¿Las personas que juran son honestas o deshonestas?

El debate sobre juramento y honestidad continúa.

Las malas palabras y las malas palabras suelen ser mal vistas, pero ¿hay un lado positivo en la profanación? En un post anterior, discutí una serie de estudios (Feldman, Lian, Kosinski y Stillwell, 2017) que afirmaban demostrar que la profanidad es un signo de honestidad. Sin embargo, señalé que los resultados del primero de estos estudios en realidad mostraban lo contrario: que las personas que admitían haber usado más blasfemias tenían más probabilidades de ser deshonestas que las que evitaban ese lenguaje. Casualmente, otro grupo de investigadores llegó a la misma conclusión y publicó una refutación detallada (de Vries et al., 2018a). Esto dio lugar a una respuesta del primer autor del artículo original (Feldman, 2018) que argumenta que existen al menos dos tipos diferentes de honestidad y que, si bien la profanidad puede ir acompañada de deshonestidad en un sentido, puede indicar honestidad genuina. otro sentido Sin embargo, el argumento de Feldman no es muy convincente, ya que tiene serias fallas. No obstante, la idea de que puede haber diferentes tipos de honestidad es intrigante y sigue siendo posible que la profanidad pueda ir acompañada de honestidad en contextos muy limitados, especialmente en los menos deseables socialmente.

Roger Gregory/Flickr

Fuente: Roger Gregory / Flickr

Como mencioné en mi publicación anterior, ha habido un debate sobre lo que la profanidad revela sobre el carácter. Por un lado, las malas palabras y las malas palabras a menudo se consideran ofensivas y, por lo tanto, un signo de desviación de las normas sociales de cortesía. Por lo tanto, una persona que jura con frecuencia puede mostrar un desprecio por las normas sociales en general, incluida la disposición a hacer trampa y decir mentiras cuando le conviene. Por otro lado, algunos han argumentado que la blasfemia se usa a menudo para expresar emociones fuertes y, por lo tanto, puede indicar qué tan fuerte se siente una persona con respecto a algo. Por lo tanto, se ha argumentado que las malas palabras y las malas palabras pueden ser un signo de autenticidad, es decir, ser honestos acerca de cómo se siente realmente una situación. Para determinar cuál de estos puntos de vista está más cerca de la verdad, Feldman et al. (2017) realizaron una serie de estudios que probaron la relación entre el uso de malas palabras y las medidas de honestidad. A los efectos de este artículo, el primero de sus tres estudios es el más importante. En este estudio, los participantes informaron sobre la frecuencia con la que usan varias palabras groseras y completaron una medida de conveniencia social, la escala de Eysenck Lie. El último evalúa si una persona afirma participar en comportamientos socialmente deseables, como mantener siempre sus promesas, nunca ensuciarse, etc. La idea original es que en la vida real las personas no siempre cumplen sus promesas, desperdician más de lo que quieren admitir, etc., y que las personas que afirman que esto no se aplica a ellas mienten para crear una impresión virtuosa de sí mismas. Feldman y sus colegas aceptaron esta interpretación y argumentaron que los participantes que obtuvieron puntajes altos en la medida fueron más deshonestos. Además, encontraron que el uso de profanidad reportado por los participantes estaba inversamente relacionado con las puntuaciones de sus escalas de Lie, es decir, las personas con puntuaciones más deseables socialmente reportaron menos profanidad, mientras que las personas con puntuaciones más bajas informaron más. Por lo tanto, los autores argumentaron que esto mostraba que las personas que juran con más frecuencia son, por lo tanto, más honestas. ¿O son?

