Luchas de control en las relaciones

Abordar una de las principales causas de la ruptura relacional.

Las luchas de control entre los socios son a menudo la ruina de una pareja. Pero, ¿qué es una batalla por el “control” en el contexto de una relación? Cuando introduzco este concepto en la terapia de pareja, generalmente hay una reacción negativa. Parece despertar visiones de fascismo o de un individuo enloquecido por el poder. Para mí, sin embargo, el proceso de control es descriptivo de una dinámica en la que dos socios adoptan una postura inamovible en uno o más temas que se consideran lo suficientemente importantes como para llevarlos a tratamiento. El contexto de esta lucha puede variar desde algo relativamente menor, como la compra de un automóvil hasta la cantidad de hijos que una pareja debería tener.

Las personas referidas como “fanáticos del control” sienten la necesidad de tomar la mayoría, si no todas las decisiones en sus relaciones. Estas personas tienden a dominar a sus parejas. Otras personas controladoras parecen pasivas en su negativa a cooperar; una técnica sutil pero efectiva tan irritante para sus contrapartes como el estilo más abiertamente dominante. El método de resistencia de Gandhi viene a la mente.

Los individuos que controlan pueden haber sido “paternizados” como niños o cargados con responsabilidades abrumadoras más allá de su edad y nivel de madurez. Otros pueden haberse sentido “fuera de control” en una familia de origen caótica, como aquella en la que una adicción gobernó. Algunas personas controladoras pueden haber encontrado que sus modelos de conducta parentales son irresponsables o incompetentes. Y aún otros pueden haber sido traumatizados y, a su vez, aprendidos a defenderse contra su abrumadora ansiedad relacionada con el trauma al tratar de controlar la mayor parte de su entorno como sea posible.

La ansiedad es ampliamente considerada como el denominador común subyacente de una fuerte necesidad de ejercer el control. Exponer el verdadero origen de la ansiedad es clave, pero también es imperativo que cada socio acepte que él o ella es, de alguna forma, contribuyendo a la lucha de control. Cada socio también debe estar dispuesto a renunciar a algo para poner fin a la lucha. Romper la voluntad de un compañero para obtener lo que uno quiere es una táctica peligrosa que puede llevar a la aparición de la lucha en un contexto relacional diferente. Por ejemplo, no es inusual que una pareja confiese años más tarde que estaba molesta por sentirse forzada a tener hijos o vivir en el vecindario en el que se sentía incómoda. Esta persona pudo haber aceptado inicialmente los deseos de su pareja, pero el desagrado asociado tiende a Para mostrarse de alguna manera durante la relación. Las siguientes son 5 consecuencias de una lucha de control duradera:

1. Apatía: Algunas parejas simplemente se dan por vencidos; aceptan que nunca conseguirán satisfacer sus necesidades. Los asuntos pueden suceder, o la depresión puede penetrar en la relación. Esto es potencialmente destructivo para los niños, ya que se les enseña impotencia y desesperanza en lugar de cómo resolver problemas. Como adultos, muchos toman esta actitud y la ausencia de estas habilidades en sus relaciones futuras.

2. Desconfianza: si un compañero no siente que será escuchado, los pensamientos y sentimientos pueden estar ocultos de su contraparte. Este socio también puede hacer lo que yo llamo un “final”, o un intento de obtener lo que quiere mientras mantiene su comportamiento en secreto. Sin embargo, una vez capturado, aumenta la desconfianza y el control.

3. Violencia doméstica: en algunas parejas, la batalla por el control puede convertirse en abuso emocional y físico. Esto no debería ser una sorpresa, dado que el poder y el control se han correlacionado positivamente con el abuso. Los clínicos saben que romper un “ciclo de abuso” es complicado y puede requerir técnicas para evitar la batalla, como preparar una ruta de escape para uno o ambos socios. Pero a menos que se traten los problemas subyacentes, la batalla probablemente reaparecerá.

4. Erosión: las luchas de control pueden durar años; A menos que sean tratados, pueden desgastar una relación. Las parejas en esta posición pueden experimentar un flujo constante de síntomas relacionales (por ejemplo, menos afecto, poco deseo sexual y más distancia), pero no pueden conectarlos a la fuente de la dificultad: la lucha ansiosa por el control.

5. Aversión: Cualquiera de los socios puede en algún momento estar tan disgustado con la dinámica relacional que desarrollan una aversión hacia los demás. Si esto ocurre, probablemente sea demasiado tarde para salvar la relación. Un cliente masculino admitió: “Una vez que escapé de mi esposa, sentí como si hubiera escapado de la cárcel”.

La lucha por el control puede ser más destructiva para las relaciones de lo que la mayoría de las personas se dan cuenta. Veo este tipo de batalla una y otra vez en mi práctica y estoy convencido de que debe detectarse temprano. A las personas no les gusta considerarse que controlan, y esto también dificulta la vida del consejero de la pareja. Pero este concepto no siempre debe tomarse como peyorativo. Más a menudo, las luchas de control no consisten en un bien o un mal … simplemente una fuerte necesidad de compromiso.

  • ¿Pueden las redes sociales ayudarte a sanar?
  • Abuso doméstico
  • La solución a la violencia basada en el miedo es la fe
  • La ansiedad del terror y el miedo a las arañas
  • Los padres solteros tienen tasas de mortalidad alarmantemente altas
  • Vinculado: Experiencias Adversas de la Infancia, Salud + Adicción
  • ¿Por qué es tan importante la historia de Mandy Moore?
  • ¿La intimidación no te vuelve loco?
  • ¿Por qué las mujeres tienen tasas más altas de TEPT que los hombres?
  • ¿Crecerán tus hijos para respetar a las mujeres?
  • ¿Qué es el estrés traumático de todos modos?
  • Bestialidad: Hechos ocultos sobre el abuso sexual de los no humanos
  • Manifiesto
  • Disparos en masa y el mito de los violentos enfermos mentales
  • Insight en la mente violenta
  • Abuso relacional: de lo sutil a lo violento
  • Solicitantes de asilo y salud mental
  • Vivimos en una cultura de violencia
  • ¡Extra, extra, lea todo al respecto!
  • Conectado para conectarse: nuestro sistema nervioso advierte que el daño es lo primero
  • ¿Qué es el estrés traumático de todos modos?
  • 9 señales de que una relación no puede ser salvada
  • ¿Cuándo es seguro contar una historia?
  • ¿Ahora Dasher, ahora bailarín, ahora peligro?
  • Vivimos en una cultura de violencia
  • Levántate a los matones
  • Tiroteos escolares y control de armas: un enfoque en el suicidio
  • Una reseña de "Big Little Lies" de HBO
  • Cómo aprender la autocompasión en el hogar
  • Violentos delincuentes femeninos
  • ¿Ahora Dasher, ahora bailarín, ahora peligro?
  • Terroristas o imitadores ¿Cual es la diferencia?
  • Jordan Peterson: Anti-Estoico
  • Acoso sexual y abuso de pareja: la detección temprana es clave
  • Cuando los compañeros de trabajo se vuelven violentos
  • La solución a la violencia basada en el miedo es la fe