Nuestra responsabilidad colectiva

(Para preservar la civilización humana)

“Doomsday Clock”/Ryanicus Girraficus

Fuente: “Doomsday Clock” / Ryanicus Girraficus

Ha llegado un momento crítico. La semana pasada, el Boletín de Científicos Atómicos movió las manos de su “Reloj del Juicio Final” más cerca de la medianoche. El reloj está ahora tan cerca de la hora simbólica del apocalipsis como en 1953, el apogeo de la Guerra Fría. Las razones que da la presidenta del Boletín Rachel Bronson son curiosas: “lenguaje imprudente en el ámbito nuclear [calentar] situaciones que ya son peligrosas, … minimizar las evaluaciones basadas en la evidencia sobre el clima” (Mecklin, 2018, página 1). Señalan no solo una condición inevitable o una evolución natural, sino un comportamiento que surge de un estado mental, que podría cambiar mañana. “Este es un momento peligroso”, señala el comunicado del Boletín, “pero el peligro es de nuestra propia creación” (Mecklin, 2018, página 6).

Nunca ha sido más importante el papel de la psiquiatría en los asuntos mundiales -de hecho, la supervivencia del mundo-. Hemos estado viviendo con la tecnología por un tiempo, pero ¿podemos contener nuestros propios impulsos? Apenas pasa una semana sin que la relevancia resurja e intensifique. Sin embargo, en lugar de responder al llamado o asumir cualquier liderazgo, la principal organización profesional del campo ha hecho todo lo posible para intentar silenciar la profesión. En un movimiento sin precedentes, la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) amplió la regla de Goldwater (la guía ética que prohíbe el diagnóstico de figuras públicas sin una entrevista personal) a una “regla de mordaza”, como muchos lo han llamado, dos meses después de la actual administración . Sirve efectivamente para bloquear cualquier entrada de psiquiatras sobre cualquier asunto que afecte a la administración.

El decreto apareció el 16 de marzo de 2017, en una reinterpretación de tres páginas de una regla de dos líneas, que ahora prohíbe no solo diagnosticar sino hacer cualquier comentario sobre cualquier aspecto del afecto, habla o comportamiento observable de una figura pública, incluso en una emergencia . No parecía importar si la expansión entraba en conflicto con el principio ético en que se basaba la regla (que los psiquiatras contribuyen a la salud pública) o el principio primario de ética médica (que tenemos un deber primero y principalmente con la salud y la seguridad humanas). No había ninguna justificación científica o filosófica para esta expansión, y la erudición se oponía a esta tendencia (Lilienfeld, Miller y Lynam, 2018) el 9 de enero de 2018, cuando la APA volvió a reafirmar su interpretación muy amplia de la regla Goldwater.

Sin duda, es problemático cambiar las normas y los estándares bajo presión política. Una situación extrema puede requerir una descripción acorde, y no ayuda al público o la integridad de la profesión a comprometer la neutralidad médica, o el principio de aplicar los mismos estándares médicos a todas las personas, independientemente de su afiliación política. Modificar los estándares e incluso las pautas éticas para que el anormal parezca normal puede incluso ser dañino. Sobre todo, como el resto de la medicina, la salud mental tiene en su núcleo la misión de prevenir las muertes y salvar vidas, y de mejorar las vidas que ahorra. Al igual que el resto de la medicina, tiene el deber tanto con los pacientes individuales como con la sociedad, de ampliar la atención y de mejorar las condiciones para evitar el sufrimiento.

La psiquiatría ha estado tradicionalmente muy centrada en el individuo, y el cuidado centrado en la persona y el encuentro íntimo de los humanos son fortalezas únicas que vale la pena preservar. Sin embargo, el conocimiento adquirido sobre los seres humanos en estas áreas podría contribuir en gran medida a una conversación más amplia a nivel social, cultural y de la sociedad. La salud global y la psiquiatría global han demostrado esta importancia. Por ejemplo, los trastornos mentales centrales siguen siendo consistentes en una amplia gama de sociedades, pero tratar de describirlos a través del lente de sujetos blancos, de clase media de América del Norte y Europa deja al 80 por ciento de la población mundial “atípicamente”. También hemos visto el aislamiento que supone doblar el trastorno de estrés postraumático como un problema individual en el contexto de las guerras, los conflictos y la migración, en lugar de un problema social que necesita abordaje colectivo y curación. El conocimiento cultural y el intercambio entre diferentes sociedades han ayudado a generar una conciencia más amplia, especialmente dado que los trastornos mentales son ahora la principal causa de discapacidad en el mundo.