El problema con la conclusión de Feldman et al. Es que la escala de Lie no mide lo que se supone que debe medir. De hecho, varios estudios han demostrado que las personas que obtienen puntajes altos en la escala de Eysenck Lie han demostrado ser más no menos honestas en una variedad de medidas. Es decir, por increíble que parezca, las personas que afirman que siempre cumplen sus promesas, ¡no mienten! Además, existe evidencia de que estas personas tienen menos probabilidades de decir mentiras en general. Por el contrario, las personas con puntajes más bajos en esta medida también tienen más probabilidades de participar en conductas deshonestas, como mentir y hacer trampa. En su respuesta al artículo de Feldman et al., De Vries et al. (2018a) señalan que esto es un problema para otras escalas de conveniencia social además de la escala de mentira de Eysenck. Por ejemplo, varias escalas diferentes de gestión de impresión, incluida la escala de Lie, se correlacionan positivamente con la honestidad del rasgo (es decir, el rasgo de honestidad-humildad medido por el inventario de personalidad de HEXACO). Esto se ha encontrado para las medidas de honestidad de rasgos que fueron reportadas por alguien que conoce bien a la persona en cuestión, así como las medidas autoinformadas. Además, las puntuaciones altas en las escalas de conveniencia social se correlacionan con las medidas de comportamiento de honestidad, como una menor disposición a hacer trampa en una tarea de laboratorio donde una persona puede ganar dinero extra mintiendo sobre sus resultados en un experimento. Por el contrario, las personas con bajos puntajes de deseabilidad social tenían más probabilidades de hacer trampa.

Además, de Vries et al. (2018a) presentan evidencia más directa de que jurar está relacionado con la deshonestidad. En un estudio que usó una escala de conveniencia social que contenía el ítem “Nunca juro” y una medida de honestidad de rasgo, encontraron que las personas que obtuvieron un puntaje más alto en el ítem “Nunca juro” también obtuvieron un puntaje más alto en la honestidad de rasgo autonotificada y fueron calificadas como más honesto (y menos propenso a jurar) por alguien que los conocía bien. De manera similar, en una tarea de honestidad de comportamiento, las personas que obtuvieron puntajes más altos en el ítem “Nunca lo juro” de la misma escala de conveniencia social utilizada en el estudio anterior no hicieron trampa en la tarea de honestidad, a pesar de que tuvieron la oportunidad de obtener un puntaje. Extra 5 euros por hacerlo. Por lo tanto, de Vries et al. concluyó, como lo hice yo, que la conclusión de que Feldman et al. el resultado de su estudio fue incorrecto, y el uso de profanidad se correlaciona con menos honestidad que con más.

Gilad Feldman (2018) respondió a las críticas de su artículo argumentando que existen dos formas de honestidad: “honestidad que significa expresar el verdadero yo, y honestidad que refleja la coexistencia con otros en la sociedad”, y eso Las escalas de mentira en realidad miden lo primero, mientras que la escala de honestidad-humildad en HEXACO mide lo último. Se refiere a lo primero como “autenticidad-honestidad”, es decir, ser honesto y fiel a uno mismo. Además, una persona con una naturaleza egoísta y socialmente desviada podría ser auténtica incluso cuando viola las normas sociales. Por otro lado, las personas que se adhieren a los códigos socio-morales pueden ajustarse a reglas que no desean obedecer y pueden no admitir que no desean cumplirlas. Por lo tanto, una persona cuyo verdadero yo es egocéntrico y en desacuerdo con las normas sociales puede hacer trampa, pero también ser honesto al reconocer su comportamiento de trampa. Para apoyar esto, realizó un experimento que demostró que las personas (hipotéticas) que obtienen puntajes extremadamente altos en una escala de Lie fueron calificados por otros como menos honestos y, por lo tanto, menos auténticos. Específicamente, se les pidió a los participantes en el experimento que compararan dos perfiles hipotéticos de personas que habían respondido una escala de Lie: uno que recibió la puntuación más alta posible (por ejemplo, siempre practican lo que predican, nunca hacen trampa, nunca han dicho nada malo o desagradable) sobre alguien, etc.) y uno que recibió la puntuación más baja posible. Los participantes calificaron a la persona con el puntaje bajo como más honesta en general, como respondiendo a la escala con más sinceridad y preocupándose menos por lo que otros piensan de ellos. También tendían a estar de acuerdo con la interpretación de que las puntuaciones altas en la escala de mentiras son deshonestas.

