Más apoyo contra el castigo físico por disciplina

Nuevas investigaciones fortalecen aún más el caso contra el uso del castigo físico.

“Honestamente, tengo miedo de lo que podría hacer. Le di un ligero golpe en el trasero, pero más recientemente comencé a pegarle un poco más fuerte. No puedo soportarlo cuando tercamente me grita ‘No’ a mí. “Kelly se rascó mientras describía su frustración al disciplinar a Julie, su hija de cuatro años. “Me había prometido a mí mismo que nunca haría esto. Entonces me convencí de que no era gran cosa. ¡Pero sé que lo es!

Kelly, una cliente que buscó mis servicios hace varios años, reconoció que su frustración aumentaba cada vez más la ira. Inicialmente, se convenció a sí misma de que el castigo físico era aceptable, a pesar de que despertaba su culpa. Afortunadamente, ella decidió buscar enfoques alternativos para disciplinar a su hijo.

El uso del castigo físico para la disciplina

El uso del castigo físico para disciplinar a los niños es una práctica que se ha extendido a lo largo de generaciones y todavía nos acompaña. Tal castigo se refiere a cualquier fuerza física que lleve a un niño a experimentar algún grado de dolor o incomodidad con la intención de alterar el comportamiento del niño. Esto incluye nalgadas, según los informes, todavía son utilizadas por más del 80% de los padres estadounidenses (Gershoff y Grogan-Kaylor, 2016).

Con demasiada frecuencia, aquellos que abogan por tal castigo informan que fueron disciplinados de manera similar y que les ayudó a comportarse de manera más apropiada. Además, aquellos profesionales de la salud mental que creen en su valor han respaldado aún más su uso. Además, los medios de comunicación con demasiada frecuencia han presentado discusiones de tal disciplina como abiertas para el debate.

El Comité de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas declaró el castigo físico como “violencia legalizada” contra los niños “que debería ser eliminado. Mientras que 192 países han firmado el tratado, los Estados Unidos y Somalia son los únicos que no lo han ratificado. Quienes se oponen creen que la soberanía de los Estados Unidos y los padres también se verían amenazados por tal acuerdo.

Afortunadamente, en años más recientes, la cantidad de estados que permiten dicho castigo ha disminuido. Según un estudio de 2017, 28 estados prohibieron el castigo corporal, 7 estados no lo prohibieron y 15 expresamente lo permitieron (NPR, 2017).

El impacto negativo del castigo físico utilizado para la disciplina

No se puede negar que el castigo físico es una forma de asalto y siempre se considera como tal cuando la víctima es un adulto. Llamarlo “asalto” da la etiqueta adecuada a dicho comportamiento. “En general, los elementos esenciales del asalto consisten en un acto destinado a causar una aprehensión en otro de un contacto dañino u ofensivo inminente” (thefreedictionary)

En las últimas décadas ha habido una escalada en la investigación para determinar el impacto a largo plazo de Adverse Childhood Experiences (ACE), gran parte de la cual fue originalmente realizada por Kaiser Permanente (cdc.gov). Estos incluyen formas de maltrato infantil como abuso físico, emocional y sexual, así como negligencia física y emocional, exposición a madre tratada violentamente, desafíos del hogar como divorcio o separación, encarcelamiento de los padres y un miembro del hogar con problemas de abuso de sustancias, enfermedad mental y / o intentos de suicidio. Los eventos adversos en la niñez se han relacionado con conductas de riesgo de salud, condiciones crónicas de salud, bajo potencial de vida y muerte prematura.

Nalgadas todavía no se ha incluido en la lista de ACE. Sin embargo, la investigación de Afifi, Gershoff, Merrick, et. Alabama. datos revisados ​​de los estudios originales de CDC-Kaiser (2017). Concluyeron y recomendaron que las nalgadas deberían considerarse un ACE y consideradas en los esfuerzos para prevenir la violencia.

