Los médicos escriben una carta a sus pacientes en la era de Trump

En este nuevo e incierto momento de la historia de los Estados Unidos, nosotros, los médicos y los alumnos, nos sentimos especialmente responsables. Nos esforzamos por mantener nuestro juicio clínico despejado por nuestras convicciones políticas, pero no podemos evitar ver las manifestaciones de los males de nuestra sociedad en nuestra práctica diaria. Para nuestros pacientes, la pobreza, la violencia y la marginación no son meras abstracciones, sino realidades duras. Como resultado, nos sentimos obligados a actuar y defendernos de cualquier amenaza al bienestar de nuestros pacientes.

Las políticas propuestas por la administración entrante bajo el presidente electo Donald Trump pueden suponer tal amenaza. A la luz de estos cambios propuestos a nuestro sistema de atención médica, afirmamos con orgullo las siguientes ocho creencias en nombre de la salud de todos los estadounidenses:

1. Creemos que la salud es un derecho humano.
La salud es una condición fundamental para el florecimiento humano, sin la cual la prosperidad económica y la libertad política tienen poco significado. Por lo tanto, todos los estadounidenses deberían tener acceso a una atención médica esencial y efectiva, independientemente de su capacidad de pago. Con la aprobación de la Ley de Asistencia Asequible (ACA, por sus siglas en inglés), logramos grandes avances para aumentar el acceso a la atención, especialmente para las comunidades económicamente desfavorecidas. Las decenas de millones de estadounidenses que obtuvieron cobertura de seguro bajo la ACA están comprensiblemente asustados por los pedidos de que esta legislación sea eliminada total o parcialmente. Juramos luchar por las disposiciones de la ley ACA que nos han permitido lograr estos avances en el acceso y la calidad de la atención, al tiempo que seguimos impulsando la reforma de salud hacia nuestra meta de acceso a la atención para todos.

2. Creemos en la medicina basada en la evidencia y la política de salud pública.
Después de un ciclo electoral en el que los sentimientos a menudo triunfaron sobre los hechos, debemos reafirmar nuestro compromiso con los principios de la ciencia. En medicina, nos esforzamos por producir investigaciones que no sean partidistas y sin prejuicios personales a fin de guiar nuestra práctica como médicos. Debemos continuar depositando nuestra confianza en el consenso científico y utilizar los hechos para luchar contra los sentimientos cuando los líderes electos plantean dudas sobre debates arraigados desde las vacunas hasta el cambio climático. Además, debemos asegurarnos de que el proceso regulatorio para determinar la seguridad y eficacia de los medicamentos farmacéuticos siga siendo riguroso y no se vea influenciado por los incentivos financieros del sector privado. Juramos defender la búsqueda de la verdad científica y la investigación libre en América.

3. Creemos que no hay salud sin salud mental.
Las personas con enfermedades mentales y trastornos por abuso de sustancias experimentan un estigma debilitador y, a menudo, se les impide acceder a la atención básica debido a la falta de financiación y al bloqueo intencional del seguro. Estos problemas son aún más acuciantes en medio de nuestra actual epidemia de opiáceos. Todos los días, 78 estadounidenses mueren a causa de una sobredosis de opiáceos. Como médicos, entendemos la adicción como una enfermedad crónica y debilitante que requiere compasión y tratamiento, no juicio y castigo. Juramos apoyar la paridad, en la práctica, no solo verbalmente, para la atención de la salud mental y el tratamiento de los trastornos por uso de sustancias.

4. Creemos que la salud de las mujeres debe estar protegida.
Las mujeres deberían poder acceder a servicios de salud integrales sin temor a la intimidación o la violencia. Esta atención debe incluir anticonceptivos seguros y efectivos como servicios esenciales de salud preventiva. Nos comprometemos a apoyar el derecho de cada mujer a la autodeterminación, sin la intervención del gobierno en decisiones que deben basarse únicamente en los valores y la seguridad de una mujer en particular. Esta pelea es la lucha de todos: la atención médica de alta calidad para las mujeres mejora los resultados de salud no solo para las propias mujeres sino también para sus familias y comunidades. Además, exigimos una cultura política que no tolere el asalto sexual, físico o verbal. Juramos luchar por la salud de las mujeres y rechazar la violencia contra las mujeres en todas sus formas.

5. Creemos que todos los estadounidenses merecen tener acceso a servicios de salud y estar libres de violencia, sin importar su estado migratorio.
Todos los días, nos ocupamos de las personas que contribuyen de manera significativa a sus comunidades, y a nuestra economía, y aún luchamos por mantener a ellos y sus familias sanos con cobertura de seguro limitada o inexistente. Desde las elecciones, hemos visto un aumento en el miedo entre nuestros pacientes inmigrantes, ya que enfrentan la perspectiva de familias desgarradas y el exilio forzado a condiciones de pobreza y violencia política. Juramos proteger a nuestros pacientes indocumentados, abogar por sus derechos y continuar sirviéndoles como sanadores.

