Nutrición en la recuperación de la adicción

Esta es una publicación de invitado por David Wiss MS RDN. David es el fundador de Nutrition In Recovery (www.NutritionInRecovery.com), que se especializa en: Adicciones, Trastornos de la alimentación, Salud mental, Imagen corporal y Bienestar general.

Las tasas de adicción en los Estados Unidos se han disparado en los últimos años. Las estimaciones recientes sugieren que el 8% de las personas de 12 años o que requirieron el uso de sustancias para el tratamiento en el último año (1). Desde el cambio de siglo, hemos experimentado una epidemia de opiáceos desgarradora, que ha llevado a un crecimiento significativo en la industria de tratamiento de drogas (1). En Los Ángeles, hay cientos de instalaciones de tratamiento con licencia (2) y hay más de 2,000 instalaciones de vida sobria, muchas de las cuales no están registradas. La gente viene de todo el país para recibir tratamiento y atención médica prolongada en el sur de California debido a su experiencia percibida en el tratamiento de la adicción.

 David Wiss
Fuente: Fuente: David Wiss

Muchos expertos creen que el uso indebido de medicamentos recetados ha desempeñado un papel importante en los crecientes índices de adicción a la heroína, ya que muchos individuos progresan a lo largo de una trayectoria predecible de hidrocodona a oxicodona a heroína (3). A pesar de innumerables arrestos, parece que la heroína sigue fluyendo desde México a todas partes del país, particularmente a los suburbios de clase media en el Medio Oeste (3). En respuesta a la epidemia de drogas, las clínicas de dolor conocidas como "fábricas de pastillas" se cerraron en todo el país. Las demandas contra los fabricantes de Oxycontin obligaron a las compañías farmacéuticas a reformular sus medicamentos opiáceos.

Desde una perspectiva de salud pública, el problema de la adicción parece ser implacable con sustancias de abuso que aumentan en potencia. Mientras tanto, los alimentos altamente accesibles y altamente apetecibles contribuyen de manera significativa al cambio en el cerebro humano y la epidemia de adicciones. Cada vez hay más evidencia que sugiere que la comida contemporánea (alta en grasas y azúcar, baja en fibra) estimula la evolución del microbioma humano, lo que lleva a un "intestino occidental". (4) Algunos investigadores creen que el conflicto creado por la competencia de recursos entre humanos y microbios crea una carrera evolutiva de armamentos en curso, y es un impulsor de la enfermedad metabólica (5). También hay evidencia de que el microbioma influye en la ansiedad y la depresión (6) a través del eje del intestino-cerebro, posiblemente debido a los mediadores que viajan a la amígdala (7).

El concepto de adicción a la comida ya no es controvertido. Hay suficientes datos en animales y humanos para apoyar esta afirmación. Lo que sigue siendo controvertido es el enfoque nutricional del tratamiento. Según lo que sabemos sobre la adicción, tiene sentido trabajar para reducir la exposición a sustancias adictivas. Mientras tanto, muchos de nosotros que nos especializamos en asesoramiento nutricional para trastornos alimentarios podemos dar fe del hecho de que los intentos de restringir ciertos alimentos pueden llevar a atracones y la culpa, vergüenza y remordimiento posteriores. Las personas que buscan tratamiento para la adicción deben someterse a exámenes de detección de un trastorno alimentario y deben ser tratadas de manera adecuada.

Supongamos que un adolescente consume una dieta en gran parte compuesta por alimentos preparados altamente procesados ​​(generalmente diseñados para obtener los máximos beneficios). Estos incluyen bocadillos como papas fritas y bocadillos de fruta, alimentos congelados como burritos y helado, comida de reparto como pizza y comida china, y comida de restaurante de comida rápida. El adolescente tiene poca o ninguna experiencia comprando alimentos y preparando comida. Sin siquiera darse cuenta, la mayoría de las elecciones de alimentos se basan en el gusto, la conveniencia y la familiaridad. El intestino no estará preparado para la digestión de frutas y vegetales fibrosos, y existe una fuerte preferencia por los alimentos que son salados (chips) o dulces y fácilmente digeribles (cereal endulzado con leche). Aunque aparentemente no hay problemas de peso, esto puede representar una forma de adicción a la comida, porque el adolescente rechaza alimentos que no estimulan el sistema de recompensa. Esta relación con los alimentos es cada vez más común en nuestra sociedad, y representa un problema sistémico más que un problema individual.

