Las raíces psicológicas de Pokémon Go

Matthew Corley/Shutterstock
Fuente: Matthew Corley / Shutterstock

Cuando una franquicia que virtualmente murió hace más de una década vuelve a la vida con tanto fervor, necesitamos preguntarnos cómo y por qué sucedió eso. Y si puedes dejar de jugar a Pokémon Go el tiempo suficiente para leer este artículo, verás que el fenómeno está profundamente arraigado en la psicología evolutiva.

Matthew Lynley explicó recientemente los brillantes trucos utilizados por los creadores de Pokémon Go para promover el compromiso, la retención y la viralidad. Como psicólogo web, naturalmente me inclino a profundizar en los aspectos del comportamiento humano que hacen que muchos de nosotros tengamos la tendencia a abrazar el juego.

Desde un punto de vista evolutivo, nuestros cerebros operan mucho mejor en un entorno natural que está arraigado profundamente en nuestra mente, en comparación con un entorno basado en la realidad virtual. Nuestro comportamiento se rige por dos procesos paralelos: el proceso consciente que gira en torno a nuestras tareas inmediatas (en este caso, ganar Pokémon Go) y el proceso inconsciente responsable de garantizar que no haya amenazas o cambios repentinos en nuestro entorno.

Al jugar juegos de realidad virtual, el cálculo inconsciente en nuestros cerebros se ve obligado a trabajar mucho más, porque no está familiarizado con este extraño entorno de realidad virtual. Por el contrario, jugar Pokémon Go implica nuestro entorno real , con el que nuestra mente es mucho más familiar. Por lo tanto, jugar dentro de ese entorno brinda una sensación reconfortante de fluidez cognitiva , un atajo mental que señala la familiaridad en un mundo traicionero.

El concepto de fluidez cognitiva puede parecer obvio: las personas prefieren cosas en las que es fácil pensar. La experiencia del mundo real es psicológicamente más fácil de procesar que la del mundo de realidad virtual de otros juegos. La fluidez guía nuestro pensamiento en situaciones en las que no tenemos idea de que está funcionando, y nos afecta en cualquier situación cuando necesitamos procesar información.

Este sentido de familiaridad tiene una gran influencia sobre qué tipos de cosas las personas encuentran atractivas y agradables. Jugar juegos en un entorno familiar es mucho más agradable, y la familiaridad ha jugado un papel importante en la supervivencia humana. En tiempos prehistóricos, si algo (o alguien) era familiar, significaba que ya habías interactuado con él, por lo que probablemente no iba a matarte.

Pokémon Go rasguña algunos otros picor psicológicos básicos. En primer lugar, el juego en sí es simple de entender y fácil de jugar para niños y adultos por igual. Cada vez que un nivel avanza, el desafío se reaviva y, por lo tanto, se renueva el deseo y el deseo de continuar recibiendo esas nuevas dosis de gratificación nos hace seguir jugando.

Un componente fundamental del juego es la inesperada gratificación de encontrar a los monstruos mientras caminamos. No sabemos cuándo esperarlos; pueden aparecer en cualquier momento o lugar. Nuestra atracción por este tipo de acción se atribuye a la dopamina, un neurotransmisor que se encuentra en nuestro cerebro. Los científicos inicialmente asociaron la dopamina con sensaciones de disfrute, un alto nivel de dopamina durante actividades como comer chocolate, tener relaciones sexuales y escuchar música favorita, pero la investigación en la última década ha indicado que la dopamina tiene funciones adicionales además de activar la gratificación y el placer. Por un lado, esta molécula nos ayuda a detectar cambios en el medio ambiente.

El sistema se centra en las expectativas. Podemos esperar altos niveles de dopamina cuando encontramos recompensas inesperadas, tres o cuatro veces más excitadas, según lo medido por la potencia de la descarga dopaminérgica. En otras palabras, la recompensa es más placentera cuanto más sorprendente es.

Cuando recibimos efectivo inesperado de forma aleatoria, nos obliga a repetir nuestra acción más obsesivamente que si lo hiciera efectivo en una base predecible. Esta tendencia fue ilustrada por BF Skinner en la década de 1950. Cuando sus ratas de laboratorio recibieron una recompensa inesperada al presionar un pedal, continuaron empujándolo incluso después de que la recompensa dejó de llegar. Este elemento de sorpresa ayuda a explicar por qué las personas simplemente no pueden obtener suficiente de Pokémon Go.

Explosiones adicionales de placer también provienen de la nostalgia que evoca este juego. Estar afuera persiguiendo monstruos activa recuerdos viejos y agradables, brindándonos una oportunidad invaluable para revivir una parte de nuestra infancia y dar vida a nuestras experiencias infantiles. Activa recuerdos de un tiempo más simple en el que jugar juegos sociales fuera como la etiqueta o el escondite. Esos juegos involucraban socios humanos, o al menos involucraban la manipulación de objetos reales en el espacio real, como lanzar una pelota. Los jugadores de Pokémon Go sienten que están participando en una actividad real con otras personas, en lugar de ser un observador remoto detrás de una pantalla. Lanzar la pelota a un Pokémon trae recuerdos emocionantes que se cerraron en una caja que pertenece al pasado. Estos recuerdos tienen una influencia positiva en nuestro bienestar a medida que obtenemos una clave secreta para un período mágico.

Además, jugar Pokémon Go puede cumplir una fantasía eterna. Caminar por las calles peleando contra monstruos que aparecen inesperadamente de la nada puede fácilmente llevar nuestra imaginación a asumir el papel magistral de superhéroe o guerrero, cumplir una fantasía y dar a nuestros sentidos y emociones una experiencia de otro mundo. Dichos juegos aumentan los niveles de adrenalina y despiertan fuertes sentimientos de poder, además de frustración, gratificación y disfrute.

Una parte central de la experiencia de gratificación de los jugadores de Pokémon Go es que salen y suelen interactuar socialmente con otros jugadores. Muchos estudios han ilustrado el efecto estimulante del estado de ánimo de la actividad física, y los vínculos sociales son igualmente importantes para la salud mental. Algunas investigaciones sugieren que incluso la conversación superficial con extraños aumenta el bienestar.

Sin embargo, David Sack recientemente advirtió acerca de la delgada línea entre el comportamiento y la adicción, cuestionando si Pokémon Go aumentará las tasas de adicción a Internet o juegos patológicos. Citó una hoja informativa del DSM-5 sobre jugadores:

"Cuando estos individuos están absortos en los juegos de Internet, ciertas vías en sus cerebros se desencadenan de la misma manera directa e intensa que el cerebro de un adicto a las drogas se ve afectado por una sustancia en particular. El juego provoca una respuesta neurológica que influye en los sentimientos de placer y recompensa, y el resultado, en el extremo, se manifiesta como un comportamiento adictivo ".

"Tal juego compulsivo deja de lado otros intereses y responsabilidades, relaciones amenazantes, académicos, trabajos y más", agregó Sack. "Aunque esta investigación se centró en los jugadores tradicionales en línea, no es difícil esperar lo mismo para los jugadores de Pokémon Go".

De hecho, puede haber una delgada línea entre divertirse con un juego y volverse adicto a él. El problema es que esta línea comienza a crear cambios en nuestro cerebro, generando nuevas conexiones antes de que nos demos cuenta de que somos adictos.

Related of "Las raíces psicológicas de Pokémon Go"