6. Creemos que las estructuras opresivas que perjudican a las personas de color en América deben ser desmanteladas.
El racismo y la xenofobia afectan negativamente la salud de nuestros pacientes en múltiples niveles. La experiencia vivida de la discriminación es en sí misma un fuerte factor de riesgo de morbilidad y mortalidad, mientras que los crímenes de odio y la violencia policial contra las minorías religiosas y raciales causan daño directo a los cuerpos de las personas. Estos problemas se ven agravados por las desigualdades de acceso y calidad que aún afectan a nuestro sistema de salud. Nos comprometemos a combatir los prejuicios y los prejuicios en nuestras propias interacciones con los pacientes, así como en nuestras clínicas, hospitales y comunidades.

7. Creemos que todos los estadounidenses, independientemente de su identidad de género u orientación sexual, merecen ser tratados con dignidad y respeto.
Las personas LGBT no solo son el blanco más frecuente de los crímenes de odio en Estados Unidos, sino que también se enfrentan a desafíos generalizados para acceder a una atención médica integral y culturalmente competente. Juramos oponernos a la violencia, la victimización y las disparidades de salud que afectan a la población LGBT.

8. Creemos que la tortura y las violaciones a los derechos humanos no tienen cabida en la sociedad estadounidense.
Todas las principales organizaciones médicas internacionales se han opuesto a la tortura y nos oponemos firmemente a todas las formas de tortura o "interrogatorios mejorados" sin importar el contexto o la supuesta justificación. Las víctimas de estas violaciones de los derechos humanos pueden no identificarse como estadounidenses, pero no podemos justificar un doble rasero que equipare "no estadounidense" con "no humano". Además, como médicos, entendemos las devastadoras consecuencias del trauma en la salud de las víctimas y los perpetradores. Juramos resistir el ciclo de violencia propuesto en nombre de la seguridad nacional.

La administración presidencial puede estar cambiando, pero nuestros valores y prioridades como los médicos de Estados Unidos no lo harán. Declaramos que estas ocho creencias son principios fundamentales que defenderemos en nuestro trabajo diario mientras nos preocupamos por los estadounidenses de todas las clases, géneros, colores, creencias y orientaciones sexuales. Nuestra declaración destaca a los grupos marginados más amenazados en el discurso político reciente de nuestra nación, pero insistimos en que estos principios también representan a los estadounidenses blancos y a otros grupos mayoritarios. Resistiremos todos los esfuerzos para violar estos principios, ya que creemos firmemente que dicho cambio pondría en peligro la salud de nuestros pacientes, a quienes hemos jurado servir.

Sinceramente,

Nina Sreshta, MD; Cambridge Health Alliance
Siva Sundaram, MD Candidato; Escuela Médica de Harvard
Nikhil "Sunny" Patel, MD, MPH, MS; Cambridge Health Alliance
Laurie Schleimer, MD candidata; Escuela Médica de Harvard
Rachel Hathaway, MD; Cambridge Health Alliance
James B. McKenzie, DO, MBA; Cambridge Health Alliance
Jennifer Adaeze Okwerekwu, MD, MS; Cambridge Health Alliance
J. Wesley Boyd, MD, PhD; Cambridge Health Alliance, Centro de Bioética de Harvard Medical School

Para firmar esta carta o compartirla, vaya a: https://medium.com/@socialjusticecoalition/a-letter-to-our-patients-in-t…

  • La psicología detrás de nuestras reacciones a la firma bíblica de Trump
  • La honestidad brutal de la composición de hard rock
  • Trauma y Masturbación Infantil
  • 4 meses y 22 días: la historia de resiliencia de una madre
  • ¿Dónde se han ido todos los guerreros? Parte 1
  • Recursos de psicología de superhéroes
  • Convertir lo indecible en un movimiento para ayudar a los demás
  • ¿Recuerdas el alma?
  • ¿Has sido la noticia? Vegas, Puerto Rico y el mundo
  • Gracias, Philip Roth
  • Comer masivamente después de un trauma sexual
  • ¿Cuál es la diferencia entre optimismo y esperanza?
  • Conexión de recuperación y resiliencia
  • Verdades estoicas para un mundo digital
  • Después de un colapso, un padre cuida de su hijo
  • ¿Golpea debajo del cinturón cuando lucha?
  • Cuando los amigos y la familia se divorcian
  • Una rosa por cualquier otro nombre de diagnóstico ...
  • Grandeza Redefinida
  • Cómo asustar a sus hijos tomando analgésicos
  • Cómo evitar el sabotaje de su relación
  • Preocupaciones problemáticas: ¿Por qué? ¿Qué hacer?
  • Disenhancement masculino
  • La epidemia "oculta" de intento de suicidio entre adolescentes
  • Confinamiento solitario: tortura, pura y simple
  • Reflexionando sobre la diversidad de docentes, la blancura y la equidad
  • Anna Quinn: Cuando Memoir se convierte en ficción
  • Neurofeedback: una herramienta de asesoramiento notable
  • Cuando la política y la cultura de violación chocan
  • ¿Qué estás diciendo? Parte II
  • Día 5: Paula Caplan sobre el sesgo en el diagnóstico psiquiátrico
  • Marihuana para algunos tipos de dolor, pero no otros
  • ¿Podemos prevenir la violencia sexual en adolescentes?
  • Atreverse a escuchar voces
  • Su salud puede verse afectada por la fiebre de las vacaciones
  • Una breve reseña de 8 documentales de salud conductual