Mujeres cuidando a padres ancianos

¿Estás pensando en tener un pariente mayor que se mude contigo?

¿Por qué ha disminuido el porcentaje de mujeres en la fuerza laboral entre las edades de 45-64 años desde 2010? En el artículo de The New York Times titulado “El peso de la atención a las mujeres mayores”, Eduardo Porter señala que por cada cuatro estadounidenses en edad de trabajar, hay uno en edad de jubilarse. Catorce millones de esos estadounidenses de edad avanzada no pueden vivir solos y la carga de la atención recae principalmente en familiares femeninos. Los cuidadores pasan alrededor de 20 horas por semana brindando atención, la mitad de un trabajo de tiempo completo. Cuatro de cada cinco han perdido el trabajo debido a eso y uno de cada diez ha perdido un trabajo por eso. Muchos cuidadores deciden que su pariente mayor se mude con ellos. Esta es una importante decisión de vida y debe hacerse con cautela.

Su pariente mayor puede tener muchas razones para querer mudarse con usted. Ella puede tener problemas de salud o financieros o puede necesitar ayuda con las tareas de rutina. Puede perder la compañía de un cónyuge y querer estar más cerca de otros miembros de la familia. O puede ser quien sugiera el movimiento. Tal vez le preocupa que viva sola o que le preocupe que no esté recibiendo la atención que necesita. También puede pensar que tener un pariente mayor le ayudará con sus propios problemas financieros.

Antes de tomar una decisión, querrá considerar cómo un nuevo arreglo de vivienda podría afectarlo a usted y a todos en su familia. Piense en los sentimientos de todos estos miembros de la familia:

Su cónyuge o pareja. Necesitará mucho apoyo para hacer que este nuevo arreglo funcione. Tener un pariente anciano en la casa tendrá un impacto en su matrimonio; necesitará cambios que afecten su trabajo y sus horarios familiares.

Tus niños. Dependiendo de su edad, sus hijos pueden tener diferentes reacciones a la idea de vivir con un pariente mayor. A los niños pequeños les puede preocupar que no tengan tiempo para ellos si su pariente se muda y pueden necesitar garantías de que los amarán y cuidarán de ellos. Los adolescentes pueden estar molestos por perder parte de su espacio o privacidad. Escuche sus preocupaciones y trate de encontrar formas de ayudarlo a lidiar con ellas. También hable con sus hijos adultos y vea si podrán ayudarlo con las responsabilidades que tendrá después de que se mude su pariente.

Tus hermanos. Los familiares también deberían participar en la decisión de que un pariente mayor se mude con usted. Hábleles sobre sus planes y anime a su pariente a hablar con ellos también. Vea si pueden ayudar con la planificación o si tienen otras ideas sobre lo que sería mejor para todos los involucrados.

Una buena forma de hacerse una idea de cómo sería vivir con su familiar es tener una estadía de prueba. Es posible que desee sugerirle que se quede con usted de cuatro a ocho semanas y ver qué tan bien va la visita antes de comprometerse a vivir juntos por un tiempo más prolongado. Es importante recordar que los problemas que pueden parecer triviales si ocurren de vez en cuando (es decir, llegar tarde al trabajo) pueden convertirse en problemas si continúan durante meses o años. Finalmente, asegúrese de hablar sobre la visita después de la estancia de prueba. Sé abierto acerca de cualquier preocupación que tengas. Su honestidad le dará a su familiar una mejor idea de los ajustes que él / ella pueda tener que hacer.

Related of "Mujeres cuidando a padres ancianos"