Obteniendo el amor que quieres

Rompiendo patrones para lograr mejores relaciones

Pressmaster/Shutterstock

Fuente: Pressmaster / Shutterstock

Dos preguntas que he escuchado con frecuencia en mis más de 30 años de trabajo con clientes son “¿Por qué mis intentos de relación terminan en fracaso?” Y “¿Mis estándares son demasiado altos? Nadie que yo quiera parece quererme “. La verdad es que todos tenemos diferentes luchas internas que se interponen en nuestro camino cuando se trata de encontrar y mantener el amor que decimos que queremos. Sin embargo, hay ciertos patrones que traemos a nuestras relaciones que se basan en nuestro pasado y que a menudo nos llevan a los mismos resultados de relación. La buena noticia es que si somos abiertos, curiosos y estamos dispuestos a explorar estos patrones y de dónde vienen, podemos tomar un gran poder sobre nuestras vidas románticas. Podemos cambiar nuestro destino romántico y disfrutar de relaciones más cercanas, más sanas y más satisfactorias.

Comprender y cambiar los hábitos de relación no saludables implica mirar nuestro pasado. Lo primero que podemos hacer es explorar nuestro historial de archivos adjuntos. Los archivos adjuntos que experimentamos al inicio de nuestras vidas sirven como modelos de cómo esperamos ser tratados. Nuestros primeros patrones de apego ayudan a establecer cómo nos sentimos acerca de nosotros mismos y cómo creemos que debemos comportarnos para obtener lo que queremos y necesitamos en la vida y en las relaciones.

Por ejemplo, tener un padre que estuvo intermitentemente disponible o ansioso emocionalmente con nosotros puede dejarnos con un apego ansioso. Es posible que nos hayamos sentido preocupados, como si tuviéramos que trabajar mucho más para llamar la atención, para sentirnos seguros, vistos o aliviados. Como resultado, podemos crecer sintiéndonos inseguros con nuestros compañeros románticos, creyendo que tenemos que hacer que las cosas sucedan, estar preocupados e inseguros de si nos aman, a menudo anticipando desilusión o rechazo.

Por otro lado, si tuviéramos un padre emocionalmente negligente o no disponible, eso podría habernos llevado a formar un apego evitativo en el que nos desconectáramos de las necesidades, porque era demasiado doloroso, frustrante e inductor de vergüenza como para sentirlos. . Como adultos, podemos crecer para sentirnos seudo-independientes, desconfiar o desechar a los demás, recelosos de la cercanía e intolerantes con los demás que tienen necesidades. Con parejas románticas, podemos crear distancia emocional y sentirnos incómodos con ellos queriendo algo de nosotros.

La forma en que fuimos tratados cuando éramos jóvenes nos llevó a establecer ciertas defensas que se adaptaban a nuestro entorno temprano, pero continúan sirviendo como barreras en nuestras relaciones adultas. Comprender nuestras adaptaciones y nuestro patrón de apego puede brindarnos información valiosa sobre lo que aportamos a nuestras relaciones. ¿Cómo afectan estas experiencias a quién elijo o las formas en que veo a mi pareja? ¿Cómo influyen en cómo actúo en mis relaciones? ¿Estoy perpetuando un ciclo viejo y negativo que me deja en un estado emocionalmente familiar?

En la investigación y el trabajo clínico que mi padre, el psicólogo Robert Firestone y yo hemos hecho, hemos descubierto que las personas tienden a recrear su pasado en el presente. A menudo logramos esto seleccionando, distorsionando o provocando a nuestros socios para que se ajusten a las viejas dinámicas y reafirmen los sentimientos negativos que siempre hemos tenido sobre nosotros mismos.

Selección. Nuestras atracciones iniciales pueden ser engañosas, porque a veces lo que nos impulsa hacia otra persona puede ser lo que más nos duele en la línea. Podemos estar intrigados por alguien que es “misterioso” y “distante”. Podemos sentirnos atraídos por alguien que “se fortalece” y “llena la habitación”. En última instancia, podemos encontrar estos mismos rasgos frustrantes cuando la persona termina ser frío y distante o intrusivo y controlador. Sin darnos cuenta, a menudo elegimos a las personas que representan la otra mitad de una dinámica dolorosa de nuestro pasado, repitiendo patrones y reafirmando creencias sobre las relaciones.

