¿Los medicamentos para el TDAH son seguros a largo plazo?

Un nuevo metaestudio de Italia, publicado en Archives of Disease in Childhood (abril de 2014), descubrió que pocos estudios de investigación han evaluado la seguridad a largo plazo de los fármacos que se usan habitualmente para tratar el TDAH. Al revisar seis estudios que evaluaron la incidencia de efectos secundarios negativos, los investigadores concluyeron que existe una gran brecha en nuestra comprensión de cuáles podrían ser los efectos a largo plazo de los medicamentos. Las drogas típicas prescritas para el TDAH son Ritalin, Adderall y Strattera.

Con 6.4 millones de niños estadounidenses diagnosticados con TDAH y dos tercios de ellos tomando medicamentos, esta brecha en los estudios a largo plazo sobre los efectos secundarios de los medicamentos para el TDAH es un problema de salud pública.

Los investigadores encontraron que los pocos estudios sobre los efectos secundarios de estos medicamentos fueron financiados por compañías farmacéuticas. No es sorprendente que los estudios concluyeran que los fármacos para el TDAH eran seguros a largo plazo y que solo conllevaban efectos secundarios leves. Los efectos secundarios más comunes que se encontraron fueron disminución del apetito, insomnio, dolores de cabeza y dolor de estómago. Los autores del estudio italiano señalaron que los estudios financiados con medicamentos pueden haber omitido efectos secundarios más inusuales, como el pensamiento suicida y las erecciones duraderas. Debido a que los datos fueron omitidos de los estudios financiados por la compañía farmacéutica, el perfil de seguridad de los medicamentos para el TDAH no es completamente transparente.

En 2005, la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) halló un mayor riesgo de pensamientos suicidas en niños y adolescentes que tomaban atomoxetina, conocida como Strattera, y ordenó una advertencia de "caja negra" sobre el medicamento. La decisión de la FDA se basó en los resultados de la investigación que muestran que la atomoxetina se asocia con una incidencia significativamente mayor de ideación suicida que el placebo.

Un estudio de 2011 realizado por investigadores daneses señaló que no solo los fabricantes de medicamentos financian casi todos los estudios sobre medicamentos para el TDAH, sino que también la mayoría de los investigadores en estos estudios recibió contribuciones de las compañías farmacéuticas que producen los medicamentos. Las conclusiones de los estudios realizados por los investigadores contratados por las farmacéuticas apenas podrían estar exentas de parcialidad. Al igual que los investigadores italianos, los científicos daneses piden una investigación más objetiva a largo plazo sobre los fármacos para el TDAH financiados por agencias independientes.

Últimamente, cada vez veo más padres que consideran los cambios dietéticos como alternativas a los medicamentos para los niños que no pueden quedarse quietos en la escuela y tienen problemas para terminar la tarea. Cambiar la dieta de un niño puede hacer maravillas, al menos para algunos niños. Algunos padres han descubierto que eliminar los colorantes alimentarios artificiales, los conservantes artificiales, el azúcar y el gluten de las dietas de sus hijos puede tener un efecto espectacular en el comportamiento y la capacidad de concentración del niño. Una madre descubrió que después de eliminar el azúcar, los colores artificiales y el gluten de la dieta de su hijo, los tics faciales desaparecían y se calmaba en la escuela.

Por supuesto, los cambios en la dieta no son siempre la historia completa para calmar a los niños nerviosos. Asegurarse de que los niños hagan mucho ejercicio físico, limitar el tiempo en pantallas electrónicas a una hora por día, tener un ambiente hogareño tranquilo, ver que un niño duerme lo suficiente por la noche y obtener un tutor para un niño que tiene dificultades en la escuela intervenciones efectivas también.

ACTUALIZACIÓN: El 13 de mayo de 2014, se publicó un nuevo estudio de investigación sobre los efectos a largo plazo de Ritalin en los cerebros de la juventud en Fontiers in Systems Neuroscience. Investigadores de la Universidad de Delaware y del Colegio de Medicina de la Universidad Drexel revisaron las últimas investigaciones sobre los efectos de las "drogas inteligentes" y descubrieron que el uso inteligente de drogas no es tan benigno como podríamos pensar. Descubrieron que aunque Ritalin puede aumentar el rendimiento mental en el a corto plazo, el uso a largo plazo puede "afectar adversamente la plasticidad del cerebro, interfiriendo con la capacidad de las personas para planificar, cambiar entre las tareas y ser flexibles en general en sus comportamientos". Esto brinda a los padres una razón más para buscar alternativas al tratamiento del ADHD -como los cambios en la dieta y la terapia familiar.

Copyright © Marilyn Wedge, Ph.D.

Marilyn Wedge es la autora de Las píldoras no son para niños en edad preescolar: un enfoque no farmacológico para niños con problemas y un próximo libro sobre TDAH en los Estados Unidos y en el extranjero: una enfermedad llamada Infancia.

Conéctese en Facebook y Twitter

Related of "¿Los medicamentos para el TDAH son seguros a largo plazo?"