No duele mirar, ¿verdad?

Puede pensar que ver pornografía no puede dañar una relación de la vida real. Algunos incluso afirman que el material erótico afecta sus relaciones de manera positiva. Entonces, un equipo de investigadores de la Universidad Estatal de Florida desarrolló un experimento para determinar cómo el consumo de pornografía afecta el compromiso de los adultos con las relaciones amorosas.

El equipo de investigación reclutó estudiantes universitarios que estaban en relaciones heterosexuales y que veían pornografía de forma regular. Se les dijo que el estudio era una investigación de "autocontrol" y se les asignó aleatoriamente una de dos actividades para abstenerse por un período de tres semanas. A la mitad de los estudiantes se les pidió que evitaran mirar todos los materiales que mostraban desnudez o sexo, incluidos sitios web, videos y revistas. Fueron alentados a ser honestos y registrar en un calendario diario si no tuvieron éxito. A los demás se les pidió que se abstuvieran de comer su comida favorita. Al final de las tres semanas, se preguntó a ambos grupos qué tan comprometidos estaban con su relación.

El resultado: las personas que eliminaron o redujeron significativamente la visualización de material pornográfico estuvieron significativamente más comprometidas con sus relaciones que quienes continuaron viendo el material. Estos resultados fueron ciertos tanto para hombres como para mujeres.

Sentirse menos comprometido con una relación es una cosa. Pero, ¿el uso de la pornografía también se traduce en un mayor riesgo de infidelidad? Al menos entre los estudiantes universitarios, la respuesta parece ser sí. En un estudio de seguimiento, los investigadores pidieron a 240 hombres y mujeres que completaran cuestionarios sobre sus hábitos de visualización de la pornografía, su compromiso con la relación y la cantidad de personas con las que "se engancharon" el año anterior, además de su pareja actual. Descubrieron que a medida que aumentaba el consumo de pornografía, disminuía el compromiso con las relaciones y aumentaba la probabilidad de tener relaciones sexuales con otras personas. Los investigadores concluyeron: "El consumo de pornografía no solo está relacionado con un compromiso debilitado en las relaciones, sino con las consecuencias de ese compromiso disminuido, como la infidelidad".

¿Por qué está pasando esto?

Una forma de responder esta pregunta es considerar los factores que predicen el compromiso de la relación. Una es si percibimos que tenemos alternativas atractivas a nuestra relación existente . Cuando creemos que nuestra perspectiva de socios atractivos es abundante, estaremos menos comprometidos con la relación que ya tenemos. Curiosamente, este fenómeno parece ser cierto tanto si las alternativas son reales y concretas, o si las alternativas solo están en nuestra imaginación. No parece importar si un socio potencial está de pie frente a nosotros o si estamos viendo una estrella porno atractiva en una computadora. Si bien los actores porno no son realmente una opción para la mayoría de nosotros, pasar tiempo en su compañía puede darnos la impresión de que vivimos en un mundo con muchas alternativas disponibles. Y cuando creemos que tenemos otras opciones atractivas, estamos instintivamente menos comprometidos con el socio que ya tenemos.

Podemos pensar que no importa dónde ponemos nuestra atención, o que ver materiales pornográficos avivará las cosas en la cama con nuestro compañero existente. Pero qué y en quién nos enfocamos, y qué elegimos ignorar , hace una gran diferencia cuando se trata de mantener nuestro compromiso con una relación existente. Si valoras tu relación y quieres mantenerte leal a tu pareja, ten en cuenta dónde ubicas tu atención. Concéntrese en su amante y la realidad de esa interacción y deje atrás la falsa emoción de la pornografía.

Heidi Reeder, Ph.D. es el autor del próximo libro, Comprometerse a Ganar (Hudson Street Press).

Encuéntrame en: Facebook, Twitter y www.heidireeder.com.

Cita: Lambert, NM, Negash, S., Stillman, TF, Olmstead, SB, y Fincham, FD (2012). Un amor que no dura: el consumo de pornografía y el compromiso debilitado hacia la pareja romántica. Revista de Psicología Social y Clínica, 31 (4), 410-438.

  • La Declaracion Universal de Derechos Humanos
  • ¿Insomne ​​y deprimido? CBT-I puede ayudar.
  • Cómo dejar de sentirse culpable por su falta de orgasmos
  • Lo que el nuevo anuncio de Gillette extraña sobre los niños
  • ¿Las parejas significan solteros?
  • Cómo ser testigo de tus heridas puede reducir tu ira
  • Un placer culpable: estar con gente de tu fondo
  • Para sentirnos felices, tenemos que vivir la vida que evolucionamos para vivir
  • ¿Es esto por qué las adolescentes no se desmayan por los multimillonarios de mediana edad?
  • Crianza de los hijos: el respeto comienza en casa
  • 5 cosas que tus amigos pueden hacer por ti (si los dejas)
  • Interacciones con los Suplementos Dietéticos
  • 8 maneras de manejar socios que piensan que siempre tienen la razón
  • Los límites inferenciales de los juegos económicos
  • "American Hustle" y el irresistible caos del deseo
  • A Wine-y Time of Year (Conclusión)
  • Una película peligrosa?
  • Bedtricks y la naturaleza del deseo sexual
  • Lo que el trauma infantil hace al desarrollo cerebral
  • ¿Por qué la infidelidad es tan dolorosa?
  • Una vergüenza llorando
  • Es lo que las citas en línea no pueden decirte
  • Atracción fragante
  • Lo que dice nuestro uso de redes sociales sobre nosotros
  • Cinco vicios que pueden mejorar tu salud
  • La Sociedad de Control
  • La mente de un conservador
  • ¿Es tu pareja un mentiroso?
  • 3 rasgos que pueden revelar a un psicópata
  • Misandry Again, Part 1
  • Cómo detectar amigos, enemigos, frenemigos y matones
  • ¿Los agentes morales se comportan moralmente?
  • Asesinos en serie en 2016
  • Como si los sofocos no fueran suficientes
  • La psicología es como Oregon
  • Deshazte del cuento de hadas y de la monogamia.