F Delventhal/Flickr

Fuente: F Delventhal / Flickr

Feldman interpretó estos resultados como indicativos de que las puntuaciones de la escala de Lie sí capturan la deshonestidad en la forma de respuesta socialmente deseable. Continúa argumentando que los hallazgos previos de que las puntuaciones altas en la escala de Lie se asocian con más honestidad-humildad y comportamiento ético, lo que contradice su explicación, puede haber ocurrido por dos razones. La primera es que las escalas de Lie podrían evaluar un tipo de honestidad diferente al comportamiento ético, es decir, la autenticidad. Sin embargo, no ofreció ninguna evidencia en apoyo de esto. La otra es que puede haber limitaciones en la evaluación de un comportamiento honesto. Es decir, algunas personas pueden estar mintiendo acerca de ser honestos. Los investigadores han tratado de solucionar este problema preguntando a otras personas importantes que conocen bien a una persona para confirmar la veracidad de sus autoinformes. Feldman argumenta que tal vez estas personas hayan sido engañadas por las mentiras de la persona. Por lo tanto, puede haber una paradoja en la evaluación de la honestidad personal. Feldman admite que podría parecer extraño que las personas que se comportan éticamente puedan mentir sobre quiénes son realmente, pero argumenta que las personas morales podrían justificar la mentira por razones socio-morales.

Los lectores astutos podrían notar que hay problemas al usar el experimento de Feldman para demostrar que los puntajes altos de la escala de Lie en realidad miden alguna forma de deshonestidad. De Vries y sus colegas señalaron estos problemas en una respuesta no publicada al artículo de Feldman (Vries et al., 2018b) de que el primer autor tuvo la amabilidad de enviarme mi camino. (Me he vinculado aquí). El problema más obvio es que los juicios de los legos sobre puntuaciones hipotéticas altas o bajas en la escala de Lie no pueden decirnos nada sobre la validez de la escala. La única forma de determinar si la escala es válida es compararla utilizando respuestas reales con otras medidas de honestidad, y esto incluye la autenticidad, si crees que Feldman cree que esto es lo que mide. Feldman no presenta evidencia de que los puntajes de la escala de Lie estén relacionados con la autenticidad, es decir, que las personas con puntajes altos sean en realidad menos honestas y fieles a sí mismas. De hecho, de Vries et al. señalar que un estudio anterior descubrió que una medida de la vida auténtica (por ejemplo, “Vivo de acuerdo con mis valores y creencias” y “Soy fiel a mí mismo en la mayoría de las situaciones”) básicamente no tenía relación con los puntajes en una escala de gestión de impresiones que Midió mucho el mismo contenido que la escala de Lie que utilizó Feldman Además, los participantes en el estudio original de Feldman et al. (2017) no tenían ninguna razón para responder de forma inauténtica, ya que participaban de forma anónima. De Vries et al. También señalan que es extremadamente raro que alguien devuelva el puntaje más alto posible en la escala de Lie, que fue lo que Feldman usó en el perfil hipotético en su experimento. Quizás esto podría explicar por qué los participantes en su estudio consideraron tales puntuaciones como poco auténticas. Sin embargo, en el estudio original de Feldman et al., Solo 3 de los 307 participantes obtuvieron la puntuación máxima de Lie. Por lo tanto, la correlación negativa entre la profanidad y las puntuaciones de Lie no podrían haber sido impulsadas por respuestas tan extremas.

