Niños pegados a las pantallas? Enséñales el arte de la conversación.

Pruebe estos 20 iniciadores de conversación con su familia.

DigitalParenting

Fuente: DigitalParenting

¿Cansado de pedirle a tus hijos que dejen sus teléfonos y te miren cuando hablas con ellos?

¿Eres culpable de revisar tu propio teléfono y escuchar a medias cuando intentan hablar contigo?

Desearía que su hijo no respondiera siempre “Nada” cuando pregunta: “¿Qué hizo en la escuela hoy?”

¿Desea que las comidas en familia fueran un momento de conversación positiva y significativa en lugar de quejarse, discutir y tragar comida para salir de la mesa lo antes posible?

¿No estás contento cuando tu y tu pareja salen a cenar y los teléfonos se entrometen en lo que esperabas que fuera la oportunidad de volver a conectar?

¿Por qué pasamos tanto tiempo mirando nuestras pantallas y tan poco hablando realmente entre nosotros?

¿Podría ser que la mayoría de nosotros nunca aprendió el arte de la conversación? ¿Cómo podríamos adquirir esa habilidad y enseñarla a nuestros hijos?

Una historia personal

Cuando nuestro primer hijo tenía 13 años, nuestras conversaciones se caracterizaron por un patrón familiar para la mayoría de los padres. Hice las preguntas, y usualmente daba respuestas de una palabra.

“¿Cómo era la escuela?”

“Multa.”

“¿Cómo estuvo el juego?”

“Estupendo.”

Un día dije: “Sabes, hago todas las preguntas. Te agradecería que me hicieras una pregunta para variar “.

Él sonrió y dijo: “Está bien, papá, ¿cómo van tus cursos?”

Me di cuenta de que nunca le había contado nada acerca de mi enseñanza universitaria, a pesar de que fue una gran parte de mi vida.

“Gracias por preguntar”, le dije, con aprecio genuino. Le conté acerca de los cursos que estaba enseñando ese semestre, cómo tres iban bien y por qué uno era realmente apestoso.

Luego le pregunté cómo iban sus cursos en la secundaria. Parecía una conversación real.

Después de eso, ya sea que estuviéramos limpiando la cocina o que tuviéramos de 5 a 10 minutos en el automóvil, haríamos lo que llamamos “preguntas de ida y vuelta”.

Le haría una pregunta, entonces sería su turno de preguntarme una. Preguntamos por cualquier cosa que nos interese, idealmente, una pregunta abierta que genere pensamientos, sentimientos y experiencias.

Por ejemplo:

¿Cuál ha sido la mejor y la peor parte de tu día hasta ahora? ¿Qué hizo que fuera así?

¿Qué pasó hoy que no esperabas?

¿Qué tienes en mente en estos días?

Haremos esto durante al menos un par de rondas.

Si no estaba seguro de qué preguntarme, yo diría: “Oye, puedes hacerme la misma pregunta que te acabo de formular”. Pronto estaba planteando sus propias preguntas.

Una nueva tradición familiar

Las preguntas de ida y vuelta se convirtieron en una tradición familiar. Siempre me impresionaron los pensamientos y la información que provocó, incluso en un corto período de tiempo.

Mi esposa y yo pronto empezamos a hacer preguntas de ida y vuelta, ya sea que estábamos cenando o haciendo una tarea tediosa como deshierbar el camino de ladrillos en el patio trasero:

¿En qué has estado pensando esta semana de la que no hemos tenido oportunidad de hablar?

¿Qué hiciste esta semana para que te sientas bien?

¿Qué proyecto tienes en mente para este verano?

No importa la cantidad de comunicación que hayamos hecho durante la semana, las preguntas de ida y vuelta han hecho que la conversación sea más interesante y han aportado cosas que aún no habíamos tenido la oportunidad de compartir.

Cómo presentar preguntas de ida y vuelta con tus hijos

No te rindas si tus hijos se resisten a preguntas de ida y vuelta al principio. Puedes decir:

Vamos a probar esto. Poder conversar es una habilidad que puede mejorar cualquier relación. Las personas que estudian la comunicación dicen que el secreto de ser un buen conversador es estar interesado en la otra persona. Algunas personas solo hablan de sí mismas. ¡Aburrido! La manera de mostrar interés sincero en alguien más es hacer buenas preguntas que los atraigan.

Aquí hay 20 preguntas que hemos encontrado interesantes y divertidas en nuestra familia. Algunos los hemos usado en conversaciones uno a uno; algunos los hemos presentado como “temas” en comidas familiares, donde todos responden:

20 iniciadores de conversación

1. ¿Por qué estás agradecido hoy?

2. ¿Cuáles son algunas buenas noticias que le gustaría compartir?

3. ¿Qué es algo bueno que hayas hecho por alguien hoy?

4. ¿Qué es algo bueno que alguien haya hecho por ti?

5. ¿Qué es algo que aprendió hoy, en la escuela o en la vida?

6. ¿Cuál fue una conversación interesante que tuviste hoy?

7. ¿Qué es algo que estás esperando?

8. ¿Qué es algo que te preocupa?

9. ¿Qué es lo que más te gusta de ser parte de esta familia?

10. ¿Qué deseas que hagamos más como familia?

11. ¿Qué es lo más difícil de tener tu edad? ¿Lo mejor?

12. ¿Cuál es un objetivo en el que estás trabajando?

13. ¿Qué es lo que un miembro de tu familia hizo por ti recientemente que apreciaste?

14. ¿Qué problema tienes con lo que agradecerías tu ayuda?

15. Si pudiera obtener tres deseos, ¿cuáles serían?

16. ¿Cuáles son dos cosas que otras personas pueden hacer para hacerte feliz?

17. ¿Cómo puede alguien ayudarte a salir de mal humor?

18. ¿Qué significa “éxito” para ti?

19. ¿Cómo sabes si alguien es un verdadero amigo?

20. ¿Quién es alguien a quien realmente admiras?

Related of "Niños pegados a las pantallas? Enséñales el arte de la conversación."