¡Los socios abusivos pueden cambiar!

Jon, un abogado de 45 años, reportó para su primera sesión en nuestro programa de tratamiento para parejas abusivas desesperadas por ayuda para salvar sus relaciones con su pareja, Ann, de quien ahora estaba separado y sus dos hijos, uno adolescente y el otro. otro en preescolar.

La semana pasada, cuando Jon y Ann estaban discutiendo, ella había dicho algo cortante y trató de salir de la habitación. Él bloqueó su camino y la asaltó. Su hijo adolescente trató de intervenir, gritando que llamaba a la policía. Jon amenazó con golpear al niño aterrorizado. Al final la policía no fue llamada.

Después del asalto, Jon se hundió de vergüenza. Su sollozante esposa le suplicaba que se fuera mientras sus hijos se escondían en sus habitaciones. Empacó su mochila y regresó a la casa de su infancia.

Jon se autoproclamó, pero su participación no fue voluntaria. Jon quería regresar a casa, pero hasta que no reciba ayuda, su esposa no considerará reconciliarse.

La historia de Jon

El padre biológico de Jon lo abandonó cuando era un bebé. Sus padres se separaron poco después de su nacimiento. La madre de Jon era joven cuando nació y parecía resentirse por la carga de ser padre soltero. Finalmente se casó con un hombre que luego sería padre de los hermanos menores de Jon. Jon miró a su padrastro, un bombero. Cuando era un niño lo seguía al trabajo, donde su padrastro presentaba a Jon como "el hijo de mi esposa" … nunca, como Jon fantaseaba, "mi hijo". Su padrastro era decente, aunque superficial, pero Jon anhelaba su amor. .

Fuera del hogar, las cosas no fueron fáciles. Jon era inteligente y de alto rendimiento, pero también introvertido, tímido y suave, interesado en novelas gráficas, un chico corpulento que usaba gafas y era pobre en deportes. Vivía en un barrio difícil y era intimidado diariamente. Trató de evitar el aviso y cuando eso no funcionó, para su vergüenza duradera, regalaría sus posesiones en un intento por que otros chicos lo dejaran en paz.

Como adulto, a Jon le molestaba el fácil consuelo que esta esposa comparte con sus hijos. Cuando trató de pasar tiempo con su hijo, inevitablemente se volvió crítico al enfrentarse a las vulnerabilidades de su hijo. Sólo conocía su deseo de proteger e instruir, pero terminó castigando a su hijo, avergonzándolo especialmente cuando se dio cuenta de que el niño había regalado cualquiera de sus pertenencias a sus amigos. Su familia era una fuente de lesiones y ansiedad. Cuando Jon se aisló a sí mismo jugando videojuegos, pudo escuchar a su familia reír y se sintió herido por sentirse excluido.

La ironía es que Jon es muy querido en el mundo. Sus colegas lo encuentran afable y agradable y su personal a menudo bromea sobre cuán afortunada es la esposa de Jon para casarse con él.

Si Jon quiere formar parte de su familia, su trabajo debe ser inmediato y de largo plazo, y la primera parte no es negociable: ahora debe dejar de lastimar a su familia. Si habla en serio sobre querer la confianza de la gente que está herida, tiene que ganársela.

1. Tendrá que sentarse con su culpa y dejar de centrar su culpa en los demás

Mientras que Jon vino a nosotros lleno de culpa, este sentimiento rápidamente se convirtió en culpa. Se encuentra pensando en cómo Ann lo cierra o no lo escucha. Culparla lo ayuda a evitar sus sentimientos intolerables. La culpa incluye el conocimiento de que nos hemos comportado mal: aunque es incómodo, también es poderoso. Podemos cambiar el comportamiento y podemos intentar hacer las paces.

2. Tendrá que ampliar su comprensión de lo que es abusivo

Jon sabía que la violencia física es incorrecta, pero se esforzó por pensar en gritar, insultos, comportamiento celoso o criticar como abuso. El trabajo aquí requiere que nos preocupemos y seamos responsables de las formas en que nuestras palabras y acciones lastiman a los demás. Inicialmente, Jon tuvo dificultades para ver cómo elevar su voz era abusivo, pero su historial de comportamiento impredecible significaba que Ann siempre tenía miedo cuando peleaban. Cuando ella se arriesgaba a intentar involucrarlo, necesitaba que él estuviera a salvo, que pareciera que se preocupaba por ella incluso si se sentía herido.

