La visita de gratitud virtual (VGV): psicodrama en acción

La investigación sobre la gratitud sigue demostrando cuán poderosa puede ser una intervención positiva de gratitud en nuestras vidas. Reconocer a alguien por estar en su vida es una de las formas más dinámicas de aumentar su bienestar y el de los demás. Este ejercicio funciona mejor si lo anota, y aún mejor si puede entregar una carta de gratitud a la persona involucrada. Así es como funciona.

Piense en una persona que ha sido una persona positiva en su vida, pero con la que ya no está involucrado. Escriba una carta de gratitud por las características positivas de su relación.

Si es posible, apropiado, lo que significa que no causaría daño o vergüenza o molestia a la otra persona, búscalo. Rastrearlos y leerles la carta. Esta es la versión clásica. Pero, ¿y si la persona no está disponible? ¿Qué pasa si han fallecido? La terapia grupal y el psicodrama pueden ser una ayuda.

La visita de gratitud (Seligman, Steen y Peterson, 2005) es una de las intervenciones psicológicas más conocidas y más citadas. La intervención es simple: se les pide a las personas que entreguen una carta de gratitud a una persona que fue especialmente amable con ellos, pero que nunca le agradecieron adecuadamente. Esto ha tenido efectos positivos, con mayores puntajes en la felicidad y puntajes más bajos en la depresión, durante un mes después del ejercicio. Sin embargo, creo que esto es solo la punta del iceberg de lo que puede venir de una visita de gratitud, particularmente si es virtual en lugar de in vivo. El psicodrama (Moreno y Fox, 1987; Moreno y Jennings, 1953) es una forma experiencial de terapia y teoría originalmente desarrollada por Jacob Moreno. Es un modelo terapéutico ampliamente utilizado, que tiene una variedad de usos terapéuticos desde el juego de rol educativo hasta el trabajo de trauma (Tomasulo, 1998). La visita de gratitud se presta al psicodrama cuando la persona a la que desea extender su gratitud puede no estar disponible, o fallecida, e incluso puede usarse en un personaje ficticio o histórico. De hecho, en base a una nueva investigación en el Journal of Positive Psychology (Rosmarin, Purutinsky, Cohen, Galler, y Krumrei, 2011), es posible que el VGV se pueda hacer efectivamente con Dios.

Usando esta técnica, se le pediría a una persona que escriba una carta de gratitud a alguien que no esté disponible para el contacto directo. Se organizaron dos sillas, una para el escritor (el protagonista) y la otra, la silla vacía para la persona no disponible (la posición auxiliar). El protagonista arregla las sillas de una manera que represente simbólicamente la relación: ¿Están cerradas las sillas? ¿Lejos? ¿Lado a lado? ¿Uno detrás del otro? El arreglo de las sillas establece el tono emocional para el encuentro.

Luego, el protagonista se sienta en su silla y lee la carta que se preparó para la persona simbolizada por la silla vacía. Una vez completada la lectura, el protagonista revertiría los roles y se convertiría en el auxiliar. Al convertirse en el auxiliar, la persona respondería como si le hubieran leído la carta.

Después de esto, se renunciaría al rol auxiliar, y el protagonista volvería a la silla original y respondería a la silla vacía del auxiliar. Esto termina la promulgación.

Si esto se hiciera como parte de un grupo, los miembros del grupo compartirían con el protagonista cómo fue presenciar este encuentro. En un contexto de grupo experiencial, esto probablemente conduzca a que otros lo hagan. Finalmente, el protagonista compartiría con el grupo lo que se sintió al participar en el proceso.

Usando el formato anterior, hay evidencia que sugiere que la gratitud hacia Dios (gratitud religiosa) es un poderoso mediador entre el compromiso religioso y la gratitud. Rosmarin y colaboradores (2011) colaboraron para aplicar un enfoque basado en la evidencia de la gratitud religiosa frente a la no religiosa. Preguntaron si la gratitud a Dios es mejor para el bienestar que la gratitud generalizada. El estudio examinó la relación entre las dimensiones de la gratitud y las medidas de compromiso religioso y el bienestar mental y físico.

Los autores, como otros investigadores, encontraron que la gratitud se correlacionaba significativamente con el compromiso religioso. Pero estos investigadores también encontraron que la relación entre estas dos variables estaba completamente mediada por la gratitud dirigida hacia Dios. En otras palabras, la gratitud es más potente cuando tienes un compromiso religioso y tu gratitud está dirigida específicamente hacia Dios (Tomasulo, 2011).

A través de una encuesta en línea, los investigadores analizaron a 405 adultos de diversos orígenes religiosos y utilizaron cuestionarios de gratitud que medían expresiones de gratitud, tanto religiosas como no religiosas. Estos resultados luego se compararon con medidas de compromiso religioso. (El compromiso religioso fue determinado por el grado de creencia en dios, la importancia de la religión y la identidad religiosa de una persona). La felicidad, la satisfacción con la vida, el afecto positivo y negativo y la salud física y mental se midieron usando escalas bien conocidas o adaptaciones de ellos.

Lo que la investigación encontró fue que la gratitud general se predijo para todas las variables de resultado. Esto significa que la gratitud en general, como han demostrado otros estudios, funciona muy bien. Se encontró que el grado en que una persona está religiosamente comprometida realmente mejora el efecto de la gratitud. Como lo expresaron los autores, "proponemos que la religión facilite la gratitud a través de una lente religiosa" (página 393).

De esta manera, un VGV con Dios dándole las gracias por su gracia puede ser promulgado psicodramáticamente. Esto combinaría una de las técnicas experienciales más exitosas con quizás la forma más efectiva de agradecimiento.

Referencias

Moreno, JL, y Fox, J. (1987). El moreno esencial: Escrituras sobre psicodrama, método grupal y espontaneidad Springer Publishing Company.

Moreno, JL, y Jennings, HH (1953). ¿Quién sobrevivirá? Beacon House Nueva York.

Rosmarin, DH, Pirutinsky, S., Cohen. A., Galler, Y., y Krumrei, EJ (2011). Agradecido a Dios o simplemente agradecido? Un estudio de gratitud religiosa y no religiosa. Journal of Positive Psychology, 6 (5), 389-396.

Seligman, MEP, Steen, TA, Park, N., y Peterson, C. (2005). Progreso de la psicología positiva: validación empírica de las intervenciones. American Psychologist, 60 (5), 410.

Tomasulo, DJ (1998). Métodos de acción en psicoterapia grupal: Aspectos prácticos Taylor y Francis.

Tomasulo, D. (2011). ¿Pueden Dios y la gratitud ayudar a tu salud mental? Psych Central . Obtenido el 16 de diciembre de 2011, en http://psychcentral.com/blog/archives/2011/12/11/can-god-and-gratitude-h…

Related of "La visita de gratitud virtual (VGV): psicodrama en acción"