Los adolescentes no son solo máquinas que toman riesgos

Hay un método adaptativo para su locura.

Shane Pope, CC BY

Solo porque todos los demás lo están haciendo …

Fuente: Shane Pope, CC BY

Esta es una publicación de invitado de Jessica Flannery, candidata a doctorado en el Departamento de Psicología de la Universidad de Oregon.

Conoces la sabiduría convencional: los adolescentes son impulsivos por naturaleza, como las bombas listas para estallar en el menor de los casos. Los padres sienten que deben cruzar los dedos y esperan que nadie encienda el fusible que provocará una explosión. Los adultos a menudo intentan restringir y monitorear el comportamiento de los adolescentes, en un esfuerzo por proteger a estos buscadores de riesgos aparentemente irreflexivos. Esa es la historia contada en los medios, de todos modos.

La evidencia de la neurociencia parece reforzar el caso de que los adolescentes solo están conectados para tomar malas decisiones. Los estudios sugieren que las regiones cerebrales asociadas con el autocontrol y la planificación a largo plazo, como la corteza prefrontal, aún se están desarrollando. Al mismo tiempo, la adolescencia es un momento de mayor actividad en una región del cerebro asociada a la recompensa, el estriado ventral. La historia es que estos adolescentes descontrolados son muy sensibles a las recompensas y no pueden frenar los impulsos, y por lo tanto son naturalmente peligrosos. Simplemente no pueden controlarse porque sus cerebros están desarrollados de manera desigual.

Como psicólogos que se centran en los adolescentes y sus cerebros en desarrollo, creemos que los adolescentes han recibido un rap injusto. Existen importantes motivos de desarrollo en que los adolescentes actúan de la manera en que lo hacen. Se ven obligados a explorar sus entornos y aprender todo lo que puedan sobre su entorno. El trabajo de un adolescente, en términos de desarrollo, es probar nuevos comportamientos y roles. Hacer eso a veces implica riesgo, pero no necesariamente riesgo por sí mismo.

Los adolescentes tienen sus propias prioridades

Los adolescentes son tan capaces como los adultos de controlar sus comportamientos para lograr sus objetivos.

De hecho, los adolescentes son en realidad más precisos que los adultos en tareas de laboratorio que miden el control cognitivo; les va bien en cosas como actualizar el conocimiento de las reglas cuando cambian o mantener los números en la memoria de trabajo. Las diferencias de persona a persona en este tipo de habilidades dentro de los grupos de edad son mayores que el efecto de ser un adolescente o un adulto.

A los adolescentes incluso les va tan bien, o mejor, que a los adultos en tareas que ofrecen posibles recompensas. Por ejemplo, los adolescentes son más rápidos y más precisos que los adultos al abstenerse de presionar un botón cuando saben que un buen rendimiento en la tarea viene con una recompensa. Los adolescentes se desempeñan mejor incluso en contextos emocionales si son recompensados ​​por el éxito.

En ambos escenarios, centrarse en obtener una recompensa es útil. De hecho, si hay mucho en juego, los adolescentes son más deliberativos y muestran más actividad en las regiones de control del cerebro que los adultos.

Sin embargo, si los investigadores utilizan los incentivos como una distracción, los adolescentes lo hacen peor que los adultos en tareas que implican control cognitivo. Por ejemplo, un estudio encontró que los adolescentes eran más lentos y menos precisos al ignorar los estímulos previamente gratificantes cuando necesitaban dirigir su atención a la toma de decisiones a otra parte.

Entonces los adolescentes no toman decisiones como adultos. La diferencia real radica en lo que los adolescentes valoran: Ganar la aceptación de un compañero o una recompensa puede superar el valor que los adultos asignan al retraso de la recompensa por un objetivo no social a largo plazo, como la estabilidad financiera.

Un tiempo de exploración y aprendizaje

En el pasado de la historia evolutiva humana, cuando la esperanza de vida era más corta, los adolescentes necesitaban explorar su mundo para encontrar comida y parejas. Si bien las apuestas son diferentes para los adolescentes modernos, la exploración sigue siendo importante, ya que aprenden habilidades esenciales para la edad adulta. La adolescencia es el momento en que los adolescentes dominan la forma de navegar las relaciones sociales, desarrollar una mayor idea de quiénes son y descubrir cómo hacer las cosas de manera independiente.

El aprendizaje y la exploración, por definición, requieren que los adolescentes tengan experiencias en las que se desconoce el resultado por adelantado. Una gran parte de eso significa tomar algunos riesgos para explorar y descubrir nueva información.

