Más evidencia de que los sueños reflejan el aprendizaje durante el sueño

Un estudio reciente muestra que soñar con una tarea de imagen se correlaciona con una mejor memoria.

Existe un consenso general de que dormir es importante para el aprendizaje. Se cree que las huellas de memoria se reactivan en el cerebro y luego se fortalecen activamente durante el sueño. Varios investigadores han propuesto que, en los sueños, podemos ser testigos de este procesamiento de la memoria como si se tratara de una experiencia real, nuestra propia realidad virtual. Esto ha sido apoyado hasta cierto punto por los hallazgos de que los sueños a menudo se componen de fragmentos de experiencias recientes y de recuerdos autobiográficos. Además, ciertas cualidades de los sueños, como la intensidad emocional, están asociadas con la neurofisiología del sueño (para un ejemplo, consulte este artículo sobre los soñadores y los husos de sueño NREM).

Sin embargo, hay relativamente poca evidencia experimental de que las tareas aprendidas antes del sueño se incorporen a los sueños. Anteriormente describí un experimento en el que se incorporó un videojuego de carreras alpinas en sueños de inicio del sueño, y esto se correlacionó posteriormente con el rendimiento, lo que sugiere que soñar con la tarea se asoció con el fortalecimiento de la memoria durante el sueño.

Recientemente, los investigadores del Centro de Zúrich para la Investigación Interdisciplinaria del Sueño llevaron a cabo un estudio nocturno para evaluar si una tarea de asociación de palabras e imágenes adquirida antes del sueño se incorporaría a los sueños y si esto se relacionaría con el rendimiento a la mañana siguiente. También estaban interesados ​​en si los despertares repetidos para el recuerdo de los sueños a lo largo de la noche afectarían la consolidación de la memoria. Este es un problema potencial en la investigación de sueños, ya que es necesario despertar repetidamente a los participantes para recopilar sus sueños, esto podría interferir con el procesamiento de la memoria que ocurre durante el sueño.

Los investigadores reclutaron a veintidós participantes entre las edades de 19-35 para el estudio. En las noches experimentales, los participantes acudieron al laboratorio del sueño y se conectaron a la polisomnografía, incluidos electrodos en el cuero cabelludo para medir la actividad cerebral, junto con electrodos alrededor de los ojos para medir los movimientos oculares durante el sueño REM y electrodos de tensión cardíaca y muscular . Luego, los participantes completaron una tarea de asociación de imágenes de palabras, que les exigió que primero aprendieran las asociaciones entre las palabras y las imágenes, y luego se probaron en su memoria para ver si existían estas asociaciones más adelante.

Durante la noche experimental, los participantes se despertaron 3-6 veces a través de un intercomunicador y le preguntaron “¿Qué pasó por tu mente antes de que te despertaras?”. Estos despertares ocurrieron tanto en NREM como en el sueño REM, y cada participante logró recordar al menos 1 sueño. En la mañana, los participantes completaron nuevamente una tarea de recordatorio para las asociaciones de imágenes de palabras.

Esta condición con despertares múltiples se comparó con una condición en la que los participantes no se despertaron durante toda la noche, para ver si el despertar repetido interfiere con la consolidación de la memoria.

Para evaluar si los sueños estaban relacionados con la tarea previa al sueño, dos evaluadores buscaron cualquier correspondencia entre las categorías de imágenes presentadas antes del sueño y el contenido del sueño. Para elaborar, la tarea presentada antes del sueño usó imágenes neutrales y positivas de 3 categorías; en una noche, las imágenes contenían niños, deportes y animales; en la otra noche, las imágenes contenían agua, transporte o comida. Los evaluadores examinaron los sueños informados por los participantes para buscar cualquier contenido relacionado con estas categorías. A partir de esto, los experimentadores pudieron determinar en qué medida los participantes soñaron con las categorías que se presentaron justo antes del sueño (en comparación con las categorías que no se presentaron, y que pueden aparecer en los sueños de todos modos solo por casualidad).

Tras los análisis, se descubrió que el despertar repetido reducía la cantidad de sueño y aumentaba la cantidad de tiempo que pasaba despierto durante la noche. A pesar de esta interferencia con la cantidad de sueño, no hubo diferencia en el rendimiento de la memoria después de la noche con despertares múltiples, en comparación con la noche sin despertares. Esto es quizás sorprendente, pero también tranquilizador, y sugiere que incluso con repetidos despertares, el proceso de consolidación de la memoria continúa sin impedimentos.

En general, hubo 106 informes de sueños (de 121 despertares) para los 22 participantes en la condición con despertares múltiples. Los autores encontraron que los sueños de esta noche incorporaron las categorías de imágenes que se habían presentado antes del sueño, más que las categorías que no se habían presentado. Esto no se encontró para los sueños que se informaron solo en la mañana después de una noche de sueño ininterrumpido. A partir de este hallazgo, los autores sugieren que los investigadores de sueños deberían usar múltiples despertares durante toda la noche si esperan observar el contenido relacionado con las tareas en los sueños.

Finalmente, los autores encontraron una correlación positiva entre la cantidad de contenido relacionado con las tareas en los sueños NREM y el rendimiento después del sueño. Esto respalda la teoría de que soñar con una tarea se corresponde con el aprendizaje, y que soñar puede reflejar la consolidación de la memoria que se produce durante el sueño. Sin embargo, esta correlación no se encontró para los sueños REM, lo que puede deberse a que la tarea depende más del sueño NREM para la consolidación.

En general, este estudio se une a muchos otros en el campo de la investigación de sueños que utilizan múltiples despertares a lo largo de la noche para comprender mejor la calidad y la cantidad de memoria de los sueños a medida que cambia durante las etapas de sueño y durante toda la noche. El hecho de que los despertares repetidos no interfieran con la consolidación de la memoria plantea la pregunta de si el procesamiento de la memoria continúa en algún nivel a pesar del despertar, o si puede continuar donde lo dejó en cada inicio de sueño hasta cierto punto.

Finalmente, esa mayor incorporación de estímulos de tareas en sueños NREM correlacionados con la memoria también proporciona evidencia sólida que respalda la teoría de que los sueños reflejan la consolidación de la memoria y señala la utilidad de recolectar sueños para comprender mejor el procesamiento de la memoria durante el sueño.

Referencias

Schoch, S., Cordi, MJ, Schredl, M., y Rasch, B. (2018). El efecto de la recopilación de informes de sueños y la incorporación de sueños en la consolidación de la memoria durante el sueño. bioRxiv, 323667. https://www.biorxiv.org/content/early/2018/05/17/323667

Related of "Más evidencia de que los sueños reflejan el aprendizaje durante el sueño"