No dejar a ningún niño dentro

Muchas personas celebran la Semana Santa este fin de semana. En comunidades de todo el país, los niños corrían alrededor de la hierba recogiendo huevos de Pascua. Para algunos de ellos, puede haber sido una rara oportunidad de jugar afuera.

¿Qué recuerdas de la infancia? ¿Jugaste en el arroyo, construiste refugios en los árboles, atrapas ranas? ¿Caminaste a la escuela, experimentaste el clima y las estaciones cambiantes? ¿O permaneciste en su mayoría adentro o en ambientes construidos y regulados?

Un informe reciente de la Fundación Nacional del Reino Unido atrajo la atención de los medios. Documenta el hecho de que los niños en el Reino Unido pasan menos tiempo al aire libre que las generaciones anteriores; mantente cerca de sus casas; son menos propensos a caminar a la escuela; y no pueden identificar muchas especies silvestres comunes.

Esto no es solo un problema en el Reino Unido. Hay evidencia similar en los Estados Unidos: los niños pasan más tiempo en el interior, y cuando están afuera, es más probable que se dediquen a actividades estructuradas, como deportes, en lugar de simplemente explorar. En un estudio reciente, el 71 por ciento de las madres encuestadas dijeron que habían jugado al aire libre diariamente cuando eran niños, pero solo el 26 por ciento de sus hijos sí. Otra investigación ha encontrado que los padres no llevan a sus hijos afuera: solo el 51 por ciento de los niños fueron llevados afuera para jugar o caminar una vez al día.

¿Y qué? Bueno, el aumento de la obesidad es una preocupación. Los niños son más propensos a participar en actividades físicas al aire libre que en el interior. Pero también hay otros beneficios mensurables. Los estudios sugieren que el acceso al espacio verde reduce el estrés y la agresión y puede reducir los síntomas del TDAH. La forma en que los niños juegan en entornos naturales (en comparación con, por ejemplo, un campo de juego de asfalto) también parece ser socialmente diferente: menos jerárquica, menos reglamentada.

La mayoría de los padres recuerdan sus propios días jugando fuera con cariño. Pero restringen el acceso de sus hijos por temor al crimen, porque no hay tiempo entre las clases de fútbol, ​​ballet y violín, y también porque los espacios verdes ya no parecen estar allí. Lo que los niños necesitan es un tiempo y espacio reservados, no designados para un propósito particular. ¿Hay espacio para eso en nuestra sociedad altamente estructurada? Y si no, ¿cuál podría ser el costo?

Un buen recurso sobre el tema está disponible aquí.

Related of "No dejar a ningún niño dentro"