Se puede encontrar más apoyo para esta recomendación en los resultados de investigaciones recientes que proporcionan evidencia más poderosa contra el castigo físico. Después de una revisión y análisis estadístico de numerosos experimentos y cuasi-experimentos, “… la preponderancia de la evidencia vincula el castigo físico con los resultados infantiles perjudiciales (Gershoff, Goodman, et al., 2018). No informan ninguna evidencia de que tal disciplina reduzca estos resultados negativos. Más específicamente, encuentran que “(a) la investigación sobre el castigo físico ha cumplido los requisitos para las conclusiones causales, (b) la investigación sobre nalgadas y el castigo físico identifican vínculos con los resultados perjudiciales para los niños, (c) Las nalgadas y el castigo físico contribuyen al mismo daños como abuso físico, (d) Azotes y castigos físicos son rechazados por una serie de organizaciones profesionales fuera de la psicología; y (e) Organizaciones de derechos humanos y 53 países acuerdan que las nalgadas y el castigo físico reflejan la violencia que viola los derechos humanos de un niño “.

Castigo físico e ira como adulto

Muchos de los pacientes que han buscado mis servicios para controlar la ira han sido víctimas de castigos físicos cuando eran niños. A menudo dicen “Me lo merezco” “A veces era bastante malo” “Solo de vez en cuando”. “Era solo un cinturón”. “O” Eso es lo que hicieron los padres en ese momento “.

Y sin embargo, como he observado a lo largo de mis años como terapeuta, las personas que expresan estas actitudes con demasiada frecuencia carecen de memoria de cómo realmente experimentaron dicho castigo. Tienden a reprimir, minimizar o de otra manera negar su sufrimiento; su confusión, dolor, ira, vergüenza y sentimientos de traición. Y a través de este proceso a menudo pierden la conexión consigo mismos, la conciencia y el reconocimiento de sus sentimientos. Al carecer de la capacidad de ser empático con su propio dolor, contribuye a una capacidad disminuida para ser empático con el sufrimiento de los demás. Entonces, no es de extrañar que, en consecuencia, tengan menos inhibiciones sobre el uso del castigo físico.

Aunque se describe como una forma de disciplina, el castigo físico se produce con frecuencia como resultado de la ira, utilizado por los padres en respuesta a sentimientos como la frustración, la impotencia y la falta de respeto cuando los niños no cumplen con sus expectativas. Es comprensible por qué el castigo físico se utiliza con tanta frecuencia como una forma de disciplina. Es facíl y simple. Tal “disciplina” requiere una autorreflexión mínima, autocontrol o aprendizaje de enfoques más constructivos y compasivos. Al igual que otras formas de ira, puede funcionar en el corto plazo a través de la intimidación y la excitación del miedo. Como tal, puede ser gratificante para el adulto que experimenta el control inmediato sobre un niño al abrazar tal castigo.

El castigo físico es una traición a la confianza

Lo que hace que el castigo físico sea especialmente abusivo es que los niños acuden a sus padres en busca de amor, apoyo, orientación y ejemplo. Como tal, la disciplina física es una traición a la confianza de un niño y del papel de un padre para proteger a un niño de un daño. Socava la sensación de seguridad y confianza de un niño esencial para compartir con un padre, sentimientos y pensamientos que pueden contribuir a su comportamiento. Disminuye la sensación de seguridad del niño al buscar padres para lidiar con el conflicto y los desafíos de la vida. Cualquier forma de tal castigo es una violación del espíritu humano de un niño, una que tiene implicaciones duraderas para el sentido de confianza, autoestima y consideración del otro por los demás. Además, un estudio de 100 familias encontró que “Los niños que fueron castigados físicamente tenían más probabilidades de respaldar los golpes como un medio para resolver sus conflictos con sus compañeros y hermanos” (Gershoff, 2012).

Lo más conmovedor es que la disciplina física conduce a una comprensión mínima por parte del padre o hijo de lo que puede haber contribuido a la mala conducta del niño. Y no es compatible con el desarrollo del niño de la inteligencia emocional, que incluye la capacidad de identificar los sentimientos y regularlos.