Distorsión. Incluso cuando elegimos un socio con cualidades que amamos y respetamos, podemos terminar distorsionando a la otra persona para que encaje en nuestros modelos preexistentes de relaciones. Podemos percibir su interés natural o atracción hacia nosotros como “demasiado” o “necesitado”. Podemos confundir su entusiasmo con otros amigos o actividades como signos de rechazo o desinterés. Podemos malinterpretar el tono de un compañero o analizar en exceso su comportamiento para adaptarlo a las viejas expectativas e ideas que tenemos sobre nosotros mismos y las relaciones. De esta manera, ya no vemos a la persona tal como es, sino a través de una lente defectuosa basada en nuestra propia historia.

Provocación. En una relación, rara vez somos conscientes de las conductas en las que nos involucramos que provocan que nuestro compañero actúe patrones de nuestro pasado. Si crecimos sintiéndonos rechazados, podemos actuar de manera insegura o agresiva de manera que alienar a nuestra pareja. Si nos sentimos intrusos, podemos alejar a nuestro compañero, dejándolos sentir que tienen que ser más proactivos y perseguir. Incluso podemos hacer que nuestro compañero nos diga cosas que representen pensamientos críticos que se dirigieron hacia nosotros al principio de nuestras vidas. Por ejemplo, si se nos tratara tan incapaz como a los niños, podríamos crecer con “voces internas críticas” diciéndonos que somos estúpidos o inútiles. En nuestra relación, podemos comenzar a ser olvidadizos o irresponsables de maneras que provocan que nuestro compañero diga y sienta cosas hacia nosotros que reafirmen un sentido central y negativo de nuestra identidad.

A través de muchos años de trabajo con parejas e individuos involucrados en estos patrones, he identificado métodos que ayudan a las personas a cambiar sus patrones de apego y adaptaciones defensivas que eran mecanismos de supervivencia cuando eran jóvenes, pero que ahora sirven como barreras para conseguir el amor que dicen ellos quieren. Cuando son capaces de identificar sus patrones de apego y trabajar a través de problemas no resueltos de su pasado, pueden avanzar hacia la formación de archivos adjuntos seguros. Cuando se dan cuenta de las formas en que seleccionan, distorsionan y provocan a sus parejas para recrear el clima de su pasado, pueden comenzar a romper estos patrones al abandonar su mitad de la dinámica y desarrollar formas de relacionarse que reflejan quiénes quieren ser. en sus relaciones. Cuando las personas cuestionan sus ideas y modelos existentes que tienen para las relaciones, pueden tener más amor en sus vidas, crear mejores relaciones y tener más seguridad interior.

  • 4 razones por las que la gente piensa que estás intimidando cuando no estás
  • Cómo detectar sus desencadenantes emocionales
  • Dejar de fumar prematuramente
  • 9 consejos parlantes que se ajustan (casi) a todas las situaciones ansiosas
  • ¿Estás avergonzado de cómo te sientes?
  • 5 maneras en que la baja confianza en sí mismo puede causar egoísmo
  • Eres más inteligente emocionalmente en el teléfono, realmente
  • Cómo saber si eres una víctima de Gaslighting
  • ¿Quiénes eran los alienistas?
  • El doble estándar de la vergüenza femenina
  • Brexit: del boom al busto
  • Cuando nuestros líderes nos fallan
  • Los monos machos muestran correlaciones neuronales y hormonales de los celos
  • Estamos fallando en el tratamiento de trastornos de la alimentación en minorías
  • El último tabú
  • El doble estándar de la vergüenza femenina
  • Dra. Christine Blasey Ford, Meet Stormy Daniels
  • Los 2 factores que dan vergüenza a su gran poder
  • Vaya a donde sea verde: una resolución de año nuevo que puede conservar
  • A veces Decency and Grit Win
  • ¿Ignorar o confrontar? Cómo manejar a un socio manteniendo secretos
  • ¿Por qué fallan los programas de diversidad?
  • Hola, entrenadores deportivos, ¿eres parte del problema o la solución?
  • ¡Eres un completo desastre!
  • Recuperándose de la infidelidad Parte 4
  • Levántate a los matones
  • ¿Cuántas decisiones tomamos cada día?
  • Snapchatting bajo la influencia
  • La competencia invisible: atletas y salud mental
  • Si el trauma es transgeneracional, también lo son la resiliencia y el PTG
  • Cómo entregar malas noticias como un profesional
  • 3 maneras de superar su ex
  • Hablando con estudiantes universitarios sobre "La zona roja"
  • Llamar a Trump Childish muestra cómo no respetamos a los niños
  • Un nuevo estudio muestra que el sexo le da un significado a la vida
  • Los niños se comportan mal: abandonando la culpa y encontrando una solución