Lágrimas y Perfume

Sintiéndote avergonzado de tu propia naturaleza.

Susi Ferrarello, used with permission

Fuente: Susi Ferrarello, usada con permiso

Lágrimas y vergüenza

“Lloré tanto que me siento vacío por dentro. Estoy cansado de todas estas lágrimas. Pesan como piedras en mis mejillas “, me dijo un cliente.

Estaba angustiada porque no era buena para manejar su propia ira. Se sentía avergonzada de su propia naturaleza y su incapacidad para manejar los desafíos que su vida le había presentado.

Necesitaba encontrar una manera de ayudar a mi cliente. Odiaba la idea de tener estas “piedras” frotándose contra su cara, así como también de percibirse a sí misma atrapada en un estado fijo e inmutable.

Sus lágrimas me recordaron a Myrrha, la protagonista de un mito particularmente controvertido.

Una palabra de advertencia

Este mito en particular es más crudo y más brutal que la mayoría, así que sigue leyendo bajo tu propio riesgo.

La historia de Myrrha y Cinyras

Las metamorfosis de Ovidio es una obra maravillosa de la literatura antigua que recomiendo a todos aquellos que luchan contra su propia desesperación. Las transformaciones psicológicas que sufren los diversos personajes nos muestran cómo podemos reconectarnos con nuestro propio sentido de humanidad, tanto en sus aspectos buenos como feos.

La protagonista de una de las historias en las Metamorfosis es Myrrha, una joven excepcionalmente hermosa. Ella es la hija de Cinyras, un rico rey de Chipre. Desafortunadamente, la belleza excepcional de la mujer provocó la furia de Afrodita. La diosa tampoco aprueba la actitud de la niña hacia sus pretendientes; las rechaza una tras otra, incapaz de decidirse. Como castigo, la diosa le hechiza, lo que le provoca una abrumadora atracción sexual hacia su propio padre.

Incapaz de lidiar con sus deseos inaceptables, Myrrha decide poner fin a su vida, pero su vieja enfermera viene al rescate justo a tiempo, prometiendo resolver su problema con un plan astuto.

El plan era el siguiente: dado que la madre de Mirra tendría que alejarse de su lecho matrimonial durante nueve días para asistir a los festivales de Deméter, la enfermera ve en su ausencia la oportunidad de unir a los dos. Ella sugiere que Myrrha ocupe el lugar de su madre en la cama, simule ser otra persona y se disfrace bajo un velo. De esta manera, ella podría seducir a su padre sin despertar sus sospechas y así satisfacer su desesperada lujuria.

El Rey Cinyras está contento de tener un nuevo amante joven, y durante nueve días disfrutan de una apasionada historia de amor. Sin embargo, al final del noveno día, Cinyras siente curiosidad por la identidad de su amante y finalmente echa un vistazo a su rostro.

¡Imagina la conmoción, el disgusto y el horror que desciende sobre el rey en este momento!

Incapaz de controlar su ira, el rey Cinyras se lanza sobre Myrrha con la intención de asesinarla, pero la joven se escapa.

Myrrha se siente desesperada y desesperada, llorando sin cesar, avergonzada de sí misma y de sus propios deseos. Ella ruega a los dioses para aliviar su vergüenza y cambiar su naturaleza.

Por fin, los dioses lo aceptan, convirtiéndola en un árbol de mirra, y sus lágrimas se transforman en gotas perfumadas de resina del árbol.

Susi Ferrarello, used with permission

Fuente: Susi Ferrarello, usada con permiso

Lo que tomo de esta historia

La clave del mito yace en las lágrimas del perfume. Lo que antes era vergonzoso y oneroso se vuelve perfumado y liviano.

A veces, las lágrimas pueden tener vida propia: surgen inesperadamente en público cuando estás rodeado de otros, pero otras veces se niegan a ir. En ambos casos, su pesadez puede arrastrarte al infierno a menos que puedas gestionar una transformación. El poder transformador de las lágrimas puede elevar tu espíritu, haciéndote sentir normal de nuevo como si las razones de tu dolor no fueran más que tonterías.

Las lágrimas tienen el poder de liberar la tensión que viene con ser humano e incluso ponerte en contacto con tu propia humanidad y recordarte los límites de nuestra propia naturaleza.

Me preocupaba mi cliente porque parecía incapaz de experimentar el poder transformador de las lágrimas; rodaron por sus mejillas sin catarsis.

Para mí, la historia de Mirra representa la vergüenza universal de ser humano y el choque de encontrar las partes más oscuras de uno mismo. Aún así, nada es fijo. En lugar de seguir viviendo bajo un juicio ético que oculta su vergüenza o la condena sin piedad, se abandona a la maravilla de la vida y pide una metamorfosis.

Milagros pueden ocurrir; las esperanzas pueden perfumar nuestras lágrimas y transformarlas en algo mejor. Ellos son nuestros heraldos de la gracia y el perdón.

Related of "Lágrimas y Perfume"