Pautas generales para reducir el castigo físico como disciplina

Trabajar para prevenir el uso del castigo físico debe basarse en las prácticas identificadas para la prevención del abuso infantil. Estos incluyen estrategias que enfatizan la prevención primaria a secundaria a terciaria (2017).

La prevención primaria involucra aquellas actividades dirigidas a la población general en un esfuerzo por detener el maltrato antes de que ocurra. Como tal, se pretende educar al público en general, a los proveedores de servicios y a los tomadores de decisiones en un intento de alentar y apoyar la crianza positiva.

Las actividades de prevención secundaria se centran en aquellas personas que pueden estar en alto riesgo, asociadas con factores como la pobreza, el abuso de sustancias, la edad de los padres jóvenes, las preocupaciones de salud mental de los padres y las discapacidades de los padres o niños.

Las actividades de prevención terciaria están dirigidas a las familias donde el maltrato ya ha ocurrido. Estos tienen la intención de reducir las consecuencias negativas del maltrato y evitar su recurrencia.

Frente a la elección de cómo disciplinar

No se niega que la crianza sea difícil. Nos empuja fácilmente no solo a sentirnos frustrados, sino también a sentirnos inadecuados. Y ciertamente, las presiones financieras, los compromisos de tiempo y una amplia variedad de factores que causan estrés, pueden contribuir a utilizar un enfoque rápido y fácil para la disciplina infantil. Sin embargo, las habilidades de aprendizaje en el manejo de la ira, la crianza de los hijos y las formas de disciplina específicamente más constructivas y compasivas forman el antídoto para usar el castigo físico. Esto requiere compromiso, paciencia y práctica.

La compasión por los demás y por nosotros mismos crece en el contexto del respeto y la empatía hacia los demás y hacia nosotros mismos. Esta es la lección que Kelly aprendió en su asesoramiento, ya que se la ayudó a reconectarse con sus propias heridas, incluido el castigo físico. En el proceso, reconoció lo impactada que se sintió cuando le dijeron “No” cuando era niña y luego cuando era adolescente. Tomando este camino, desarrolló la autocompasión con respecto a sus desafíos actuales como madre y por sus heridas pasadas. Al mismo tiempo, expandió la compasión por las frustraciones de Julie y por experimentar con su creciente empoderamiento.

La compasión por los demás y por nosotros mismos se cultiva más poderosamente en nuestras conexiones más tempranas cuando consisten en confianza, apoyo y seguridad. Si realmente queremos apoyar estas actitudes en nuestros niños, debemos poner fin al castigo físico y comprometernos a valorar la importancia de formas de disciplina más constructivas y humanas.

Referencias

Gershoff, ET, y Grogan-Kaylor, A. (2016). Resultados de nalgadas y niños: antiguas controversias y nuevos metaanálisis. Journal of Family Psychology, 30, 453-469. http://dx.doi.org/10.1037/fam0000191

www.npr.org/sections/ed/2016/12/01/503749071/these-states-allow-schools-to-hit-students (2016).

Afifi, T., Ford, D., Gershoff, E., et. Alabama. (2017) Nalgas y deterioro de la salud mental de adultos: el caso para la designación de nalgadas como una experiencia infantil adversa. Abuso y negligencia infantil, vol. 71, septiembre, 24-31.

Gershoff, E., Goodman, G., Miller-Perrin, C., et.al. (2018) La solidez de la evidencia causal contra el castigo físico de los niños y sus implicaciones para padres, psicólogos y legisladores. American Psychologist, vol. 73 No.5, 626-638.

Gershoff, E., Lansford, J., Sexton, H., et.al. , (2012) Enlaces longitudinales entre los azotes y los comportamientos de externalización de los niños en una muestra nacional de familias blancas, negras, hispanas y asiáticoamericanas. Child Development, 83, 838-843.

dx.doi.org/10.1111/j.1467-8624.2011.01732.x

www.childwelfare.gov/topics/preventing/overview/framework/ – (2017)

Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, 2016) www.cdc.gov/violenceprevention/acestudy/about.html

Related of "Más apoyo contra el castigo físico por disciplina"