Los planes específicos no siempre ayudan

Una gran cantidad de investigación en los últimos años se ha centrado en cómo ayudar a las personas a alcanzar sus objetivos. Uno de los resultados que ha surgido de este trabajo es que es útil para formar planes específicos. Por ejemplo, el trabajo de Peter Gollwitzer sobre las intenciones de implementación sugiere que la visualización de un plan específico puede aumentar la capacidad de las personas para realizar nuevas acciones.

¿Estos planes específicos siempre son útiles?

Un documento de Claudia Townsend y Wendy Liu que se publicará en la edición de diciembre de 2012 del Journal of Consumer Research sugiere que los planes específicos pueden ser contraproducentes cuando las personas se ven a sí mismas como distantes de lograr su objetivo. La idea es que si usted forma un plan específico que cree que será casi imposible de lograr, entonces es inquietante crear ese plan. En ese caso, puede disminuir su compromiso con el objetivo.

En un estudio naturalista, contactaron a personas que estaban a punto de recibir el reembolso de impuestos que se le dio a muchos hogares en los Estados Unidos en 2008 durante la recesión. A algunas personas se les pidió que formaran un plan específico sobre si gastarían el reembolso, lo donarían o lo guardarían. A otras personas no se les pidió que hicieran ningún plan. A los participantes se les hizo una serie de preguntas, incluso si generalmente son buenas para ahorrar dinero a largo plazo. Después de que se enviaron los reembolsos, se les pidió a las personas que informaran sobre lo que hicieron con él.

El grupo que no planeó ahorró aproximadamente la mitad del dinero que recibieron. Las personas que informaron que son buenas para ahorrar dinero y formaron un plan específico ahorraron significativamente más de la mitad de su dinero, mientras que aquellos que informaron que son malos para ahorrar dinero y formaron un plan específico ahorraron significativamente menos de la mitad de su reembolso.

Este resultado podría sugerir que la planificación no tuvo ningún impacto en el comportamiento. Las personas que son buenas para ahorrar son simplemente mejores para ahorrar dinero que aquellas que son malas para ahorrar dinero.

En otro estudio, se le pidió a un grupo de planificación que enumerara todas las comidas y refrigerios que comerían durante el resto del día. Un grupo de planificación no relacionado planificó sus estudios por el resto del día. Un tercer grupo no planeó. Durante el estudio, también se les pidió a los participantes que calificaran si sentían que tenían sobrepeso, peso promedio o bajo peso. Una vez finalizado el estudio, a los participantes se les ofreció un refrigerio como parte de su participación. El refrigerio era un alimento no saludable (una taza de mantequilla de maní) o un alimento saludable (pasas). Los participantes también podrían negarse a tomar un refrigerio.

Los participantes que sentían que tenían sobrepeso eran mucho más propensos a tomar el refrigerio poco saludable que el refrigerio saludable si planificaban sus comidas que si no lo hicieran. Los que sentían que tenían un peso medio tenían menos probabilidades de tomar el aperitivo poco saludable que el refrigerio saludable. Otro estudio en esta serie sugirió que la planificación de las comidas hizo que las personas que informaron que tenían sobrepeso sintieran más angustia que aquellas que tenían un peso promedio.

Estos resultados son sorprendentes dada la investigación previa que sugiere que la planificación específica ayuda a las personas a lograr sus objetivos. ¿Cual es la diferencia aquí?

Una posibilidad radica en una importante diferencia entre la planificación realizada en este estudio y las intenciones de implementación sugeridas por Gollwitzer y sus colegas. En este estudio, las personas simplemente planearon lo que les gustaría hacer idealmente. Sugirieron qué parte de su reembolso les gustaría ahorrar o cuánta comida querían comer. Las intenciones de implementación tienen un paso adicional importante. Requieren que las personas piensen a través de todos los obstáculos específicos que enfrentarán para lograr su objetivo y planear para ellos.

Una cosa es dar un ideal para lo que te gustaría lograr. Estos ideales pueden ser bastante angustiosos cuando piensas que estás lejos de tu objetivo. Sin embargo, si planeas los obstáculos, entonces tienes una mejor oportunidad de manejarlos cuando surjan. Una persona que intenta perder peso puede planear decir "No, gracias" cuando se le ofrece la oportunidad de comer un bocadillo poco saludable. Sin pensar en los obstáculos, sin embargo, es difícil tener un curso de acción listo cuando inevitablemente surgen obstáculos.

Entonces, los resultados de este estudio realmente demuestran el peligro de formar el tipo equivocado de plan. No es suficiente solo pensar en lo que te gustaría hacer idealmente. Para tener éxito en los objetivos realmente difíciles en la vida, es crucial descubrir qué puede salir mal y estar preparado para enfrentar los obstáculos.

Elimina los obstáculos para el aprendizaje. Sigueme en Twitter.

Y en Facebook y Google +.

Mira mi libro Smart Thinking (Perigeo).

Related of "Los planes específicos no siempre ayudan"