3. Tendrá que aprender a tolerar una lesión emocional

Aprender cómo mantenerse en relación con los demás mientras se siente herido es una habilidad importante. La mayoría de las personas que abusan de sus parejas no lo hacen bien. Creemos que si alguien nos lastima, tenemos que devolver el golpe. Para muchas personas, se trata de un entrenamiento temprano en el hogar o en las calles que nos enseña a no permitir que otra persona nos haga parecer pequeños. Pero en una sociedad es inevitable que nuestro ser querido a veces hiera nuestros sentimientos. Cuando eso suceda, debemos encontrar la manera de aferrarnos a nosotros mismos y no tomar represalias.

4. Tendrá que identificar y compartir sus sentimientos
En su primera sesión, Jon se sentó en nuestras oficinas con lágrimas corriendo por su rostro mientras conversábamos sobre lo que había sucedido en su familia. Cuando le preguntamos qué estaba sintiendo, nos dijo que estaba enojado. En general, cuando los hombres vienen a vernos, hay una emoción que pueden expresar con comodidad: la ira. La ira es casi siempre una emoción secundaria, lo que significa que también hay un sentimiento más primario debajo de ella como miedo, dolor, tristeza o vergüenza. Esta es una distinción crítica porque lo que nos decimos acerca de cómo nos sentimos informa el comportamiento. Si me digo a mí mismo que estoy enojado, entonces voy a actuar enojado. La ira se siente mejor que el dolor o la vergüenza, pero también nos prepara para castigar a la otra persona.

5. Tendrá que practicar la humildad

Jon se sintió humillado tan a menudo como un niño que ha desarrollado una identidad falsa inflada que lo protege de que los demás vean cuán pequeño es en el interior. Las lesiones del yo inflado, o "lesiones narcisistas" nos hacen quebradizos y fácilmente ofendidos. La verdad sobre Jon es que él no es, como fantasea en sus momentos más grandiosos, el chico más agradable del mundo. Tampoco es, como imagina en sus momentos más llenos de vergüenza, indestructible. Él es solo una persona común con fortalezas y defectos. Si puede aferrarse a eso cuando su esposa lo llama, su necesidad de rechazarla no será tan grande. Él puede asentir con tristeza y decir: "Tienes razón, eso no fue amable conmigo". Lo siento."

6. Tendrá que desarrollar empatía más profunda

Jon estaba tan inundado de autocompasión por sentirse excluido por su esposa e hijos que nunca consideró su experiencia. La historia que Jon se cuenta acerca de lo que Ann y los niños sienten no es generosa. Él se dice a sí mismo que su esposa le grita porque es una persona fría. Y debido a que esta es la historia, él responde en consecuencia: es cortante y punitivo. Jon necesita aprender a dar un salto empático. Lo que Jon siente cuando su esposa se ve fría es probablemente una armadura inconsciente que ella ha desarrollado en respuesta a sus explosiones regulares. Debajo ella probablemente está herida y ansiosa. Si él quiere alguna posibilidad de reparación, él tiene que entender y reaccionar ante lo que está detrás de sus defensas. Él debe responder con calidez a su dolor.

7. Él tendrá que ser responsable de un cambio real

En nuestro programa de tratamiento, vemos evidencia todos los días de que nuestro tipo de trabajo se hace más efectivo cuando los sistemas familiares, las comunidades de fe, los tribunales y los lugares de trabajo toman en serio el trabajo de responsabilizar a las personas por el cambio. También sabemos que lo contrario es verdad. Los socios abusivos también deberían tener acceso a un programa con la experiencia y la estructura necesarias para ayudarlos a guiarlos hacia un cambio duradero.

8. Tendrá que ser paciente y aceptar la incertidumbre

Este problema no se creó durante la noche y no se resolverá de la noche a la mañana. Inicialmente, el compañero de Jon rechazó sus intentos de hacer las paces. Si Jon quiere recuperar la confianza de su compañero, tendrá que tolerar que en este momento ella no … y probablemente no debería … confiar en él. Él no ha sido confiable ni seguro. Si él quiere su confianza y la de sus hijos, tendrá que demostrar consistentemente con el tiempo que no los castigará cuando esté herido y que respetará sus límites y su proceso.

También es posible que Ann decida que no quiere reconciliarse, que el daño es demasiado grande. Jon debe estar dispuesto a aceptar esto y aun así hacer el trabajo para ser un co-padre decente y respetuoso con sus hijos.

Related of "¡Los socios abusivos pueden cambiar!"