Nuestra amígdala influye en la amabilidad y el altruismo, no solo en el miedo

Vaclav Volrab/Shutterstock
Fuente: Vaclav Volrab / Shutterstock

Su amígdala son dos grupos de núcleos en forma de almendra ubicados en lo profundo de la parte frontal de los lóbulos temporales de su cerebro. Tradicionalmente, la amígdala se ha asociado con una amplia gama de condiciones emocionales negativas que incluyen: miedo, fobias, ansiedad y trastorno de estrés postraumático (TEPT).

Sin embargo, recientes investigaciones neurocientíficas de vanguardia han revelado un giro inesperado: la amígdala en realidad está involucrada en una gama mucho más amplia de emociones más allá del temor. Al final, la amígdala no es simplemente el "centro de miedo" del cerebro. De hecho, un nuevo estudio conjunto de investigadores de la Universidad de Pensilvania, la Universidad de Yale y la Universidad de Duke descubrió que la amígdala desempeña un papel importante en comportamientos prosociales como bondad, altruismo y donaciones caritativas.

Por lo general, el daño o la mala adaptación de la amígdala se relaciona con problemas de habilidades sociales. Nuestra amígdala nos ayuda a interpretar las expresiones faciales de otras personas, las señales emocionales transmitidas por los ojos y la mirada cambiante de alguien. Curiosamente, los investigadores del estudio reciente informan que el neuropéptido oxitocina (OT), a menudo denominado la "hormona del amor", tiene la capacidad de influir en las decisiones magnánimas, generosas y prosociales a través de la amígdala.

Life Science Databases/Wikimedia Comons
Amygdala en rojo.
Fuente: Bases de datos de Life Science / Comons de Wikimedia

El estudio de diciembre de 2015, "Mecanismos neuronales de toma de decisiones sociales en la amígdala de primates", se publicó en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences .

Según los investigadores, la amígdala juega un papel importante tanto en nuestros procesos de toma de decisiones como en nuestros comportamientos sociales. Cada decisión social que hacemos requiere una evaluación de los posibles beneficios y el costo de nuestras acciones para nosotros y para los demás. Parece que nuestra amígdala tiene la capacidad de enviar señales sobre la recompensa social y el castigo potencial.

En un comunicado de prensa, el autor principal Michael Platt de la Universidad de Pensilvania describió la investigación de su equipo diciendo:

"Lo que estamos tratando de hacer es identificar y comprender el mecanismo cerebral básico que nos permite ser amables entre nosotros y responder a las experiencias de otras personas. También estamos tratando de utilizar ese conocimiento para evaluar terapias potenciales que podrían mejorar la función de estos circuitos neuronales, especialmente para aquellos que tienen dificultades para conectarse con otros. Tal vínculo podría tener implicaciones para las personas con autismo, esquizofrenia o trastornos relacionados con la ansiedad ".

Para avanzar en la comprensión de la amígdala, Platt y su equipo estudiaron el comportamiento social de los macacos rhesus. Los investigadores desarrollaron una forma de observar cómo estos primates tomaron decisiones prosociales beneficiosas basadas en la "donación de recompensa" de una tarea. Mientras observaban el comportamiento de los monos, Platt y sus colegas pudieron registrar la actividad neuronal de su amígdala.

El equipo buscaba específicamente correlaciones entre lo que estaba sucediendo en el cerebro de los monos y lo relacionado con sus comportamientos sociales. Los investigadores descubrieron que la actividad neuronal en la amígdala reflejó directamente el valor que se le da a la generosidad, amabilidad y comportamiento caritativo. Los científicos podrían predecir cuándo ciertos monos iban a ser generosos y caritativos en función de sus respuestas neuronales.

La oxitocina puede influir en el comportamiento caritativo a través de la amígdala

Los investigadores también descubrieron que cuando la oxitocina se introducía en una región específica de la amígdala, los comportamientos prosociales aumentaban instantáneamente. La oxitocina es una hormona compleja que está fuertemente vinculada a los vínculos sociales dentro de muchas especies, pero también tiene el potencial de crear comportamientos maquiavélicos.

Aunque esta nueva investigación se encuentra en sus primeras fases, sí resulta prometedora para identificar formas en que los tratamientos de oxitocina en regiones específicas de la amígdala podrían ayudar a las personas con trastornos del espectro autista (TEA) a interpretar y comprender mejor las señales sociales.

La oxitocina en las neuronas de la amígdala basolateral (BLA) aumentó en particular la frecuencia de las decisiones prosociales y la atención a los receptores para las decisiones prosociales específicas del contexto. Estos hallazgos apoyan la hipótesis de que la oxitocina regula el comportamiento social, en parte, a través de la neuromodulación de la amígdala. Estos nuevos hallazgos demuestran tanto la conexión neurofisiológica como neuroendocrinológica entre la amígdala y varios tipos de decisiones sociales.

Conclusión: Amygdala Research contiene pistas para aumentar los comportamientos prosociales

La administración de oxitocina en la amígdala basolateral de los monos mejora tanto las tendencias prosociales como la atención a los receptores de las decisiones prosociales. Aunque se necesita más investigación antes de sacar conclusiones sobre las aplicaciones humanas para estos hallazgos, este es un descubrimiento prometedor para identificar nuevos tratamientos posibles para optimizar la bondad amorosa, la magnanimidad y los comportamientos caritativos. . . . Especialmente en personas neurobiológicamente inclinadas a ser agresivas, odiosas y antisociales.

Platt concluyó: "Nuestros hallazgos avalan a la amígdala como un nexo neuronal crítico que regula las decisiones sociales. Al igual que los humanos, cuanto más fuertes son estos lazos que tienen los monos, más exitosos son. Los monos con más amigos y mejores amigos viven más tiempo y tienen más descendencia ".

Para leer más sobre este tema, revisa mis publicaciones del blog de Psychology Today :

  • "La neurobiología del comportamiento agresivo y antisocial"
  • "El tamaño y la conectividad de la amígdala predice ansiedad"
  • "Descifrando la Neurociencia del miedo y el miedo"
  • "La optogenética permite a los neurocientíficos apagar y encender el miedo"
  • "12 maneras en que los movimientos oculares delatan tus secretos"
  • "La pérdida del sueño interrumpe el equilibrio emocional a través de la amígdala"
  • "Madonna, ecuanimidad y el poder de la resistencia no violenta"
  • "El optimismo y la ansiedad cambian la estructura del cerebro"
  • "El cannabis se dirige a los receptores de la amígdala vinculados a la ansiedad"
  • "El cortisol y la oxitocina pueden unir recuerdos basados ​​en el miedo"
  • "Sostener un rencor produce cortisol y disminuye la oxitocina"
  • "Cortisol: por qué la" hormona del estrés "es el enemigo público n. ° 1"
  • "La" hormona del amor "impulsa el impulso humano por la conexión social"
  • "Los neurocientíficos confirman que nuestros seres queridos se convierten en nosotros mismos"
  • "Pequeños actos de generosidad y la neurociencia de la gratitud"

© 2015 Christopher Bergland. Todos los derechos reservados.

Sígueme en Twitter @ckbergland para recibir actualizaciones sobre las publicaciones del blog The Athlete's Way .

Athlete's Way® es una marca registrada de Christopher Bergland.

Related of "Nuestra amígdala influye en la amabilidad y el altruismo, no solo en el miedo"