Love Potion No. 9

La canción pop "Love Potion No. 9", originalmente interpretada por The Clovers en 1959, cuenta la historia de un joven solitario que bebe de una botella que le dio una mujer gitana, con consecuencias embarazosas. Las pociones de amor son un dispositivo común en la fábula y la fantasía, pero no encontrarás un elixir de amor en tu farmacia local.

En los últimos años, la oxitocina se ha promocionado como "la hormona del amor" debido a su papel en la vinculación social y la reproducción sexual. De toda la exageración, podría preguntarse por qué la oxitocina no se embotella y se vende como una poción de amor. Aunque no está en el mercado, se usa en el laboratorio para aumentar experimentalmente los sentimientos de confianza y afecto. Pero no lo bebes; lo chorros por la nariz.

Como una hormona, la oxitocina juega un papel importante en el parto y la lactancia, no solo en los humanos, sino en los mamíferos en general. Sin embargo, también actúa como un neuromodulador, es decir, una sustancia química que influye en la actividad cerebral. En esta capacidad, la oxitocina sirve para promover sentimientos de afiliación, cariño y confianza. Desempeña un papel especialmente importante en la vinculación de parejas humanas a los efectos de concebir y criar descendencia.

Los padres humanos son realmente bastante notables. Entre los mamíferos, el padre infiel es la norma. Pero los hombres humanos que se enamoran de su pareja sexual han aumentado los niveles de oxitocina, y esto parece hacer que quieran quedarse para ayudar a criar al bebé.

La oxitocina también está involucrada en el vínculo que se forma entre el cuidador y el bebé. Durante los primeros días y semanas después del nacimiento, la madre y el bebé son compañeros casi constantes, y se forma un vínculo emocional profundo entre ellos que dura toda la vida.

En la década de 1970, la psicóloga del desarrollo Mary Ainsworth estudió los estilos de apego utilizando un procedimiento que llamó la Situación Extraña. En esencia, el investigador observa cómo se comporta un bebé cuando su madre lo deja solo en una habitación extraña por un momento y luego regresa. El siguiente video de YouTube muestra cómo se realiza el protocolo.

Ainsworth descubrió que aproximadamente dos tercios de los bebés que ella había probado desarrollaron un vínculo seguro con su madre. Es decir, se quejaban cuando mamá salía de la habitación, pero se calmaron rápidamente con su regreso.

Entre el resto de los bebés, algunos exhibieron apego evitativo. No estaban particularmente angustiados cuando mamá se fue, ni se emocionaron cuando regresó. Es como si no les importara si mamá estaba allí o no. Otros mostraron un apego ansioso . Claramente estaban angustiados por la partida de su madre, pero aún se quejaban cuando mamá regresaba, casi como si estuvieran guardando rencor.

Es fácil ver cómo se desarrollan los estilos de apego en la vida adulta. La mayoría de las personas desarrollan amistades cercanas y relaciones familiares felices como adultos. Otros permanecen distantes, siguiendo los movimientos de las relaciones sin experimentar profundos lazos emocionales. Y luego están los tipos necesitados, que buscan desesperadamente la conexión mientras alejan a los que intentan acercarse a ellos. Estas observaciones llevan a los psicólogos a especular que el estilo de apego en los bebés sirve como modelo para las relaciones cercanas e íntimas en la adultez.

Dado que varios estudios han demostrado que la oxitocina administrada por vía nasal aumenta los sentimientos de confianza y afecto, usted podría pensar que podríamos recetar la hormona para ayudar a los adultos ansiosos o que evitan a formar relaciones más seguras. Por desgracia, si hemos aprendido algo en un siglo y medio de psicología experimental, es que los humanos son tremendamente complejos. Cualquier teoría simple como "área cerebral A hace X" o "la hormona B hace Y" seguramente es incorrecta. En el caso de los humanos, o de cualquier otro animal, simplemente no se puede aislar una sola causa de un comportamiento en particular.

En un artículo reciente en la revista Current Directions in Psychological Science , la psicóloga canadiense Jennifer Bartz presenta evidencia de que la administración de oxitocina puede conducir a la afiliación o la agresión, dependiendo de una combinación de factores personales y situacionales.

En cuanto a los factores personales, Bartz propone que el papel de la oxitocina es mejorar los comportamientos específicos del propio estilo de apego. Entonces ella observó cómo las personas con estilos de relación seguros, evitativos o ansiosos actuaban hacia otros después de recibir un poco de oxitocina. Ella descubrió que los adultos "seguros" mostraban un modesto aumento en las conductas de afiliación, como ayudar a otros o confiar en que alguien les devolviera un favor, de acuerdo con la literatura sobre oxitocina.

Los adultos "evitativos", sin embargo, mostraron un aumento mucho mayor en los comportamientos afiliativos. Esto es exactamente como Bartz predijo. Después de todo, las personas que evitan seguir con los movimientos de las relaciones. Es solo que lo hacen con más sentimiento cuando están en una oxitocina alta.

Para el grupo "ansioso", Bartz estudió a personas con trastorno límite de la personalidad. La DBP es como un apego ansioso por los esteroides. Las personas con el trastorno anhelan la cercanía, pero sabotean todas las relaciones que tienen con su excesiva necesidad e inseguridad. Cuando Bartz les dio oxitocina a estas personas, se volvieron más agresivos con los demás, no más amigables.

Antonio Guillem/Shutterstock
Fuente: Antonio Guillem / Shutterstock

Estos resultados sugieren que la oxitocina no debe verse como una hormona del "amor". Por el contrario, parece mejorar los comportamientos típicos del estilo de apego de un individuo. Además, los factores situacionales también influyen en el efecto de la oxitocina. Después de recibir el aerosol nasal, incluso los adultos con estilos de relación seguros mostrarán agresión, no amistad, hacia personas que perciben como ajenas a su grupo social.

El desafortunado protagonista de "Love Potion No. 9" siente tanto cariño, incluso besa a un policía, quien rápidamente rompe la botella de elixir. Claramente, la oxitocina no es una poción de amor. Pero tratar de entender cómo funciona nos muestra cuán complejos somos los seres humanos.

Referencia

Bartz, JA (2016). Oxitocina y la disección farmacológica de la afiliación. Direcciones actuales en Psychological Science, 25, 104-110.

David Ludden es el autor de The Psychology of Language: An Integrated Approach (SAGE Publications).

Related of "Love Potion No. 9"