La vida secreta de Walter White

La configuración es perfecta. Walter White, un profesor de química ordinario y hombre de familia, se entera de que tiene cáncer de pulmón inoperable. Tiene pánico por sus ingresos limitados y el futuro financiero de su familia. De su cuñado, un agente de la DEA, aprende sobre el "dinero fácil" para fabricar metanfetamina. Él sabe que puede hacerlo. Al asociarse con un ex alumno, Jesse, Walt comienza su vida secreta como cocinero de metanfetamina.

El uso de símbolos elementales en su título y créditos señala una pregunta interesante: ¿la degeneración de Walt en corrupción es una cuestión de algo "químico" dentro de él, o es el resultado de decisiones que progresivamente toma a medida que fuerzas y presiones se cruzan en su camino? ¿Está cambiado desde adentro o desde afuera?

"¡Estoy despierto!" Walter responde a la pregunta de Jesse de por qué está "rompiendo el mal" a los 50 años. Ya describió la química como ciclos de crecimiento, destrucción y transformación. ¿Podría ser esta la declaración emergente del dormido Walter Black ? ¿Tiene Walter White siquiera una opción en el asunto, una vez que la semilla ha sido regada?

Los tribunales lo harían responsable de cualquier acto criminal, pero el campo de la neurocriminología podría sugerir algo más. La neurociencia de hoy está cambiando nuestras nociones sobre lo que impulsa el comportamiento "maligno". Numerosos estudios de gemelos y niños adoptados confirman que aproximadamente el 50% de la variación en el comportamiento antisocial es genética. Está en la sangre, por así decirlo.

Los primeros estudios neurológicos realizados sobre delincuentes violentos ocurrieron durante la década de 1940 con electroencefalogramas. En una investigación en la que participaron cincuenta y ocho hombres y seis mujeres implicados en un asesinato, los registros de EEG fueron en general anormales. Las lecturas más dramáticas vinieron de los delincuentes que habían cometido crímenes aparentemente sin objeto, psicópatas.

La tomografía computada apareció en la década de 1970. Este método de imagen hace imágenes transversales en 3D para revelar la estructura del cerebro. El resultado de una tomografía computarizada se incluyó en la defensa de John Hinckley, Jr., quien había intentado asesinar al presidente Ronald Reagan en 1981.

A lo largo de la década de 1980, los campos de la neurociencia y la ciencia cognitiva se unieron, desarrollando mejores formas de observar el cerebro activo . Durante la década de 1990, el investigador Adrian Raine comparó 41 asesinos contra 41 controles emparejados y descubrió anormalidades cerebrales en la mayoría de las personas violentas. Otros neurocientíficos se han unido a su esfuerzo.

Muchos creen que, a medida que aparezcan resultados consistentes, eventualmente podrán leer una firma neuronal para la violencia. Esto podría introducir un mecanismo neural causal en las evaluaciones criminológicas. Es decir, podríamos ver qué cosa en el cerebro influyó en Walter White para romper mal de la manera en que lo hizo.

Por otro lado, la biología no es el destino. Las circunstancias lo pusieron, y lo mantuvieron, en movimiento.

Algunas anormalidades estructurales y funcionales aparentemente predisponen a algunas personas que no pueden establecer conexiones morales adecuadas con actos antisociales. Agregue un entorno deficiente, con abuso físico o de sustancias, y tenga un caldero rico para el comportamiento delictivo más adelante en la vida.

En otras palabras, Walter White ya podría haber tenido un neurodeficit criminógeno: una mala semilla. Agregue la presión de su preocupación por su familia, su muerte pendiente, y su repentina educación sobre cómo ganar dinero rápido con las habilidades que ya tenía, y usted riega la semilla.

Por lo tanto, no era solo el poder de la situación y no era solo una mala semilla: la situación puede haber comenzado una semilla que de otro modo podría haber permanecido inactiva. Pero una mala semilla podría haber influido en una mayor ofensa.

Las imágenes en un escáner cerebral aún no son definitivas, pero a medida que los datos se montan y los instrumentos se hacen más precisos, habrá cambios en la forma en que entendemos a las personas peligrosas en nuestro medio. La biología no es el destino, pero parece desempeñar un papel importante.

Breaking Bad mantiene estas preguntas al frente y en el centro a lo largo de las seis temporadas a través de las cuales el personaje principal evoluciona. La vida secreta de Walter White, episodio por episodio, ofrece numerosas oportunidades para lidiar con este estimulante e importante debate.

Related of "La vida secreta de Walter White"