Mareas de relación

Photo Credit Alexi Berry, used with permission
Fuente: Crédito de la foto Alexi Berry, usado con permiso

Esta publicación fue coescrita por el Dr. Limor Ast, LMFT. Surgió de una discusión que tuvimos sobre las relaciones, y el patrón de acercamiento y luego el distanciamiento, solo para acercarse nuevamente. Combina dos enfoques teóricos para el asesoramiento.

Este patrón de acercamiento y distanciamiento es común en las relaciones. Hay "juegos" en los que los nuevos socios participan. A veces, esto resulta en que uno o el otro, o quizás ambos socios, se acerquen y se retiren para establecer que uno no está más interesado que el otro. En un video en Facebook publicado por el filósofo / personalidad televisiva Jason Silva, relata una historia acerca de personas que son gatos o perros. Un ex amante lo describió como un gato: alguien que quiere abrazar y amar cuando quiere, pero que cuando no lo hace, tiene poco que ver con su pareja. En su libro seminal, "Regalo del mar", Anne Lindbergh escribe: "Tenemos tan poca fe en el flujo y reflujo de la vida, del amor, de la relación. Saltamos al flujo de la marea y resistimos con terror su reflujo. Tememos que nunca volverá. Insistimos en la permanencia, en la duración, en la continuidad … "(p.100).

Aunque esto es cierto en las relaciones en general, tal vez se ejemplifique más en los casos en que un hombre tiene relaciones sexuales, luego se retira emocionalmente, psicológicamente y quizás físicamente de su compañero. Si bien la investigación sobre interacciones conductuales después de la intimidad sexual es escasa, (Hughes & Kruger 2011) los encuentros clínicos con parejas que asisten a la terapia indican algunos patrones de interacción habituales. Es importante notar que este enfoque y el comportamiento de distanciamiento pueden ocurrir con cualquier género, pero estereotípicamente es el compañero masculino.

De acuerdo con la investigación científica de Gottman, la manera en que se maneja el conflicto de pareja íntima determinará el éxito de una relación (Gottman, p. 202). Los métodos de asesoramiento informados por la terapia de pareja sistémica es un enfoque breve desarrollado por el grupo de Palo Alto en California. El enfoque sistémico para el asesoramiento no está adoctrinado por supuestos sociales dominantes con respecto a la normalidad o la patología. Tampoco intentan las prácticas identificar las causas subyacentes, desarrollar ideas, esforzarse por desafiar el pensamiento disfuncional o enseñar nuevas habilidades. En cambio, las prácticas se centran en lograr descripciones claras de ciclos de interacción identificables alrededor del problema. Estas prácticas se basan en la premisa de que los problemas en la relación surgen de patrones defectuosos dentro del ciclo de comunicación interactivo. Específicamente, los consejeros enfocan su atención en identificar los intentos repetidos que hacen los clientes para resolver el problema. En esencia, la creencia es que los individuos pueden resolver sus problemas abordando problemas dentro del contexto relacional. A menudo, un cambio pequeño y trascendental tendrá efectos de onda que alterarán los patrones problemáticos en el ciclo de interacción.

Los consejeros que utilizan el enfoque sistémico no se involucran en profundizar en el problema. En cambio, buscan alterar un ciclo comunicacional de interacción. Los consejeros que practican este enfoque también son conscientes de las normas sociales más amplias sobre la sexualidad y la intimidad que pueden influir en las expectativas de una pareja, junto con la definición y la restricción de su expresión sexual. El discurso social influye en las creencias de las parejas acerca de las formas de ser correctas e incorrectas, a menudo sembrando dudas y sospechas en las experiencias naturales que tienen.

Esto quizás se ejemplifique mejor en un caso clínico ficcionalizado:

Un año después de su matrimonio, Ann y Ted ingresaron a la clínica familiar para recibir asesoramiento de pareja. La pareja expresó tener angustia relacional íntima, sentirse frustrado y atascado, lo que parecía provenir de dificultades de comunicación. Describieron su problema de la siguiente manera:

Ann declaró que antes y durante el coito se sentía muy atendida, sin embargo, después del sexo, se sintió descartada en gran medida. Bien dicho, le pediría a Ted que hablara sobre eso. Ted a su vez sintió que Ann lo estaba agobiando, y se sintió presionado por sus preguntas. Ann, sintiéndose excluida, intentaría una y otra vez, intensificando su necesidad de entender lo que estaba pasando. Esto exasperó la situación en la opinión de Ted.

