¿Los edulcorantes artificiales son malos para su salud?

Esto es lo que dice la investigación sobre los sustitutos del azúcar.

frankieleon/CC by 2.0

Fuente: frankieleon / CC por 2.0

Encontrará edulcorantes artificiales en una amplia gama de alimentos: gaseosas dietéticas, yogures, frutas enlatadas, chicles y helados, por nombrar algunos. Puede recordar que el gobierno federal solía requerir una etiqueta de advertencia de cáncer para la edulcorante sacarina. Sin embargo, la investigación ha descubierto que la sacarina no causa cáncer, por lo que el gobierno eliminó la etiqueta hace casi 20 años.

Desde entonces, las compañías de alimentos han desarrollado muchos más edulcorantes artificiales. Pero, ¿qué sabemos sobre su seguridad?

Aunque existe un extenso cuerpo de evidencia sobre edulcorantes artificiales, gran parte es conflictiva. Recientemente, una revisión enorme, publicada en 2017 en Nutrition Journal reunió datos de 372 estudios, incluidas 15 revisiones sistemáticas más pequeñas. Los autores organizaron la revisión observando las pruebas de los efectos de salud individuales y los problemas médicos. Esto es lo que encontraron:

Apetito y consumo de alimentos a corto plazo: los resultados sobre si los edulcorantes artificiales aumentan el hambre para llevar a las personas a comer más en el corto plazo fueron completamente variados. Un total de 21 estudios preguntaron si los edulcorantes artificiales aumentaban el apetito: 10 estudios describieron un aumento en el apetito y la ingesta de alimentos y 11 estudios describieron una disminución en el apetito y la ingesta de alimentos.

Cáncer: la teoría de que los edulcorantes artificiales causaban cáncer fue la preocupación original sobre su uso hace décadas, pero nuevamente la investigación es mixta. Originalmente, el cáncer de vejiga era la mayor preocupación porque se descubrió que la sacarina causaba cáncer de vejiga en algunos animales de laboratorio. De los 32 estudios que analizaron si los edulcorantes artificiales aumentan el riesgo de cáncer de vejiga o del tracto urinario, once encontraron una asociación positiva y 20 no informaron asociación. Los autores también analizaron pruebas de si los edulcorantes artificiales aumentan el riesgo de otros seis tipos de cáncer. Encontraron un estudio publicado en 2014 que relacionaba edulcorantes artificiales con cáncer de colon. El resto de la evidencia no encontró ninguna asociación entre el consumo de edulcorantes artificiales y el desarrollo de cáncer.

Enfermedad renal: los autores encontraron una revisión sistemática y cuatro estudios individuales que analizan si el consumo de edulcorantes artificiales conduce a la enfermedad renal. La revisión no encontró asociación. Dos de los estudios individuales encontraron una asociación positiva, pero los otros no.

Salud dental: hay alguna evidencia de que beber bebidas endulzadas artificialmente hace que la saliva sea más ácida, lo que puede conducir a caries. Pero otros estudios encontraron que los edulcorantes artificiales producen menos caries y menos placa en los dientes, muy probablemente porque el edulcorante reemplaza al azúcar, que es significativamente peor para los dientes.

Diabetes: algunos estudios y dos revisiones sistemáticas distintas encontraron vínculos entre el consumo de edulcorantes artificiales y la diabetes, aunque ambas revisiones describen problemas con los datos utilizados para los análisis.

Dolores de cabeza: los datos sobre dolores de cabeza se dividen. De cinco estudios, dos concluyeron que los edulcorantes artificiales pueden provocar dolores de cabeza y tres no encontraron ningún vínculo.

Salud mental: Existe una cantidad limitada de evidencia de que los edulcorantes artificiales pueden aumentar los síntomas de depresión en personas con trastornos del estado de ánimo, pero no entre el público en general.

Aumento de peso: hay evidencia en una revisión sistemática de alta calidad que encuentra que reemplazar el azúcar con edulcorantes artificiales conduce a la pérdida de peso y puede ser útil para las personas que están a dieta.

Los autores de la revisión concluyen que realmente no sabemos lo suficiente sobre los edulcorantes artificiales. Ellos escriben, “hay una necesidad tanto de investigación primaria adicional como de revisiones sistemáticas integrales de alta calidad” para informar las recomendaciones de salud pública.

Mientras tanto, hay pruebas sólidas de que consumir azúcar conduce a una variedad de problemas de salud. Si bien los edulcorantes artificiales pueden no ser la mejor respuesta, según la evidencia disponible, parecen ser una mejor opción que consumir azúcar agregado.

Referencias

Lohner, S., Toews, I., y Meerpohl, JJ (2017). Resultados de salud de edulcorantes no nutritivos: análisis del panorama de la investigación. Nutrition Journal, 16 (1). doi: 10.1186 / s12937-017-0278-x

Related of "¿Los edulcorantes artificiales son malos para su salud?"