La prevención de la violencia, otra área de la participación creciente de los profesionales de la salud mental, ha demostrado que no siempre es posible una separación estricta entre el individuo y el medio ambiente. Las influencias sociales, económicas y culturales son tan marcadas, incluso en la violencia individual, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha adoptado un modelo ecológico para ello. Hacerlo ha hecho que una condición que alguna vez fue “intratable” sea completamente predecible y prevenible. En cuanto a las tendencias sociales que producen epidemias de violencia, las características individuales nos dicen muy poco, mientras que las condiciones sociales nos dicen mucho. La OMS y otros organismos de las Naciones Unidas documentaron, por ejemplo, cómo 133 países modificaron las políticas nacionales e instituyeron leyes para reducir las tasas de homicidios en un 16% en 12 años (OMS, Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito y Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, 2014).

Ahora ha llegado el momento del mayor desafío de prevención de la violencia que hemos enfrentado. En esta coyuntura crítica, la psiquiatría haría bien en encontrar su lugar en la comunidad más amplia de esfuerzos humanos. Nada sobre la psiquiatría lo hace exclusivo o excluyente. El deterioro mental no es tan excepcional como para nunca hablar de él, ni es tan trivial como para permitirnos fingir que no existe. Las aflicciones mentales son igual de reales, igual de debilitantes y varían tan ampliamente como las dolencias físicas, y debemos educar sobre ellas sin el secreto o la vergüenza.

Una posición de alto poder no es inmune a la inestabilidad mental, sino que cuando ocurre, puede tener consecuencias de gran alcance para la salud pública y debe discutirse, incluso si la solución no es en última instancia psiquiátrica. La ausencia de psiquiatría en las discusiones sociales no será neutral, como lo ha demostrado la historia. La salud mental tiene una obligación humanitaria que se extiende no solo a pacientes individuales sino también a la sociedad, una obligación que se comparte con la salud pública, el trabajo social, la sociología, la antropología, la religión, el derecho, la ciencia política, la economía y el periodismo. pocos. La restauración de la comunidad humana a la integridad debe ser un esfuerzo colectivo, y la psiquiatría no puede estar ausente en esa conversación, y mucho menos en un momento de crisis: en juego puede estar la capacidad de acabar con la civilización de un solo golpe.

Referencias

Asociación Americana de Psiquiatría (2017). APA reafirma su apoyo a la regla Goldwater . Arlington, VA: Asociación Americana de Psiquiatría. Recuperable en: https://www.psychiatry.org/newsroom/news-releases/apa-reaffirms-support-for-goldwater-rule

Asociación Americana de Psiquiatría (2018). APA pide el fin de la psiquiatría ‘sillón’ . Washington, DC: Asociación Americana de Psiquiatría. Recuperable en: https://www.psychiatry.org/newsroom/news-releases/apa-calls-for-end-to-armchair-psychiatry

Lilienfeld, SO, Miller, JD, y Lynam, DR (2018). La regla de Goldwater: perspectivas e implicaciones para la ciencia psicológica. Perspectives on Psychological Science , 13 (1), 3-27.

Mecklin, J. (2018). Son 2 minutos hasta la medianoche: declaración del reloj del día del juicio final de 2018 . Chicago, IL: Boletín de los científicos atómicos. Recuperable en: https://thebulletin.org/sites/default/files/2018%20Doomsday%20Clock%20Statement.pdf

Organización Mundial de la Salud, Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito y Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (2014). Informe de estado global sobre la prevención de la violencia 2014 . Ginebra, Suiza: Organización Mundial de la Salud. Recuperable en: http://www.undp.org/content/dam/undp/library/corporate/Reports/UNDP-GVA-violence-2014.pdf

Related of "Nuestra responsabilidad colectiva"