Mejor que ayer: ser más de lo que tú eras

En el documental War Dance 2007 , el niño soldado de 14 años Dominic declara: "En mi corazón, soy más que un niño de guerra. Soy talentosa. Yo soy un músico. Yo soy Acholi. Yo soy el futuro de nuestra tribu ". Atormentado por los recuerdos de la vida en el Ejército de Resistencia del Señor de Joseph Kony en Uganda, Dominic se enfrenta a la pregunta crítica:" ¿En qué medida podemos escapar de un pasado doloroso? "¿Será siempre un pasado no deseado parte de quién? estamos o podemos dejarlo completamente atrás? La cuestión de la identidad puede abordarse en muchos niveles, incluidos los biológicos, filosóficos, conductuales y psicológicos. Desde la perspectiva psicológica, sabemos que no es posible borrar nuestro pasado, porque en cualquier momento somos la suma total de todo lo que hemos experimentado y todo lo que hemos sido. Experimentamos el presente con todos los conocimientos, habilidades, valores, creencias y emociones que hemos adquirido a lo largo de nuestras vidas. Y cada momento se suma a la riqueza de la experiencia de vida que constituye el pasado. Si la identidad fuera una progresión lineal simple, una persona podría superar un pasado doloroso viviendo bien. Sin embargo, al recordar, un individuo trae el pasado al pasado y puede volver a despertar su impacto. Las consecuencias de ese impacto pueden depender de una diferencia importante entre recordar que algo le sucedió a "la persona que era entonces" y pensar "Yo soy la persona que". ¿El pasado siempre debe ser parte de lo que es una persona?

La comprensión de uno mismo evoluciona a lo largo de la vida de una persona, y las personas difieren en la medida en que reflexionan sobre quiénes se entienden a sí mismos. La búsqueda de quiénes somos puede intensificarse en tiempos de cambio, y la investigación sugiere que las personas que están explorando más activamente su identidad son más sensibles a los cambios que se producen con el paso del tiempo. Comparar lo que somos ahora con quienes una vez fuimos nos ayuda a mantener una sensación de continuidad frente a un cambio constante dentro y fuera de nosotros mismos. Así como puede ser doloroso recordar el sufrimiento, el arrepentimiento o la desilusión que formaron parte de lo que alguna vez fuimos, también puede ser difícil soportar la pérdida irreversible de cosas buenas.

Pero la adversidad en el pasado o la pérdida de la alegría que no puede ser recapturada no son en sí mismas causas inevitables de mala salud psicológica. Los intentos de negar, borrar o escapar del pasado no reconocen que toda experiencia contribuye a lo que somos. Cómo procesamos lo bueno y lo malo es importante para mantener el bienestar. Sobrevivir a la desgracia o el maltrato, aprender de los errores e incorporar el bien que una vez tuvimos son todas oportunidades para crecer más allá de nuestro pasado y al mismo tiempo mantener el hilo que constituye el individuo único que somos. Ya no somos víctimas de la intimidación infantil o el paciente que se perdió tantas actividades mientras luchaba contra una enfermedad infantil. Ya no somos quienes éramos, pero esas experiencias aún son parte de lo que somos. Mejor que escapar de nuestro pasado, podemos ser más ricos por eso.

Los recuerdos de nuestro pasado pueden despertar una mezcla de emociones. Recordar se acompaña a menudo de sentimientos nostálgicos agridulces de la alegría de revivir el pasado a pesar del dolor de la pérdida. Las personas que sienten más nostálgicamente su pasado tienen una mayor apreciación de cómo las experiencias pasadas se entrelazan en su sentido evolutivo del yo. Tal reflexión permite que una persona encuentre significado incluso en aspectos no deseados del pasado y facilita la reformulación de experiencias difíciles para descubrir algo que valga la pena en un proceso de reevaluación positiva. La comparación cuidadosa del pasado y el presente fortalece el control de una persona sobre su propia identidad, sin permitir que los eventos u otras personas la definan.

Si bien no dejamos que otros definan nuestra identidad, reconocer cómo otros han ayudado a formar quiénes somos es una forma de integrar aspectos del pasado sin permitirles superar el presente. La comprensión del impacto que otras personas han tenido sobre nosotros nos recuerda el papel que hemos jugado y seguimos desempeñando en la vida de los demás. Al reconocer el impacto de cómo fueron criados, un padre puede tomar decisiones sabias al ser padres de sus propios hijos. Las personas que rápidamente sienten nostalgia por su pasado están más inclinadas a considerar los valores y creencias de los grupos con los que se identifican. Sus relaciones con los demás los motivan a perseguir metas y a planificar para el futuro. Al pensar que uno tiene una identidad dentro de una comunidad, una persona comparte la autoestima del grupo, puede buscar apoyo social en tiempos difíciles y puede encontrar sentido en la pérdida o desgracia pasada prestando apoyo a los demás.

Conectarse con los demás ayuda a mantenerse a flote en el presente al tiempo que se basa en la tradición de estabilidad y la comprensión de que algunas cosas perduran a pesar del paso del tiempo y la pérdida de personas, cosas, estatus y juventud. Un sentimiento de pertenencia puede restaurar un sentido de valor, significado y propósito, ya sea que una persona quiera escapar de un pasado doloroso o desee aferrarse a un ser feliz. Prestar apoyo a otro puede mantener vivo lo que era bueno en el pasado, al mismo tiempo que muestra que nos hemos convertido en algo más de lo que fuimos en el pasado. Al participar en su grupo de baile escolar, Dominic llegó a comprender, no que nunca había sido una víctima de la guerra, sino que era más que un niño de guerra. La realización de una identidad rica más grande que su pasado le permitió enfrentar el futuro con confianza y esperanza.

Related of "Mejor que ayer: ser más de lo que tú eras"