Avance rápido: nuestro adolescente tiene ahora 23 años, está drogado con heroína, xanax, metanfetamina y alcohol. El paciente acude a un centro de tratamiento de adicciones en el sur de California con un peso inferior a 15 libras. La principal fuente de estimulación con dopamina (medicamentos) se ha ido y se establece la anhedonia. Después de la desintoxicación, podemos predecir un aumento en el comportamiento de búsqueda de sustancias, la cafeína, la nicotina y el azúcar predecibles. El paciente ha progresado a café con crema y azúcar varias veces al día además de bebidas energéticas. Es probable que el paciente fume medio paquete de cigarrillos antes de comer cualquier alimento al día. Los alimentos altamente apetecibles pueden sentirse como la única fuente de placer que queda, sin embargo, no hay interés en cocinar, sobre todo porque hay un chef que prepara comidas deliciosas como tacos, espaguetis y albóndigas, y pollo teriyaki.

El paciente dice estar interesado en recuperarse de la adicción, en salir de la depresión relacionada con la abstinencia y, finalmente, en reducir algunos de sus medicamentos. En el primer mes de tratamiento, a menudo recuperan su peso perdido y desarrollan patrones de alimentación nocturna y un nuevo hábito de dulces amargos durante toda la tarde. La vieja sabiduría de la comunidad de recuperación sugeriría que un enfoque liberal de los dulces, la nicotina y la cafeína es favorable para ayudar al individuo a superar la crisis inmediata. La nueva sabiduría sugiere que este comportamiento es una forma de adicción cruzada que debe abordarse al principio de la recuperación.

Una vez que la persona ha superado la desintoxicación aguda, es hora de una intervención nutricional. Esto es necesario para lograr que esta población realice cambios que probablemente no realizarán ellos solos. Esta intervención requiere un Nutricionista Nutricionista Registrado para proporcionar educación grupal, consejería individual y trabajar con el personal culinario para implementar las pautas para la instalación. Las pautas que pueden implementarse se parecen a las siguientes:

Requisito para el desayuno

Mínimo 2 litros de agua / día

Fruta o verdura con cada comida (vegetales crudos al menos una vez al día)

Frijol, nuez o semilla con cada comida / refrigerio

Grupo de nutrición una vez / semana

Clase de cocina dos veces / semana

El postre se sirve solo dos veces por semana (fruta fresca servida en otras noches)

No gaseosas, bebidas energéticas u otras bebidas endulzadas

Sin edulcorantes artificiales (u otros "alimentos dietéticos")

Sin granos refinados (solo granos enteros)

Sin alimentos fritos (incluso alimentos congelados previamente fritos)

No hay alimentos que no puedan clasificarse en el Food Group System

Este tipo de intervención está diseñada para reducir el potencial de una alimentación adictiva en la recuperación temprana. Cambiar al paciente hacia una dieta alta en fibra y baja en azúcar puede marcar una diferencia en los resultados de la recuperación, aunque aún no se ha descrito adecuadamente en la literatura científica. Además, evitar que las personas ganen más de 10 lbs. por mes puede disminuir la probabilidad de que las alteraciones de la imagen corporal eventualmente lleven a una recaída. Este es un problema importante que ha recibido escasa atención.

