Neurociencia y Psicología del Desarrollo

Los recientes avances en la teoría del desarrollo y la investigación neurobiológica presentan una oportunidad para diseñar modelos basados ​​en el desarrollo para comprender y abordar los desafíos que enfrentan las personas de 18 a 26 años que ahora se conocen como "adultos emergentes".

Arnett (2000) introdujo el término adultez emergente para identificar la fase de desarrollo en personas de 18 a 26 años. Esta fase de desarrollo, según Arnett (2004), se caracteriza por: 1) exploración de la identidad, donde el sentido de uno mismo y la autoidentificación en las principales áreas de la vida como el amor, el trabajo y la perspectiva mundial se refina y redefine; 2) inestabilidad generalizada en todas las áreas de la vida con incertidumbre sobre las posibilidades futuras y las posibles vías de vida; 3) un estado de transición entre la adolescencia y la adultez; 4) auto-enfoque con un cambio hacia una mayor identidad individual, poder personal, autorregulación y auto-agencia; y 5) las posibilidades y los riesgos con los factores de riesgo alcanzando su punto máximo y las influencias biológicas, psicológicas y socioculturales emergentes que pueden ser singularmente desestabilizadoras para este grupo de edad.

El concepto de recentrado de Tanner (2006) complementa la teoría de Arnett integrando la adultez emergente en la vida individual y reformulando el concepto de transición a la adultez como un proceso de tres etapas que implica dejar la adolescencia, experimentar la adultez emergente e ingresar a la edad adulta. Tanner describe una trayectoria de desarrollo individualizada por la cual el adulto emergente debe: 1) separarse de la familia y formar vínculos primarios con sus compañeros y otros adultos; 2) transición de las dependencias de niños y adolescentes para involucrarse con el mundo en general; 3) consolidar una consideración resiliente para uno mismo y la identidad como un miembro capaz y valorado de la sociedad; 4) lanzar una carrera y vida relativamente autosuficiente; y 5) desarrollar habilidades para la vida efectivas, dirigidas a un objetivo y autorreguladas.

La investigación de neurociencias ha demostrado que la maduración cerebral normal en adultos emergentes es paralela a la creciente complejidad de estas demandas de desarrollo y psicosociales. El objetivo primario y organizador de la formación y el crecimiento del cerebro a lo largo de la vida es evolucionar hacia una representación del yo cada vez más compleja y de mayor orden y en relación con el mundo (Siegel, 1999). La formación de identidad es un proceso biológico crítico para la supervivencia y adaptación, y la adultez emergente es un período fundamental en la maduración de patrones de apego (p. Ej., Seguro, ansioso-evitativo, ambivalente, desorganizado), que a su vez afecta la autointegración, motivación-recompensa sistemas, regulación emocional y funcionamiento ejecutivo. El yo no se desarrolla óptimamente de manera aislada, sino dentro del contexto de relaciones que proporcionan funciones de afirmación, calmantes y vitalizantes, así como también nuevos aprendizajes. Siegel (1999) afirmó que "las conexiones humanas dan forma a las conexiones neuronales". Se requiere estar abierto a conexiones humanas que se sientan seguras, nutritivas y estimulantes para un desarrollo óptimo en las áreas cerebrales y redes mencionadas anteriormente que están madurando durante la adultez emergente.

Comprender la psicología del desarrollo y la neurociencia del desarrollo cerebral adulto emergente guía el diseño conceptual del tratamiento para adultos emergentes. Tres principios guían el diseño del tratamiento. Cada principio rector atribuye el éxito terapéutico a la provisión de oportunidades de la vida real para el apego sano, la inmersión emocional y la activación neurosináptica que se requieren para un cambio duradero en la autoorganización, la regulación de los afectos y el funcionamiento adaptativo.

El primer principio rector es que es necesario "calmar el sistema límbico" (van der Kolk et al., 2005) para ayudar a los adultos emergentes a lograr una mayor sensación de seguridad. Las técnicas silenciosas facilitan los vínculos promoviendo la autoregulación y la calma. Esto es especialmente relevante cuando los desafíos se asocian con traumas, trastornos de ansiedad y autoinhibición emocional. El aprendizaje emocional y cognitivo no puede tener lugar en un estado de miedo. Esto también incluye proteger al cerebro de los efectos neurotóxicos del exceso de alcohol y sustancias, la falta de sueño o la nutrición y los efectos distorsionadores de los síntomas psiquiátricos no alterados, como la depresión, la ansiedad o la psicosis.

El segundo principio rector es la creencia de que es esencial apoyar el desarrollo psico-neurobiológico de un yo coherente, un yo organizado y un self autorregulado (Schore, 2008; Siegel, 1999; Gedo y Goldberg, 1973). Este principio pone énfasis en los procesos de agencia autoinformada, empoderamiento autodirigido y un equilibrio adaptativo de vulnerabilidad, colaboración y límites para la autoprotección. Este segundo pilar enfatiza los patrones de autorrealización y motivación del individuo en desarrollo.

