"La vida del perro"

Muchos dueños de perros se preocupan por tener que dejar a su amigo canino solo en casa. Nos preocupamos por el potencial de travesuras. A mi perro, Bella, por ejemplo, le encanta pasar el tiempo sola, mordiéndose las costosas gafas de sol y destruyendo el equipo de fútbol de mi hija. Pero peor que el potencial de daño físico a nuestro hogar es la preocupación de que nuestros perros están solos, particularmente si trabajamos muchas horas o tenemos otras responsabilidades o pasatiempos que nos llevan a otro lado, y donde nuestros acompañantes no están invitados. Hacemos todo lo posible para construir un vínculo emocional profundo con un animal; queremos que nos amen y nos necesiten. Y una vez que lo hacen, la separación de nosotros puede ser angustiante. Supongo que una de las formas más comunes de sufrimiento (¡inadvertido!) En perros y otros animales de compañía son los sentimientos de soledad y aburrimiento que provienen de quedarse solo en casa durante largos períodos de tiempo. ¿Pero cómo podemos saber qué está pasando cuando no estamos allí? ¿Cómo podemos saber si estar solo todo el día es angustiante?

Un estudio de investigación publicado recientemente ofrece una herramienta potencialmente útil para descubrir cómo están los animales cuando no estamos allí para observar. Lo que podría sorprenderle es que este estudio de bienestar animal, "La vida del perro: Reconocimiento de actividad usable para perros", tuvo lugar en un departamento de ciencias de la computación y se presentó en una conferencia sobre Computación omnipresente y omnipresente. ¿Quién lo hubiera adivinado?

Cassim Ladha y sus colegas de la Universidad de Newcastle en el Reino Unido diseñaron lo que llaman un "sistema automatizado de evaluación de comportamiento para perros". La premisa clave detrás de la investigación es que las evaluaciones de bienestar en perros pueden basarse en observaciones objetivas del comportamiento y, en particular, a través de la observación tanto la frecuencia como la variabilidad de los rasgos de conducta individuales que reflejan un comportamiento "normal" (e indican bienestar) o desviaciones de lo normal (lo que podría indicar angustia). El sistema se basa en una plataforma de acelerómetro desgastada por el cuello (un acelerómetro MEMS triaxial acoplado a un microcontrolador PIC24). El collar, que se parece mucho a un collar de corteza o collar de cercas eléctricas, captura continuamente los datos de movimiento de un perro durante 14 días y almacena los datos en un chip de memoria flash. Los datos del movimiento se "traducen" en 16 categorías diferentes de comportamiento "normal" (lo que los investigadores llaman "naturalista"), como ladrar, masticar, cavar, beber, comer, defecar, orinar, tiritar y olfatear. El sistema de collar funciona bien porque casi todas las actividades diarias de un perro implican el movimiento de la cabeza, y los collares son relativamente cómodos y discretos.

Mientras que un análisis conductual normalmente se puede hacer viendo o, más probablemente, grabando un video de un perro y yendo fotograma a fotograma y registrando manualmente cada comportamiento observado en un etograma, un procedimiento increíblemente laborioso y lento, este sistema automatiza la captura y el análisis de datos.

Varias aplicaciones potenciales para tal tecnología vienen a la mente. Lo más obvio es que el dispositivo podría ser utilizado por los dueños de mascotas para sentirse seguros de que a sus animales les iba bien cuando estaban solos en su casa, o para alertarles si su perro estaba angustiado. También podría usarse en entornos de refugio para estudiar o controlar el bienestar de los perros.

Otro uso potencial de este tipo de tecnología es en el contexto de la atención de hospicio para animales. Una de las cosas que hace que el cuidado de hospicio para un perro o gato sea realmente desafiante es que deben ser monitoreados cuidadosamente tanto como sea posible, y hay pocos dueños de mascotas para quienes es factible estar en casa en todo momento. Esta tecnología podría permitirles a los dueños algo de tranquilidad mientras se quedan sin hacer mandados o ir a trabajar. También podría ser útil para ofrecer a los cuidadores de animales enfermos una medida objetiva de cómo los comportamientos pueden estar cambiando con el tiempo. Por ejemplo, es bastante común que una enfermedad que se desarrolla lentamente, como la artritis, haga que un propietario pase por alto los cambios en la movilidad de un perro, simplemente porque los cambios son graduales y tienen lugar durante un período de tiempo prolongado. Si tuviéramos algún conjunto de datos, un gráfico generado por computadora o algo así, podríamos identificar tales cambios graduales.

Otro posible uso de la tecnología se observó en un artículo de Science Daily sobre el estudio de investigación: monitorear el bienestar de las personas mayores. Un perro que vive con una persona mayor puede asumir el papel de un dispositivo remoto de monitoreo de la salud. Si las actividades diarias normales del perro cambiaran, si el perro de repente no caminaba, o si no lo alimentaban regularmente, podría indicar que algo andaba mal con el tutor.

También se podría imaginar más aplicaciones futuristas. Podríamos imaginar, por ejemplo, una sociedad futura en la que las protecciones para los animales fueran estrictas y aplicadas. Todos los animales usarían Collares de Protección, que notificarían a un "Panel de Bienestar" si un animal parecía estar en peligro, momento en el cual el animal sería retirado de la casa y colocado en un ambiente más adecuado.

Ladha, Cassim, Nils Hammerla, Emma Hughs, Patrick Olivier y Thomas Plötz. "Dog's Life: Reconocimiento de actividad usable para perros". UbiComp '13 Actas de la conferencia conjunta internacional ACM 2013 sobre computación omnipresente y omnipresente. Páginas 415-418 doi> 10.1145 / 2493432.2493519.

Related of ""La vida del perro""