Mujeres, sexualidad y "la pastillita rosada"

Recientemente, un panel asesor de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) recomendó no aprobar lo que se conoce como la "pequeña pastilla rosa" diseñada para tratar la falta de deseo sexual en las mujeres (en lugar de Viagra, la "pequeña pastilla azul"). para los hombres). La FDA podría aprobarlo de todos modos, pero rara vez o nunca decide de manera diferente que el panel asesor. Los ensayos clínicos patrocinados por el fabricante del fármaco, Boehringer Ingelheim, informaron que las mujeres premenopáusicas con flibanserina experimentaron un pequeño aumento en la satisfacción de la actividad sexual, en comparación con las mujeres que tomaron un placebo; sin embargo, el panel decidió que la cantidad de aumento no superaba los efectos secundarios negativos.

¿Por qué la "pequeña píldora rosada"? De manera típica, hemos identificado un problema (algunas mujeres no tienen ganas de tener relaciones sexuales) e intentamos abordarlo de manera oportuna con una intervención médica. (¡Debe haber una pastilla para eso!) Pero resulta que al tratar de mirar dentro del grupo de la sexualidad descubrimos que en realidad es un vasto océano del que hemos explorado poco.

Ha habido una escasez de estudios sobre la sexualidad de las mujeres. Los pocos estudios que existen varían mucho en sus resultados, estimando que aproximadamente entre el 10% y el 50% de las mujeres experimentan problemas relacionados con el deseo sexual (una diferencia considerable) y no brindan pruebas concluyentes sobre cuál puede ser la causa. El debate sobre Flibanserin ha puesto de manifiesto lo poco que sabemos sobre la mecánica del deseo sexual femenino o la falta de él. Los expertos han adivinado que las causas van desde las hormonas, a la imagen corporal y la autoestima, hasta la falta de una pareja sexual experta, pero todas son suposiciones y hasta ahora ninguna píldora ha podido hacer lo que Viagra: omitir una mayor comprensión sobre la causas psicológicas o emocionales de la disfunción de la sexualidad masculina y simplemente aumentar el flujo sanguíneo a las partes necesarias (en el caso de Viagra, el pene).

En verdad, hay mucho más que no comprendemos acerca de la sexualidad y la mecánica del deseo. Hemos tomado una determinación preliminar para identificar qué disfunción parece (falta de deseo, deseo de la cosa / persona equivocada) pero estas definiciones son, en su mayoría, subjetivas y se basan principalmente en el efecto negativo que tiene en los demás. Pero lo que causa la disfunción sexual sigue siendo tan elusivo como lo que origina la función sexual y el deseo sexual.

Claramente hay hambre de sexo: conexión sexual, deseo sexual, energía sexual. Pfizer afirma en su sitio web que nueve pastillas de Viagra se dispensan por segundo, casi 300 millones de tabletas por año. No hay buenas estadísticas al respecto, pero es cuestionable cuántas de esas píldoras están relacionadas con la disfunción biomecánica por parte del hombre que la toma versus cualquier cantidad de otras razones por las que podría no ser capaz de lograr o mantener una erección. . Además, hay una explosión en los medios sobre el fenómeno de la "adicción al sexo", una experiencia de falta de control sobre el deseo / comportamiento sexual compulsivo que causa estragos en las vidas.

El estudio de la sexualidad y la "energía sexual" ha existido durante mucho tiempo: Tantra surgió en la India hace más de 6.000 años con una comprensión de cómo la energía sexual se puede utilizar para beneficiar la salud y alcanzar la iluminación. Las prácticas sexuales taoístas chinas han existido desde la dinastía Han (200 aC). Pero estas prácticas requieren aprendizaje, paciencia y tiempo, al igual que la terapia de conversación y la reducción del estrés, la ansiedad y la fatiga a través de la meditación. Todas estas técnicas podrían funcionar para crear una vida sexual rica y satisfactoria, pero requerirían que reduzcamos la velocidad e investiguemos qué está funcionando y qué no; y para hablar con las personas y evaluar sus experiencias de forma cuantitativa. Quizás el "fracaso" de las compañías farmacéuticas hasta ahora de encontrar una "píldora mágica" que incremente el deseo y el funcionamiento sexual en las mujeres no se debe a que las mujeres son sexualmente inútiles, sino que necesita una ralentización e investigación de la mecánica de la energía sexual y deseo no solo para mujeres, sino para todos nosotros.

Related of "Mujeres, sexualidad y "la pastillita rosada""