Con respecto a las afirmaciones de Feldman de que existe una paradoja en la evaluación de la honestidad, De Vries y sus colegas señalan que este es un argumento contraproducente porque Feldman et al., En un estudio profanado, les pidió a los encuestados que respondieran a sí mismos la frecuencia con la que usaban malas palabras. Si los participantes en este estudio dieron respuestas deshonestas a la escala de Lie, esto sugeriría que también estaban mintiendo sobre la frecuencia con la que usan malas palabras. Por lo tanto, esto significaría que más profanidad se asocia con mayor deshonestidad, que es lo opuesto a lo que Feldman et al. concluido

Ahora, si se me permite una breve digresión, quiero mencionar que aunque De Vries y sus colegas escribieron una respuesta a la réplica de Feldman a sus críticas, el editor de la revista decidió no publicarla. Esto fue a pesar de que el editor estuvo de acuerdo en que “las percepciones no son una buena manera de evaluar la validez de una medida” y “que las puntuaciones extremas como las que Feldman usó como estímulos no son realistas”. Sin embargo, el editor sintió que estas fallas en la opinión de Feldman la respuesta sería “bastante obvia para alguien que está leyendo la respuesta de Feldman”, y que, por lo tanto, había suficiente información para que los lectores pudieran tomar sus propias decisiones. Cuando Reinout de Vries me señaló todo esto, me sorprendió bastante este razonamiento y a ambos nos pareció extraño que el editor estuviera dispuesto a publicar un artículo con fallas obvias, pero nos negamos a publicar un comentario que los señalara. Para ser justos, los editores a veces necesitan tomar decisiones difíciles, pero esto parece bastante extraño. Para cualquier persona interesada en los detalles completos de esta decisión, De Vries me envió una copia de la correspondencia, a la que he vinculado aquí. (El editor involucrado también acordó hacer esto público).

Volviendo al tema de si existen diferentes tipos de honestidad, aunque el estudio de Feldman no logró abordar esto, estoy de acuerdo en que es una posibilidad interesante que vale la pena explorar más a fondo. Se me ocurre que parece plausible que las personas que usan malas palabras puedan ser más honestas en al menos un aspecto: su disposición a decir verdades duras que puedan herir los sentimientos de otras personas. Las investigaciones anteriores sugieren que las personas que están más inclinadas a jurar y usar lenguaje ofensivo tienden a ser menos agradables (Mehl, Gosling y Pennebaker, 2006). Esto tiene sentido, ya que la alta simpatía se asocia con la cortesía y la consideración hacia los demás, mientras que la baja amabilidad se asocia con la disposición a ser ofensivo. En la vida diaria hay normas tácitas sobre no herir los sentimientos de otras personas y, por lo tanto, la mayoría de las personas están dispuestas a decir mentiras blancas cuando no desean arriesgarse a ofender a otros. Entonces, parece que las personas que están dispuestas a usar lenguaje ofensivo no están tan preocupadas por no hablar con las verdades desagradables, incluso si están dispuestas a decir mentiras cuando lo hacen por su propio interés. Por lo tanto, puede haber una correlación positiva entre el uso de malas palabras y la voluntad de expresar la opinión de una manera socialmente torpe, como decirle a la gente honestamente que tiene una opinión negativa de ellos. Las personas a veces hablan de “honestidad brutal”, por lo que es posible que esto sea distinto de otros tipos de honestidad socialmente aceptables, como evitar el engaño para obtener ganancias personales. Por supuesto, para probar esto, sería necesario realizar algunos estudios para determinar si esta forma de honestidad “brutal”, socialmente aceptable, se correlaciona con jurar y es distinta de la otra clase de honestidad que involucra un comportamiento ético más deseable socialmente. Por lo tanto, aún puede resultar cierto que la blasfemia se asocie con al menos un tipo de honestidad, aunque quizás no de una buena manera.

© Scott McGreal. Por favor no reproducir sin permiso. Se pueden citar breves extractos siempre que se proporcione un enlace al artículo original.

