Los peligros de nuestra cultura de trabajo "de guardia"

En mi trabajo como coach ejecutivo y conferenciante, los clientes y miembros de la audiencia frecuentemente hablan de su falta de "tiempo de inactividad". Incluso cuando están en casa, rara vez hay una sensación de alivio del trabajo.

En una investigación reciente, los investigadores tenían curiosidad acerca de cómo ser "de guardia" afectó a varios indicadores de salud. Estudiar a un grupo de trabajadores por turnos brindó una oportunidad ideal para ver si los que estaban de guardia informaron significativamente más problemas que sus contrapartes fuera de llamada.

Los resultados sugirieron que este era de hecho el caso. Los trabajadores de turno informaron peores patrones de sueño, lo que es significativo teniendo en cuenta los vínculos entre el sueño y nuestro bienestar general y el rendimiento. La investigación muestra que las personas que no duermen lo suficiente corren un mayor riesgo de tener problemas de salud física, como la obesidad y el funcionamiento deficiente del sistema inmune.

El sueño también afecta nuestra capacidad de aprender e interfiere con nuestra memoria. No es sorprendente que la falta de sueño disminuya nuestros niveles de rendimiento. También compromete nuestra capacidad para tomar buenas decisiones, controlar nuestras emociones e influye negativamente en cómo respondemos y enfrentamos el cambio.

Otro descubrimiento clave fue que los empleados de turno necesitaban significativamente más tiempo de recuperación. Esta relación fue especialmente pronunciada cuando había otros problemas, como problemas de salud física o mental, o problemas de equilibrio entre la vida laboral y personal. El tiempo de recuperación se ha relacionado con numerosos resultados de salud importantes, incluido el ausentismo.

Lo que más me impresionó de la investigación fue la conclusión general de que "la mera posibilidad de ser llamado aumenta la necesidad de recuperación". La imprevisibilidad de si se llamará o no a alguien contribuye a los resultados negativos observados. La gente está esencialmente vigilante constantemente, buscando en su entorno (por ejemplo, teléfonos inteligentes) amenazas. No es de sorprender que esto pueda llevar a sentimientos de agotamiento, ya que los empleados nunca se sienten completamente desconectados del trabajo.

Aunque la mayoría de la gente argumentaría que no son trabajadores por turnos, ciertamente existe una superposición cuando se trata de la sensación de estar "de guardia". Las personas generalmente están en constante contacto con la oficina, ya que la mayoría lleva sus teléfonos inteligentes a casa al final del día. Cuando las personas envían correos electrónicos por la noche, no es raro recibir (e incluso esperar) una respuesta.

Esta realidad es un paralelo interesante a la investigación antes mencionada. Cuando llevamos nuestros teléfonos inteligentes a casa con nosotros, ¿no estamos esencialmente "de guardia"? En esta situación similar, los ejecutivos podrían enfrentar desafíos similares a los de los trabajadores por turnos.

La sensación de estar "de guardia" se ve reforzada por la falta de conversación sobre cómo gestionamos nuestros teléfonos inteligentes. Cuando les pregunto a los clientes sobre las expectativas del uso del teléfono inteligente fuera del horario de atención, mi pregunta suele ser algo incómoda. La mayoría de la gente me dice que nunca ha habido una discusión formal al respecto. Las personas son reacias a abordarlo con sus superiores por temor a que el tema no sea bien recibido o porque se perciba que no están completamente comprometidos con su trabajo.

Incluso los líderes bien intencionados y centrados en los empleados pueden contribuir sin saberlo al problema. Recientemente tuve una conversación con un ejecutivo sobre teléfonos inteligentes que parecen ser una fuente de estrés y exceso de trabajo. Como estaba de acuerdo con esta evaluación, le pregunté cómo se había tratado y comunicado este problema dentro de su equipo.

Ella me contó con qué frecuencia analiza la importancia de mantener un equilibrio entre la vida laboral y familiar con los miembros de su equipo y que saben cuánto se preocupa por ellos. Ella dijo que aunque rutinariamente responde al correo electrónico después de horas, sus empleados seguramente saben que no se espera que hagan lo mismo.

Por curiosidad, le pregunté si había hablado específicamente con sus empleados sobre sus expectativas para el uso de su teléfono inteligente fuera de la oficina. Ella dijo que no, ya que creía que las discusiones sobre el equilibrio trabajo-vida eran suficientes para que sus empleados entendieran sus expectativas.

Le pedí que retrocediera y considerara si sus empleados estaban interpretando sus mensajes de la manera que pretendía. En otras palabras, ¿sentía ella que podrían estar ocurriendo mensajes mixtos aquí? Hizo una pausa por un momento y dijo "Nunca pensé en eso de esa manera". Luego de reflexionar, pudo ver cómo, aunque hablaba sobre la importancia de mantener un equilibrio entre el trabajo y la vida, no seguía sus propios consejos. Entonces, a falta de una dirección específica, era muy posible que su equipo siguiera su ejemplo.

La alenté a iniciar una conversación con su equipo y compartir abiertamente estas expectativas y formular preguntas. Cuando volvimos a hablar, se sorprendió de la discusión que siguió. Debido a lo mucho que la respetaban, el equipo luchó con la forma en que deberían manejar los correos electrónicos fuera del horario de atención. Estaban preocupados por preguntarle, ya que no querían que ella pensara que ella no era un "buen jefe" o que no estaba clara en su dirección. El inconveniente fue que esta falta de comunicación continuó existiendo. Cuando se enfrentaron con mensajes contradictorios, decidieron seguir su ejemplo (es decir, estar constantemente disponibles) en lugar de arriesgarse a tomar la decisión equivocada y ser amonestados por su falta de respuesta.

Pensamientos finales

Parece que estar "de guardia" es una realidad constante en nuestra sociedad. Nos extendemos continuamente con demandas múltiples y competitivas. Esto invariablemente nos afecta desde una perspectiva psicológica y física.

En ninguna parte es este desafío más frecuente que en el trabajo, donde los teléfonos inteligentes nos dejan conectados a nuestras oficinas 24/7. Al mismo tiempo, esto presenta una gran oportunidad para que los líderes se dirijan a un importante colaborador de sus empleados que se sienten abrumados. Tomarse el tiempo para expresar explícitamente sus expectativas de correo electrónico / teléfono inteligente puede ser invaluable para preservar e incluso mejorar el bienestar de su equipo. Mejor aún, tómese el tiempo para iniciar una discusión abierta sobre cómo los miembros de su equipo preferirían manejar estos desafíos. Promover un sentido de comunidad y proporcionar una dirección concreta puede ser la solución para abordar este problema emergente y grave.

Related of "Los peligros de nuestra cultura de trabajo "de guardia""