Imagine que nunca sale de su vecindario porque sabe que es seguro. Caminar a una nueva área podría ser más peligroso, pero podría ofrecer mejores restaurantes o más empleos a tiempo parcial. También podría proporcionar oportunidades sociales más diversas, como deportes en equipo o exposición a prospectos románticos adicionales.

La esencia de la exploración es aventurarse en lo desconocido por la posibilidad de algo mejor.

Esto juega en la forma en que los adolescentes tienen una mayor tolerancia a la ambigüedad que los adultos. Dada la posibilidad de ganar una recompensa mayor, los adolescentes están más dispuestos a elegir una opción con más “riesgo”, o incertidumbre de ganar o perder, que la opción “segura” donde se detallan las probabilidades de ganar y perder.

Al final, aprender sobre el mundo necesariamente implica riesgo. No sabes con certeza qué aprenderás hasta que lo pruebes. Este hecho se refleja en la arquitectura del cerebro, ya que las mismas regiones reclutadas durante el procesamiento de recompensas y la asunción de riesgos también participan en el aprendizaje. De hecho, las personas que activaron más esas regiones de recompensa durante una tarea de toma de riesgos en el laboratorio también aprendieron más rápido en la tarea.

Ed Yourdon, CC BY-NC-SA

Los adolescentes están negociando sus mundos interno y externo.

Fuente: Ed Yourdon, CC BY-NC-SA

Explorando el yo

Hay otro aspecto de la exploración adolescente que no encaja con la historia estándar: se ve diferente de adolescente a adolescente. La mayoría de los adolescentes no son los torbellinos estereotipados de la asunción de riesgos. Si la adolescencia se centra en aprender sobre el mundo más que en tomar riesgos por sí mismos, entonces muchos adolescentes aprenderán sin ponerse en peligro. ¿Qué determina la naturaleza de la exploración adolescente?

Parte de la tarea de la adolescencia es probar diferentes “yoes” y descubrir quién eres. La exploración de adolescentes ayuda a los adolescentes a formar su identidad. Este período es un tiempo de mayor autonomía, socialización y autoconciencia.

Las formas en que los adolescentes eligen explorar su mundo dependen de cómo piensan sobre sí mismos y sobre su mundo social. Por ejemplo, considere un estudiante de secundaria que decide abandonar la práctica de fútbol para hablar con un enamorado o colarse en el centro comercial. ¿El adolescente se identifica como un atleta? ¿El fútbol es una parte importante de su ser? ¿Sus amigos comparan quién anotó más goles?

A lo largo de la adolescencia, los adolescentes comienzan a cuestionar y pensar activamente sobre su identidad. Las regiones del cerebro que ayudan a procesar información personal y social también continúan madurando durante estos años. Cuando los adolescentes piensan en sí mismos y lo que otras personas piensan de ellos, estas mismas regiones del cerebro se iluminan.

Un hallazgo intrigante es que la misma región del cerebro que desempeña un papel en el proceso de aprendizaje y recompensa también está activa cuando los adolescentes piensan en sí mismos. Este solapamiento insinúa que para los adolescentes, la evaluación de sí mismos se entrelaza con el aprendizaje sobre ellos mismos, y pueden estar intrínsecamente motivados para hacer ambas cosas.

Considera lo que los adolescentes están tratando de hacer

Gran parte de la discusión pública sobre adolescentes rodea por qué toman riesgos aparentemente innecesarios. Una mejor forma de pensar acerca de la adolescencia podría ser un período sensible para aprender sobre uno mismo y explorar el mundo social.

A veces, la exploración puede llevar a una mayor asunción de riesgos. Pero esos riesgos se toman al servicio de la preparación para la edad adulta, mediante la adquisición de habilidades y conocimientos; y no todo aprendizaje implica riesgo.

¿Qué significa esto para padres y maestros? Algunos comportamientos adolescentes parecen irracionales o desagradables para los adultos. Los cerebros de adultos y adolescentes se enfrentan a diferentes desafíos y, por lo tanto, valoran cosas diferentes. Los adolescentes todavía están explorando el mundo que los adultos ya conocen. Al juzgar a los adolescentes, los adultos deben considerar el valor elevado que tienen los adolescentes para aprender acerca de ellos mismos y de su mundo social. Su comportamiento puede comenzar a parecer menos irracional.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lee el artículo original.

Related of "Los adolescentes no son solo máquinas que toman riesgos"