Las aves de la preocupación

Hay una expresión china, "Que los pájaros de la preocupación y el cuidado vuelan sobre tu cabeza, esto no se puede cambiar. Pero que construyan sus nidos en tu cabello, esto lo puedes prevenir ".

La preocupación puede volar sobre ti; o puedes dejar que la preocupación construya un nido en tu mente. Puedes elegir si permites que la preocupación sea una emoción momentánea; o, si decides dejar que la preocupación se convierta en tu estilo de vida. No podemos controlar las circunstancias; pero podemos controlar nuestras reacciones hacia ellos. Preocuparse es algo que puede decidir no tener "nido" en su psicología.

Generalmente, preocuparse es una reacción emocional natural que las personas experimentan. Experimentar la preocupación no es necesariamente negativo. El problema crítico es si dejas que la preocupación te controle o si tomas el control de la preocupación.

Paradójicamente, preocuparse puede incitarlo a una acción positiva:

  • Puede sensibilizarlo a un problema que puede ocurrir en el futuro.
  • Puede llevarlo a anticipar y desarrollar una solución (es) si surge el problema.
  • Puede permitirle implementar una solución concebida que puede frustrar un problema.

No es preocupante, sin embargo, que sea útil o adaptativo; pero, la reacción de comportamiento que puede provocar. La resolución anticipada de problemas instigada por la preocupación refleja una respuesta conductual constructiva. Por ejemplo, todos sabemos que cuando la gente comienza a preocuparse por algo importante que deben hacer, a menudo los "pone en marcha" en acción, como estudiar para un examen, o ahorrar suficiente dinero para pagar una factura, o tomar su automóvil en para un chequeo antes de comenzar un largo viaje por carretera. La preocupación puede "despertar" a una persona a las consecuencias dañinas que podrían resultar de fallar en el examen, no pagar las cuentas, o quedarse atrapado en "tierra de nadie" si el auto se descompone. Pero pensar en las consecuencias negativas no es suficiente para preocuparse por tener un resultado beneficioso: la preocupación debe conducir a buscar soluciones al problema y luego hacerlo. La teoría del comportamiento cognitivo nos dice que las reacciones de "resolución de problemas" pueden ayudar a contrarrestar el pensamiento distorsionado; Por ejemplo, preocuparse por las próximas facturas puede llevarlo a buscar formas adicionales de aumentar sus ingresos.

Por otro lado, la preocupación meditabunda no es útil, ya que esto es solo pensar y morder un problema en lugar de intentar resolverlo. Esto es preocupante, es "anidar" en tu mente; será problemático Preocuparse de que no comience la resolución de problemas sino que sea un punto final no solo es inútil; pero, puede llevar a una angustia psicológica más grave o incluso a trastornos psiquiátricos como la ansiedad y la depresión. Puede conducir a una erosión de la autoeficacia; es decir, la persona puede magnificar el problema y minimizar su capacidad para resolverlo. Tal preocupación puede ser tan abrumadora que el individuo está incapacitado y ni siquiera puede comenzar a pensar en términos de resolución de problemas. Se experimentará una angustia considerable y el individuo puede desarrollar sentimientos de inadecuación personal o autoevaluación negativa, así como pesimismo sobre el futuro.

  • Esto puede conducir a una preocupación más prolongada.
  • Como consecuencia de lo anterior, estas personas ahora pueden creer que no pueden controlar su preocupación; es decir, preocuparse se convierte en su marco cognitivo predominante.
  • Resulta normal preocuparse de que la resolución de problemas se convierta en una preocupación patológica, donde todos los problemas parecen insuperables.

Cuando una persona se involucra demasiado en centrarse en problemas futuros, con frecuencia se produce un comportamiento preocupante crónico con aprensión. De manera similar, cuando una persona revisa repetidamente en su mente los eventos pasados ​​negativos (rumia), este patrón de pensamiento problemático a menudo incluirá un análisis autocrítico. La rumia y la preocupación incontrolable pueden conducir a síntomas psicológicos más serios. ¿Cómo puede un individuo abordar este tipo de patrones de pensamiento problemático con carga emocional?

Aceptar la preocupación como una reacción normal le permite disminuir de forma natural. La preocupación tiene un comienzo, un medio y un final. Mordiéndolo, aferrándose a él, sin soltarlo, evita que llegue el "final" de la preocupación. La investigación ha encontrado que las personas que tienen una actitud de aceptación sobre sus experiencias se involucran en un comportamiento menos preocupante. La aceptación, junto con no juzgar (sobre las reacciones emocionales) puede ser un medio poderoso para dejar ir los pensamientos negativos que afectan la calidad de vida.

La "atención plena" es un medio de mirar las emociones, los pensamientos y las experiencias actuales (actualmente) experimentadas sin prejuicios (viéndolos como "neutrales" y no como "positivos o negativos"). Significa centrarse en lo que está ocurriendo en este momento, y no imbuir la experiencia actual con experiencias pasadas. La atención plena también utiliza la "reevaluación", en la que las experiencias que inducen emocionalmente (que generalmente son negativas) se reformulan de una manera que cambia el impacto de la experiencia. Enfocarse en el presente es de lo que se trata la atención plena. Usando este enfoque, uno reconocería la preocupación pero no la dejaría anidar; es decir, no dejar que se instale en la psique de uno. De manera similar, cuando una persona se involucra demasiado en centrarse en problemas futuros, con frecuencia se produce un comportamiento preocupante crónico con aprensión.

Una estrategia es simplemente prestar atención a la emoción presente (por ejemplo, "Me siento ansioso") y no permitir que intrusiones sobre errores pasados ​​(por ej., "Cada vez que trato de acercarme a mi jefe para obtener un aumento, me da miedo, empiezas a sudar, murmurar y parecer tonto, y por supuesto, ¿por qué me va a promover? "). La preocupación es temporal; como las nubes que se mueven en el cielo, no te aferres a él. Cuando una persona revisa repetidamente en su mente los eventos pasados ​​negativos, esto a menudo va acompañado de un análisis autocrítico.

Las siguientes son algunas de las formas en que los profesionales de la salud mental usan para tratar el comportamiento preocupante a través de un enfoque de "atención plena".

  • Centrarse en el presente
  • Mire la "preocupación" de una manera desapegada y no la vea como "realidad", sino como algo que puede controlarse y cambiarse.
  • Mire la "preocupación" de una manera no crítica y no reactiva. No pienses que es bueno o malo O como algo a lo que tienes que reaccionar. "Simplemente es lo que es".
  • Fomentar la flexibilidad en el uso de estrategias de resolución de problemas.
  • Examine la forma en que una persona mira el mundo y cómo algunos factores externos al individuo pueden desempeñar un papel en la resolución de problemas (por ejemplo, "buena suerte", el destino).

Hay otro adagio que no debemos olvidar: "Moderación en todas las cosas". Deje que las aves vuelen; permítanles recordarnos que la "preocupación" en cierta medida puede ser útil; pero, no permitamos que la "preocupación" se adhiera a nosotros.

Referencia: Desrosiers, A., Vine, V., Klemanski, DH, y Nolen-Hoeksema, S. (2013). Regulación de la atención y la emoción en la depresión y la ansiedad: mecanismos de acción comunes y distintos. Depression and Anxiety, 30, 654-661.

Related of "Las aves de la preocupación"