispositivos, los niños mostraban una mayor angustia, menos emoción positiva y una menor exploración y compromiso con los juguetes. Curiosamente, durante el período de recuperación después de que los padres dejaran los dispositivos, cuanto más informaban los padres sobre el uso de niveles más altos de tecnología digital en sus vidas cotidianas con sus familias, menos recuperación emocional mostraban los niños. Eran menos positivos, exploratorios e interesantes.

BlackzheepShutterstock

Fuente: BlackzheepShutterstock

¿Cuál es el mensaje para llevar a casa? Nuestra intuición es correcta: los teléfonos inteligentes interrumpen nuestra relación con nuestros hijos a nivel social y emocional. Reprimen nuestra capacidad para sintonizar entre sí, y esta fractura de sintonía puede ser problemática.

Pero necesitamos saber mucho, mucho más. ¿Cuánto es demasiado? ¿Cuál es la mejor manera de usar los dispositivos si debemos? ¿Cómo reparamos la interrupción digital de nuestras relaciones cuando sucede? ¿Cómo podemos enseñarles a nuestros hijos a tomar decisiones en torno a la tecnología para que la conexión social sea respaldada en lugar de socavada?

Estas preguntas, que nos sacan de la lógica binaria de los teléfonos inteligentes son “buenas” o “malas”, son la única forma en que comenzaremos a descubrir cómo interrumpir las interrupciones digitales de nuestras vidas.

Related of "Padres, abandonen sus teléfonos inteligentes"