Mirándote a ti mismo

En esta publicación de blog, vamos a hablar sobre las habilidades y las actitudes que tiene para enfrentar la adversidad en su vida. Voy a pedirte que te califiques en una escala de cinco puntos sobre lo bueno o no tan bueno que eres para poder ejercitar las habilidades sobre las que te preguntaré.

Aquí está el primero: hablar con otras personas. Se trata de comunicación y de poder comunicarse con las personas de manera efectiva. Implica ser claro y tal vez preciso cuando se requiere y ser capaz de afirmarse en su comunicación con los demás.

Me gustaría que te calificaras en una escala de cinco puntos. Pero antes de hacerlo, reflexione sobre esta habilidad en particular y tal vez le pida a los demás que le comuniquen qué tan bien sienten que se está comunicando con ellos. Aquí está la escala:

  1. Mal en eso.
  2. No tan bien.
  3. Bueno.
  4. Bueno en eso.
  5. Muy bueno en ello.

Ahora aquí está la segunda pregunta. Esto tiene que ver con ser capaz de hacer y mantener amistades.

¿Qué tan bueno eres para poder conectarte con los demás? Mire las amistades que tiene en su vida, cómo las estableció y cómo las ha mantenido a lo largo del tiempo. Una vez más, pregúntale a otras personas (específicamente a tus amigos) cómo te ven en términos de esta habilidad. Califíquese:

  1. Mal en eso.
  2. No tan bien.
  3. Bueno.
  4. Bueno en eso.
  5. Muy bueno en ello.

La tercera área tiene que ver con la flexibilidad y con poder hacer cambios en tu vida cuando lo necesites. Esto a menudo es muy difícil para nosotros. Somos criaturas de hábito y tendemos a tratar de resolver problemas en la forma en que los hemos resuelto en el pasado. Desafortunadamente, muchas situaciones requieren que lo intentemos de otra manera.

Entonces, ¿qué tan bueno eres para ser flexible tanto en tu forma de pensar como en tu comportamiento?

  1. Mal en eso.
  2. No tan bien.
  3. Bueno.
  4. Bueno en eso.
  5. Muy bueno en ello.

La cuarta área se relaciona con cómo te sientes acerca de ti. ¿Te das crédito por tus logros? ¿Qué tan bien le das un cumplido a los demás? ¿Descarta logros o cosas de las que debería estar satisfecho y orgulloso? ¿Qué tan bueno eres para sentirte bien contigo mismo?

  1. Mal en eso.
  2. No tan bien.
  3. Bueno.
  4. Bueno en eso.
  5. Muy bueno en ello.

El último tiene que ver con poder controlar tus emociones, especialmente las fuertes; específicamente, emociones que otros o usted mismo pueden etiquetar como negativas: enojo. ¿Qué tan bueno eres para controlar lo que haces y decir cuando estás enojado? Tómate un tiempo y piensa en esto. Piense en una situación en la que haya estado cuando perdió los estribos y piense en la última vez que se sintió enojado. ¿Qué hiciste? ¿Cómo lidiaste con la emoción fuerte? Califíquese.

  1. Es malo hacerlo, lo que significa que dejas ir tu enojo de manera que probablemente dañe la relación que tienes con otras personas o que no consigas los objetivos que estás tratando de lograr.
  2. No tan bueno en eso.
  3. Bueno.
  4. Bueno en eso.
  5. Muy bueno en eso, lo que significa que puedes ser realmente asertivo en situaciones, hablar por ti mismo y descargar tu ira de forma que sea productiva y no destructiva.

En la próxima publicación, dedicaremos más tiempo a pedirte que te mires y evalúes las habilidades y actitudes que tienes que te pueden ayudar a ser resistente y enfrentar la adversidad en tu vida.

Related of "Mirándote a ti mismo"