Mentir en línea

El uso del engaño para encontrar un compañero.

YAKOBCHUK VIACHESLAV/Shutterstock

Fuente: YAKOBCHUK VIACHESLAV / Shutterstock

Las citas en línea son una excelente manera de conocer a los demás, especialmente para aquellos que trabajan horas no tradicionales o tienen horarios muy ocupados. Las citas en línea les dan a las personas acceso a una multitud de perfiles, ampliando así el grupo de citas.

Si bien las citas en línea ahora son algo común, no siempre se consideró un buen enfoque para encontrar una pareja potencial. De hecho, muchas personas vieron a los buscadores de contactos en línea como “desesperados”. Los datos del Centro de Investigación Pew mostraron que el 29% de las personas encuestadas en 2005 estaban de acuerdo con la afirmación: “Las personas que usan sitios de citas en línea están desesperadas”; El 23% todavía estuvo de acuerdo con esta declaración en 2015 (Smith & Anderson, 2016). Si bien las actitudes están cambiando, y ahora hay menos estigma en torno a este enfoque, muchas personas todavía tienen miedo de buscar una conexión en línea.

Un temor común que tienen las personas sobre el uso de una plataforma en línea para encontrar una coincidencia es si los perfiles presentados son descripciones precisas de individuos o si incluso fueron elaborados por esas mismas personas. La encuesta anteriormente mencionada del Centro de Investigación Pew ha demostrado que las personas solicitan ayuda para crear sus perfiles, ya sea con sus fotos o escribiendo sus biografías. Por lo tanto, es posible que las palabras que se ven en la pantalla no hayan sido escritas por la persona que está representando el perfil. Uno de cada cinco usuarios en línea le han pedido a otra persona que los ayude con su perfil, y la mayoría de los que buscan ayuda son mujeres (Smith & Anderson, 2016).

Engaño

Los patrocinadores en línea también pueden tergiversar ellos mismos. Las personas suelen presentar la mejor versión de sí mismos para atraer a posibles parejas, lo que no es necesariamente una descripción precisa de quiénes son en la vida real. La investigación de Toma, Hancock y Ellison (2008) mostró que las personas tienden a mentir en sus perfiles de una manera que mejora lo que perciben como atractivo para sus compañeros potenciales.

Toma et al. (2008) examinaron 80 participantes, 40 hombres y 40 mujeres, que utilizaron sitios de citas en línea en la ciudad de Nueva York. A todos los participantes se les proporcionaron copias impresas de sus perfiles de citas en línea y se les ordenó calificar, en una escala de 1 a 5, la precisión de cada una de sus respuestas. Dado que los participantes usaban una variedad de sitios, se seleccionaron 15 elementos comunes a cada plataforma: edad, altura, tipo de cuerpo, color de cabello, color de ojos, ocupación, educación, ingresos, estado de relación, niños, fumar, beber, intereses, opiniones políticas. y la religión Los participantes también calificaron, en una escala de 1 a 5, la aceptabilidad social de mentir en cada artículo. En la última parte del estudio, los investigadores realizaron mediciones objetivas de la altura, el peso y la edad de los participantes.

Para examinar los resultados, se analizaron cinco categorías compuestas separadas, creadas a partir de los 15 elementos de perfil antes mencionados: apariencia física, estado social, información de relación, hábitos e intereses. Los resultados demostraron que los participantes se calificaron a sí mismos como más precisos en lo que respecta a la información de su relación (incluido el estado de la relación) y que los puntajes de auto-precisión de los hombres y las mujeres no fueron diferentes.

En cuanto a las características reales, los resultados mostraron que el 81% de los participantes mintieron al menos en uno. Se mintió sobre el peso con más frecuencia, seguido de la altura. Es importante notar que la magnitud del engaño no fue grande: mientras los participantes mintieron, el número que proporcionaron no se desvió mucho de la verdad. Esencialmente, este engaño sería difícil de detectar en persona al conocer al socio potencial.

No había relación entre mentir sobre una característica y mentir sobre otra. Por ejemplo, si una persona mintió sobre su peso, eso no los hizo más propensos a mentir sobre su estatura. Esto sugiere que las personas mienten sobre lo que creen que los hará más atractivos para un socio potencial, y no fueron mentirosos en general.

En lo que respecta a las diferencias de género, los resultados demostraron que los hombres sobreestimaron su altura y las mujeres subestimaron su peso. Una vez más, esto subraya la posible motivación para mentir: parecer atractivo para un compañero en base a las percepciones de lo que quiere un compañero. En general, mientras mucha gente miente, la magnitud es pequeña.

Lo que fue particularmente interesante sobre el estudio fue que las calificaciones de los participantes sobre su precisión para presentarse se correlacionaron con la precisión observada. Esto demostró que el engaño es intencional. Básicamente, las personas mienten para presentarse de cierta manera y no solo transmiten los puntos de vista inexactos que pueden tener sobre sí mismos. Las personas son conscientes de las mentiras que están presentando.

Investigaciones adicionales también han notado diferencias de género. Hancock y Toma (2008) examinaron las fotos del perfil de citas de 54 personas que se inscribieron en línea. Mientras que los participantes calificaron sus fotos como representaciones precisas de sí mismos, los codificadores independientes encontraron que un tercio de las fotos no eran precisas. Las fotos femeninas se juzgaron como menos precisas y tenían más probabilidades de contener inconsistencias, como el retoque. Las mujeres también eran más propensas a presentar fotos profesionales.

Conclusión

Muchos temen que las personas con las que están hablando en línea puedan ser personas completamente diferentes (es decir, “catfishing”). Estos casos extremos son lejanos y pocos, pero debido a la magnitud de la mentira, a menudo circulan ampliamente. Si bien el engaño es común, la mentira en sí misma suele ser algo pequeño. Los patrocinadores en línea deben tener precaución cuando se reúnan con una persona para determinar si existen discrepancias con respecto a lo que se presentó en el perfil. Sin embargo, no deben ser aprensivos con respecto a una persona que tergiverse completamente a sí misma. Esto no pretende disminuir la gravedad de los problemas con la mentira; sin embargo, la investigación debería disipar algunos de los temores asociados con las citas en línea y ayudar a reducir el estigma

Referencias

Hancock, JT, y Toma, CL (2009). Poniendo su mejor cara hacia adelante: la precisión de las fotografías de citas en línea. Journal of Communication, 59 (2), 367-386.

Smith, A., y Anderson, M. (2016). 5 datos sobre citas en línea. Obtenido de http://www.pewresearch.org/fact-tank/2016/02/29/5-facts-about-online-dating/

Toma, CL, Hancock, JT, y Ellison, NB (2008). Separación de hechos de la ficción: un examen de la autopresentación engañosa en los perfiles de citas en línea. Personality and Social Psychology Bulletin, 34 (8), 1023-1036.

Related of "Mentir en línea"