La nutrición puede usarse para mejorar la microbiota intestinal y eventualmente ayudar a reconectar el cerebro. En un estudio, los alcohólicos con pérdida intestinal tenían puntajes más altos de depresión, ansiedad y ansias de alcohol (8). Dada la epidemia de adicción y su carga de salud asociada, es hora de priorizar la nutrición como una modalidad de tratamiento. Si bien puede haber cierta resistencia de los pacientes (así como del personal), las intervenciones nutricionales serán una parte importante del proceso de recuperación. Los avances en nuestra comprensión de la adicción a los alimentos deben apuntar a la necesidad de abordar el comportamiento alimentario en la adicción a las drogas. Mientras tanto, la nutrición nunca debe ser punitiva y debe enmarcarse como un componente útil de la recuperación. El enfoque siempre debe estar en qué comer (en lugar de qué no comer) como una manera de desplazar a los alimentos menos deseables.

"La comida para el pensamiento no es un sustituto de lo real". – Walt Kelly

Referencias

1. Lipari, RN, Park-Lee, E., y Van Horn, S. (2016, septiembre). Necesidad de los Estados Unidos de recibir tratamiento por el uso de sustancias en 2015. Informe CBHSQ. Centro de Estadísticas de Salud del Comportamiento y Administración de Calidad, Abuso de Sustancias y Servicios de Salud Mental. Obtenido de: http://www.samhsa.gov/data/sites/default/files/report_2716/ShortReport-2…

2. https://findtreatment.samhsa.gov/

3. Quiñones, S. (2016). Dreamland: la verdadera historia de la epidemia de opiáceos de Estados Unidos. Nueva York: Bloomsbury Press.

4. Payne, AN, Chassard, C., y Lacroix, C. (2012). Adaptación microbiana intestinal al consumo dietético de fructosa, edulcorantes artificiales y alcoholes de azúcares: Implicaciones para las interacciones huésped-microbio que contribuyen a la obesidad. Obesity Reviews, 13, 799-809.

5. Wasielewski, H., Alcock, J., y Aktipis, A. (2016). Conflicto de recursos y cooperación entre huésped humano y microbiota intestinal: implicaciones para la nutrición y la salud. Anales de la Academia de Ciencias de Nueva York. doi: 10.1111 / nyas.13118

6. Foster, JA, y Neufeld, KM (2013). Eje tripal: cómo el microbioma influye en la ansiedad y la depresión. Tendencias en Neurociencias, 36 (5), 305-312.

7. Gorky, J., y Schwaber, J. (2016). El papel del eje intestino-cerebro en los trastornos por consumo de alcohol. Progreso en Neuro-Psychopharmacology & Biological Psychiatry, 65, 234-241.

8. Leclercq, S., Matamoros, S., Cani, PD, Neyrinck, AM, Jamar, F., Starkel, P., … Delzenne, NM (2014). Permeabilidad intestinal, disbiosis intestinal-bacteriana y marcadores conductuales de la gravedad de la dependencia del alcohol. Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias. Obtenido de www.pnas.org/cgi/doi/10.1073/pnas.1415174111

La Dra. Nicole Avena es una investigadora neurocientífica / psicóloga y experta en los campos de la nutrición, la dieta y la adicción. Ha publicado más de 70 artículos de revistas académicas, así como varios capítulos de libros sobre temas relacionados con la alimentación, la adicción, la obesidad y los trastornos alimentarios. Sus logros de investigación han sido honrados por premios de varios grupos, incluyendo la Academia de Ciencias de Nueva York, la Asociación Americana de Psicología, el Instituto Nacional sobre Abuso de Drogas, y su investigación ha sido financiada por los Institutos Nacionales de Salud (NIH) y Trastornos Nacionales de la Alimentación Asociación. Editó el libro Modelos animales de trastornos alimentarios (Springer / Humana Press, 2013) y tiene dos libros de autores: Por qué las dietas fallan (Diez velocidades / Corona) y Qué comer cuando estás embarazada (Diez velocidades / Corona)

Aprenda más en su sitio web.

Related of "Nutrición en la recuperación de la adicción"