Lo que te hace a ti (y a mí) actuar como un idiota

Recientemente terminé el excelente nuevo libro del bloguero PT Robert Sutton, Good Boss, Bad Boss . En él, describe no solo lo que hacen los mejores (y peores) jefes, sino por qué lo hacen, identificando las creencias esenciales que forman la base de una gestión efectiva (e ineficaz).

Me sorprendió una y otra vez que estaba leyendo que gran parte de los consejos que Sutton ofrece sobre cómo ser un buen jefe también se pueden aplicar a los desafíos universales de ser una persona buena y feliz. Creo que uno de mis capítulos favoritos, "Squelch Your Inner Bosshole", es una ilustración perfecta de lo que quiero decir.

En él, Sutton señala algunas de las fuerzas que convierten a los seres humanos, por lo demás, decentes en unos jefes podridos. Sería prudente recordar que estas fuerzas a menudo también están presentes en las vidas de los que no son jefes, ¿quién de nosotros no ha sido realmente un idiota en alguna ocasión? La buena noticia es que si puedes identificar los factores desencadenantes de tu comportamiento desagradable y ser consciente de su influencia sobre ti, también puedes silenciar tu ** agujero interno.

Éstos son algunos de los factores desencadenantes del mal comportamiento del jefe Sutton destaca:

1. "Envenenamiento por poder".

Claro, el poder a veces corrompe. Pero más a menudo, simplemente nos convierte en idiotas. Los estudios muestran que cuando a las personas se les da poder, se vuelven menos atentos a los sentimientos y necesidades de otras personas, prestando menos atención a lo que otros dicen y hacen. Con el poder, nuestro lenguaje y nuestra conducta se vuelven más insultantes e inapropiados, y nos volvemos más absortos en nosotros mismos, centrándonos más en nuestro propio beneficio personal que en lo que es mejor para el grupo.

No son solo los jefes quienes experimentan los desagradables efectos secundarios del poder. ¿Alguna vez has tenido una relación con alguien que era demasiado necesitado e inseguro? ¿Te sorprendió descubrir cuán fría, egoísta o francamente cruel te volviste en respuesta? Cuando amigos o parejas románticas nos dan todo el poder, cuando nos encontramos con demasiada "mano", puede llevar a un comportamiento bastante insensible.

2. "Presión de rendimiento extrema".

Estar bajo la presión del tiempo, o saber que mucho depende de lo que estamos haciendo, nos hace a todos menos sensibles a las necesidades y sentimientos de los demás. Estamos tan ocupados pensando en lo que podría salir mal y preocupándonos por nuestro propio rendimiento que crea una especie de visión de túnel. Sentirse ansioso te irrita: por eso vuelves a casa después del duro día y le gritas a tu cónyuge, a tus hijos o a tu perro.

3. "Privación de sueño, calor y otras fuentes corporales de mal humor".

Sutton señala que la falta de sueño o las temperaturas incómodas pueden afectar nuestra capacidad para tomar decisiones buenas y racionales, porque el cansancio y el calor nos irritan e impacientan. La mala alimentación y la enfermedad también pueden hacer que te sientas inusualmente espasmódico.

(Curiosamente, ¿sabes lo que no predice el estado de ánimo? Día de la semana: la gente no es realmente más feliz el viernes y más deprimida el lunes. Por lo tanto, si actúas como un idiota el lunes, encuentra algo más para culpa.)

4. "Modelos de roles desagradables" y "Lugares de trabajo infectados con A ** hole"

A lo largo de Good Boss, Bad Boss, Sutton enfatiza el enorme poder de la influencia social. Emulamos a las personas que nos rodean, a menudo inconscientemente. Y como él escribe, "las emociones son notablemente contagiosas". La ansiedad, el cinismo, el egoísmo y la negatividad se contagian. Entonces, si estás rodeado de idiotas malhumorados, tal vez comiences a comportarte de esa manera sin darte cuenta.

La solución de Sutton para el problema del disparador es buena: asegúrese de contar con personas en su vida en las que pueda confiar para informarle cuando actúa como un imbécil. Deles permiso explícito para hacerlo y asegúrese de escuchar y reaccionar realmente sin defensas.

Luego analice detenidamente cómo está actuando y pregúntese si esa es realmente la persona que quiere ser. Si no, comienza a buscar el gatillo. ¿El poder va a tu cabeza? ¿Estás bajo demasiada presión? ¿Estás dando vueltas con demasiados idiotas?

Si no está satisfecho con su propio comportamiento, renueve su compromiso de observar y respetar las necesidades y los sentimientos de las otras personas en su vida. Y si lo necesitas, toma una siesta.

  • Tecnología: 5 reglas de teléfonos inteligentes para vivir
  • Desorden de estrés post-dramático: una causa oculta de insomnio
  • 20 maneras de ser una madre judía
  • Construir un personaje después de la anorexia
  • ¿Cuál es el precio de la paternidad?
  • La importancia crucial de tratar la depresión para 'remisión'
  • Krzysztof Kieślowski y Correlación / Causalidad
  • Over The River & Through The Woods: Grandparenting de larga distancia
  • Sueño mediado
  • ¿Estás atrapado en una trampa de velocidad?
  • ¿Somos responsables de nuestros sueños violentos?
  • Quien es ella: la esposa traicionada
  • Es complicado: adolescentes, redes sociales y salud mental
  • Evitar compañeros tóxicos: cómo los amigos en línea se convierten en frenemigos
  • Potencial de Psilocibina en Terapia de Salud Mental
  • La personalidad comienza antes del nacimiento
  • Nuestros cuerpos sexuales realmente cambian, parte I
  • "Sé tú mismo, pero mantén tu tirón interno bajo control".
  • Entonces, ¿insiste en salir con un narcisista?
  • ¿Se ha ido la medicina suave?
  • Cookies, leche y resbalones de acción: un cuento cautelar
  • ¿Qué tan nuevos son los nuevos diagnósticos para el trastorno bipolar infantil?
  • En la enfermedad y en la salud
  • Limpiando el cerebro
  • Efectos a largo plazo de los antipsicóticos
  • ¡Si tan solo hubiera sabido sobre el TDAH antes!
  • Cinco consejos más fáciles para la gestión del tiempo
  • Consejo de inversión basado en la última investigación de comportamiento
  • Los hombres también tienen hormonas
  • Adolescentes y sueño: cómo (y por qué) ayudar a su adolescente a descansar
  • Conferencia de caso: el empresario deprimido
  • Vientos adversos y vientos adversos de la vida
  • Llegar a la esencia del bruxismo
  • Bloomsday: una celebración de heroísmo cotidiano
  • Enseñar a los jóvenes a sobrellevar la exposición de los medios a la violencia
  • Muerte de un bebé