Referencias

de Vries, RE, Hilbig, BE, Zettler, I., Dunlop, PD, Holtrop, D., Lee, K. y Ashton, MC (2018a). Las personas honestas tienden a usar menos, no más, profanidad: comente sobre el estudio de Feldman et al. (2017) 1. Psicología social y ciencias de la personalidad, 9 (5), 516-520. doi: 10.1177 / 1948550617714586 https://drive.google.com/open?id=1tvPF8vs_zYXp1rx_MfMtmJXWhaBFBhsE

de Vries, RE, Hilbig, BE, Zettler, I., Dunlop, PD, Holtrop, D., Lee, K. y Ashton, MC (2018b). Aún malinterpretando las escalas de la mentira: Responder a la réplica de Feldman. Manuscrito no publicado. https://drive.google.com/open?id=1g8BH9dpwn9VGVhWVQnohYkPGaUniL2Dq

Feldman, G. (2018). ¿Qué es la honestidad? Los laicos interpretan las altas puntuaciones de la escala de mentiras como reflejo de una falta de honradez intencional: réplica a los comentarios de Vries et al. (2017) sobre Feldman et al. (2017). Psicología social y ciencia de la personalidad, 1948550617737141. doi: 10.1177 / 1948550617737141 https://drive.google.com/open?id=1cMFU3kMpz8OB3U6jDIOGMEt8ZKlxyoIo

Feldman, G., Lian, H., Kosinski, M., y Stillwell, D. (2017). Francamente, nos importa un comino. Psicología social y ciencia de la personalidad, 1948550616681055. doi: 10.1177 / 1948550616681055 https://drive.google.com/open?id=1H0HjRYOBvp36rS5NuPokB58PCA-cLm5d

Mehl, MR, Gosling, SD, y Pennebaker, JW (2006). La personalidad en su hábitat natural: manifestaciones y teorías populares implícitas de la personalidad en la vida cotidiana. Revista de personalidad y psicología social, 90 (5), 862-877. doi: 10.1037 / 0022-3514.90.5.862

  • Por qué aún importan los mitos (Segunda parte): Limpieza de los establos Augean
  • 12 sesgos comunes que afectan la forma en que tomamos decisiones cotidianas
  • Lecciones de la telenovela con sentido del humor
  • La política del orgasmo falso: ahorrar tiempo, guardar la cara
  • El poder curativo de los deportes
  • ¡Really Really! Parte 2
  • Delgadas rebanadas de desesperación
  • He visto tu cerebro y podría no ser tan bonito
  • 3 grandes obstáculos para cambiar y cómo superarlos
  • Su percepción de los demás
  • Revisando la Psicología del Derecho Narcisista
  • Reglas de éxito en flujo: evidencia de una campaña de confusión
  • ¿Están aumentando los narcisistas y los sociópatas?
  • Hablando para hombres con BPD
  • ¿Qué es aburrimiento?
  • Anhelo de redención
  • El potencial al revés de comentar sobre los demás
  • Las conmociones cerebrales no son solo un problema de fútbol: ¿estás en riesgo?
  • ¿Existe un único factor de orden superior en la personalidad?
  • Un invitado en silencio
  • Efecto psicológico de los padres narcisistas en sus hijos
  • La crianza de un niño difícil? Pruebe con un giro "enérgico"
  • Personalidad y Cerebro, Parte 8
  • ¿El café despierta tu cerebro? . . ¿o no?
  • El poder de la vergüenza saludable
  • ¿Ahora que? Aleluya, vengan juntos
  • Da gracias este jueves y siempre
  • Los supervivientes persiguen desafíos con Gusto, encuentra el estudio de Harvard
  • ¿Por qué no nos sentimos seguros?
  • 6 consejos para evitar convertirse en blanco de la culpa
  • La bancarrota del presupuesto de apareamiento
  • La importancia adaptativa del cebado
  • Un estudio empírico que mapea los trastornos de la personalidad
  • ¿Cuál es la mejor manera de juzgar la empatía de un psicópata?
  • Por qué la soledad es buena y la soledad es mala
  • ¿Los narcisistas son más propensos a ser abusivos?