El tercer y último precepto se extrae de los modos neurocognitivos de toma de decisiones (Noel et al., 2006); Las experiencias terapéuticas de procesamiento y resolución de problemas a través de estados emocionales de activación que ocurren en tiempo real dentro de relaciones significativas son esenciales para lograr el crecimiento y el cambio. Tales experiencias ejercitan y hacen crecer las redes entre el sistema límbico y la corteza prefrontal, que están naturalmente preparadas para brotar a través de la adultez emergente. El uso de técnicas de atención plena como "Reacción y Reflexión", mientras está en relación, promueve el crecimiento neurocognitivo y, a su vez, facilita el desarrollo posterior de la atención plena, las funciones cognitivas y ejecutivas, y el autogobierno competente.

Arnett, JJ (2000). Edad adulta emergente: una teoría del desarrollo desde los últimos años de la adolescencia hasta los años veinte. American Psychologist, 55, 469-480.

Arnett, JJ (2004). La adultez emergente: el sinuoso camino de la adolescencia hasta los años veinte. Nueva York: Oxford University Press.

Gedo, JE, y Goldberg, A. (1973). Modelos de la mente: una teoría psicoanalítica. Chicago y Londres: la prensa de la Universidad de Chicago.

Schore, J. R y Schore, AN (2008). Teoría moderna del apego: el papel central de la regulación del afecto en el desarrollo y el tratamiento. Clinical Social Work Journal, 36, 9-20.

Schore, AN (2003a). Afecta la desregulación y los trastornos del yo. Nueva York: Norton.

Schore, AN (2003b). Afectar la regulación y la reparación del yo. Nueva York: Norton.

Siegel, DJ (1999). La mente en desarrollo: cómo las relaciones y el cerebro interactúan para dar forma a lo que somos. Nueva York: Guilford Press.

Swendsen, J., Conway, KP, Degenhardt, L., Glantz, M., Jin, R., Merikangas, KR, Sampson, N., y Kessler, RC (2010).

Tanner, JL (2006). Recentrarse durante la adultez emergente: un punto de inflexión crítico en el desarrollo humano de la vida. En JJ Arnett y JL

Tanner (Eds.), Adultos emergentes en Estados Unidos: la mayoría de edad en el siglo XXI. Washington, DC: Asociación Americana de Psicología.

van der Kolk BA, Roth, S., Pelcovitz, D., Sunday, S., y Spinazzola, J. (2005). Trastornos del estrés extremo: la base empírica de una adaptación compleja al trauma. Journal of Traumatic Stress, 18 (5), 389-399.

Visite el sitio web de Yellowbrick.

Conéctese con el Dr. Jesse Viner en Google+

  • Lo que Dale Earnhardt Jr. puede enseñar a los supervivientes de accidentes automovilísticos
  • "Violencia expresada a través del asesinato masivo"
  • Presuntos espías rusos: lealtad y traición
  • El camino rocoso hacia el TEPT
  • PTSD Nation
  • Lidiar con los sentimientos
  • Cómo poner experiencias dolorosas detrás de ti
  • Riesgos para la salud mental de los atletas
  • Fort Hood: viviendo con pérdida
  • Terapia asistida por caballos, Parte 1
  • La redención de Lou Barlow
  • Arteterapia y miedo: reconocer el pavor
  • Escuche nuestra discusión sobre la atención psiquiátrica forzada
  • ¿Cómo influyen los genes en los niveles de sensibilidad emocional?
  • Su crisis de 30 años: una breve guía
  • Dawn of Justice Batman es el peor Batman de todos los tiempos
  • Lo que los estudiantes de medicina necesitan saber sobre accidentes automovilísticos
  • Eminem: La salud mental subyace en su "recuperación" musical y "recaída"
  • Salud Mental Militar
  • Factores de riesgo y de protección asociados con el trauma
  • Los valientes nuevos hospitales de clase mundial de militares
  • Entender la ansiedad como un síntoma, no el problema
  • "Recordar la versión más joven de mí: me recuerda sentirme agradecido cuando quiero ser mocoso"
  • ¿Su estudiante universitario necesita primeros auxilios financieros?
  • ¿Cuál es el vínculo entre el heroísmo y el comportamiento antisocial?
  • Por qué luchas por entender el paradójico candidato Trump
  • Cómo lidiar con narcisistas en el lugar de trabajo
  • La droga más vendida de Estados Unidos
  • Trauma y enfermedad
  • La danza de la experiencia y el tiempo
  • ¿Qué precio es la venganza?
  • Tener un hijo significa renunciar a las necesidades básicas
  • ¿Qué podemos hacer con respecto a la violencia juvenil? (Parte uno de dos)
  • ¿Has perdido la cabeza?
  • ¿Por qué algunos perros son tan ansiosos y temerosos?
  • Un beneficio de la demencia