Tanto Ann como Ted están involucrándose en interacciones que individualmente consideran apropiadas para alterar el comportamiento de su pareja. Esto es en reacción a lo que cada uno percibe que el otro está haciendo de manera inapropiada. Ann siente que Ted no muestra su afecto después de tener relaciones sexuales íntimas, y desea una conexión emocional para preservar la cercanía que siente. Ann se acurruca junto a Ted, lo besa y le dice lo que siente por él. Ella espera lo mismo de él. Su deseo de hablar íntimamente, abrazarse y afirmarse sobre su amor mutuo se encontró con la desconexión de Ted. Ted ve los pedidos de Ann como "emocionalmente necesitados y controladores", lo que lo hace sentir incómodo. A su vez, él se separa de ella (quizás intencionalmente, quizás inconscientemente) retirándose y ocupándose de otra actividad lejos de ella, como mirar deportes. Sin embargo, esto no hace que Ann retroceda. Cuanto más se separe, más seguridad acerca de la relación que demandará, a cambio menos optará por dar.

Una breve intervención de terapia sistémica con Ann y Ted utilizará los siguientes pasos: (1) pedir a cada uno una definición clara del problema en términos observables. (2) Establezca expectativas alcanzables para el cambio (3) pregunte sobre cualquier intento de soluciones hasta el momento (4) identifique soluciones exasperantes manteniendo el "problema" (5) introduzca un pequeño cambio para interrumpir el ciclo (6) amplíe y apoye la nueva interacción conductual.

Después de articular el problema para ayudar a identificar sus expectativas de cambio, el consejero puede preguntarle a Ann y Ted "¿cuál será la primera señal de que las cosas están mejorando?".

Interrumpiendo el ciclo de interacción, el asesoramiento sistémico a menudo puede optar por normalizar ciertos comportamientos. La normalización también puede proporcionar comodidad despatologizando la experiencia de la pareja; reduciendo la tensión y la inmediatez para responder. Mientras permanecen de acuerdo con la posición de Ann "para preservar la cercanía" y la posición de Ted para "preservar su autonomía", los consejeros pueden presentar nueva información al reformular la interacción de la pareja. Un consejero podría sugerir, por ejemplo, que la abstinencia de Ted después de la intimidad sexual puede ser un comportamiento fisiológico basado en el género natural que ocurre después de una intimidad cercana como algo innato a la especie masculina. El deseo de Ann por la cercanía es innato a las mujeres.

El Dr. Robert Wright postuló que al menos en el ámbito de la conducta social, de acuerdo con la teoría evolutiva y la teoría modular de la mente, uno de los desafíos es tener descendencia, perpetuar los genes de uno. Este desafío engendra un módulo mental para la procreación.

La idea expresada en "Tú no eres Tú en absoluto" es que no hay una personalidad consistente y, en cambio, el comportamiento está dictado por la situación. Cuando la necesidad de procrear es prominente en un hombre, ese módulo se convierte en el impulso dominante y, de acuerdo con su condicionamiento sobre cómo asegurar las relaciones sexuales, dicta su comportamiento. Él puede ser más atento, halagador, amoroso. Él está más dispuesto a poner en el trabajo que un compañero pueda sentir necesario. Sin embargo, una vez que se cumple esta necesidad, otros módulos toman el control. Él puede parecer una persona diferente.

Tal replanteamiento puede ayudar a redefinir la comprensión de Ann y Ted sobre el comportamiento de su compañero. En lugar de experimentar a Ted como distante, Ann puede experimentarlo como vulnerable y elegir ser más considerado con sus necesidades. La nueva información en el ciclo de interacción de la pareja también puede proporcionar una premisa para respaldar las "tendencias naturales" de los demás.

Los asesores sistémicos mantienen la maniobrabilidad mientras se involucran en el proceso terapéutico. Por lo tanto, reconocen la singularidad de cada situación. Los consejeros evitan ser arrastrados a un discurso social particular sobre las verdades. Tampoco proclaman tener un conocimiento experto sobre cualquier experiencia que los clientes tengan. En el caso discutido anteriormente, una explicación psicológica evolutiva de la experiencia de la pareja pareció resonar con ellos, ayudándolos así a cambiar.

De acuerdo con la explicación de la teoría evolutiva, y como se discutió en "Tú no eres para nada", de acuerdo con la teoría modular de la mente, hay un módulo que es la red de modo predeterminado. Este estado mental es más tranquilo y más objetivo, y puede ayudar a controlar el comportamiento. Esto puede permitir un cambio en el comportamiento. En el video de Jason Silva mencionado anteriormente, sugiere que para combatir el impulso de retirarse, uno puede concentrarse en estar agradecido por el amor, por la relación. Como tal, uno retirará menos, y tal vez satisfaga más las necesidades de un compañero. Aunque esto puede ser útil, es importante comprender la naturaleza de la mente, y rara vez se tiene el control absoluto sobre ella. Se convierte en un equilibrio delicado, como la mayoría de la vida, de aceptación y cambio.

Como nota al margen, es importante mencionar que algunos patrones, como los discutidos en este post, también se han identificado como igualmente comunes entre parejas del mismo sexo (Holley, Sturm y Levenson, 2010).

Copyright William Berry, Dr. Limor Ast, LMFT, 2017

Related of "Mareas de relación"